banner26

 
Miércoles, 18 Enero 2017
3:10:01pm
Menu
FacebookYouTubeTwitterFlickr

Artistas, en el arte de ser madres

  • Escrito por Zucel de la Peña Mora / Fotos: Ana Isa Vidal, Yaciel Peña, Reynaldo López y la autora

YamilaLas Tunas: Gusta de pintar el imaginario femenino, quimeras, gritos, violencias, estereotipos, la lucha vencida, la lucha lejos de vencer. Mujeres de pelo largo, cuerpo enjuto, y símbolos que la visten, la rodean, la atrapan. Entre tanto por decir y denunciar, su hija no deja de habitarles los pensamientos.

"Mi mayor propósito constituye educarla correctamente. Hasta ahora vamos bien, es una niña buena, aunque no puedo bajar la guardia, porque hay muchas influencias negativas en la calle. En la infancia son como esponjas que recogen lo bueno y lo malo. Sin sobreprotegerlos debemos cuidarlos, conversar con ellos. Creo que vamos a lograr que sea una buena persona, es lo más importante para nosotros.".

Y allá va Yamila a poner en sus lienzos la verdad de muchas. No es posible el silencio, más cuando una pequeña se empina cerca.

YANI

Yani-1Prueba a su Puchunga delante de María Fernanda. Si la infante sonríe entonces la payasita puede anotar el número entre las próximas travesuras. María Fernanda es su jurado, uno de cinco años y mirada limpia.

"Que lo haga bien, por favor, que no le dé pena", les pide a todos los santos si la hija sube a escena con ella a colmar de ilusiones al público.

"Yo antes pensaba que eso era rico, emocionante, actuar con tu bebé, pero es estresante en demasía. Aunque luego te queda como una felicidad nueva, única".

Irse de gira ya no resulta tan fácil, a Yani se le queda en casa buena parte de sí, un pedazo insustituible, un beso exclusivo, una mirada que solo María Fernanda sabe tejer.

ELVIRA

ElviraMientras hablamos dos niños revolotean a nuestro alrededor, parecen hechos de goma o de un material misterioso pues se caen y se levantan con la misma sin chistar, solo ríen.

Vienen y me ponen un vaso de gorro, dicen que es un moño blanco, le preguntan a mamá si los caguayos muerden y siguen en lo suyo, sin dejarnos estar en lo nuestro: la entrevista.

Nadie imagina a una guitarrista concertista de primerísimo nivel lavando pañales. No, nadie lo hace. Sin embargo, para ella aquellos culeros en el cordel significaron la gloria, porque fueron uno de los tantos rostros del sueño cumplido: ser madre. Sus manos cambiaron de textura, son menos lisas, pero ahora Elvira tiene más vivencias para volver arpegios.

"A través de la guitarra se hace el sonido, pero la música sale de una. La manera de interpretar, de conmover nace del artista", afirma y mira a sus pilluelos que en ese minuto se le paran delante cariacontecidos.

"Mami, debemos decirte, cambiamos la cama de lugar". Ahora les ha dado por eso, me explica, poner los muebles a su gusto. Parece que serán diseñadores. Y cómo te va de mamá, pregunto.

"Muy feliz. Carlos y Diego se llevan un año y nueve meses, y lo primero que le agradezco a la vida es que hayan sido saludables, son dos niños magníficos, como has podido comprobar –y aquí sonríe con igual picardía que los pequeños. Tenerlos me ha completado".

elvira-skourtis-y-sus-hijosEscucho otra vez el audio de nuestro diálogo que siempre fue a cuatro voces. La de ella se escucha alta y emotiva, una veces para contarme de las presentaciones internacionales, y en otras para decir: "Qué dibujo tan hermoso han hecho".

Artistas todas que también practican el arte de ser madres. El más universal, el más sentido.

Escribir un comentario

Normas de Publicación:
-Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
-No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
-Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Código de seguridad
Refescar

De Cuba

Del Mundo

Opinión