Viernes, 01 Noviembre 2019 07:43

Adolescentes, en la mira de los especialistas cubanos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Las Tunas.- ¿Cuáles son las barreras que impiden a los adolescentes llegar a los servicios de Salud Pública?, ¿cuántos buscan asesoría para empezar las relaciones sexuales?, ¿realmente los profesionales disponen de las herramientas para tratar con equidad las necesidades de salud sexual y reproductiva de esta población?

Estas y otras interrogantes marcaron el desarrollo de talleres para la implementación de estándares de calidad en la atención de los adolescentes. La experiencia se pone a prueba en Las Tunas; San Miguel del Padrón, en La Habana; Cumanayagua, en Cienfuegos y Buey Arriba, en Granma, y pretende extenderse al resto del territorio nacional.

Para la selección inicial evaluaron criterios relacionados con indicadores de fecundidad adolescente y de las infecciones de transmisión sexual, entre otros aspectos. Actualmente aquí, de las cinco mil 700 embarazadas, el 21 por ciento son menores de 19 años de edad.

"Por mucho tiempo, esta provincia registró la más alta fecundidad adolescente en Cuba, hasta el 2011, cuando Granma superó el número", afirma Libia Quintana, profesora asociada al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), programa que lidera la iniciativa junto al Ministerio de Salud Pública (Minsap).PA280682

El embarazo en esta etapa de la vida trae consigo repercusiones no solo desde el punto de vista personal, sino además, social. De manera que urge visibilizar el problema, sobre todo, en las niñas menores de 14 años; un fenómeno que trae aparejado otras manifestaciones.

"Siempre que hay un embarazo en esta edad estamos en presencia de alguna forma de violencia de género", afirma. La fecundidad en los varones de esas edades es bajísima, sin embargo, en las hembras existe una resistencia al descenso.

"Sabemos que los padres de estos hijos superan los 20 años, y más; lo que revela un suceso de violencia, aun cuando las mujeres lo consientan. Las cubanas adolescentes refieren que inician la vida sexual por voluntad propia, pero muchas veces está marcada por presiones de la pareja, el grupo de amigos y otras".

La especialista refirió que el sexo masculino también se halla muy expuesto a los eventos de violencia, con el llamado bullying y otras formas. Dentro de ellos, sufren más quienes poseen una orientación o identidad de género diferente de la heterosexual y no "cumplen" con los cánones de virilidad. "Son pacientes que precisan atención en nuestras áreas de Salud", agrega.

Para la doctora Francisca Cruz Sánchez, responsable del Grupo Asesor para la Salud y la Adolescencia del Programa Materno Infantil, lo más importante es la calidad de la asistencia por parte de los proveedores de salud. "Muchas veces piensan que esta población es sana, sin advertir sus riesgos y conflictos.

"Hay que buscar alternativas más allá de las charlas educativas y auxiliarse de las organizaciones de masas y de la familia para enseñarles a cuidarse sin criticarlos ni avergonzarlos".

Precisamente, los estándares incluyen de una manera organizada los pasos por seguir a fin de fortalecer las competencias de los profesionales, la divulgación en la comunidad de los servicios, y oportuna información sobre la salud sexual y reproductiva, entre otros aspectos.

Ciertamente, el déficit de insumos y las propias particularidades de este grupo etario, demandan un extra de esfuerzos. Aun así, los profesionales tuneros sellaron el compromiso de formar parte de este nuevo desafío a favor de la salud de los más jóvenes, que son, en definitivas, el relevo del país.

Visto 1615 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.