Lunes, 24 Junio 2019 14:02

Provincia de Las Tunas: de las más amenazadas por la desertificación

Escrito por Elena Diego Parra

Las Tunas.- "En esta provincia es donde más se manifiestan, a nivel nacional, los procesos de desertificación, por lo que el crecimiento de la cobertura forestal debe convertirse en una prioridad", dijo a 26 Digital Amado Luis Palma Torres, jefe de la Unidad de Medio Ambiente de la Delegación Territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

Tomando en cuenta la necesidad impostergable de conocer el comportamiento futuro de este fenómeno ante el cambio climático y sus posibles consecuencias en Cuba, del 2012 al 2016 se realizó en Cuba, bajo la dirección del Instituto de Geografía Tropical (IGT), un estudio dirigido a determinar las áreas vulnerables para los períodos 2011-2040, 2041-2070, y 2071-2099.

De acuerdo con las conclusiones de la investigación, en un escenario máximo de cambio climático las tierras medianamente vulnerables hasta muy vulnerables a la desertificación podrían llegar a representar el 57,37 por ciento de la superficie total del Archipiélago. Las principales zonas clasificadas dentro de esa categoría se localizaron en las regiones de Pinar del Río, Camagüey, Guantánamo y Las Tunas.

Las pesquisas arrojaron además que alrededor del 70 por ciento de las tierras cultivables de la Mayor de las Antillas están afectadas al menos por una de las siguientes manifestaciones: erosión, salinidad, compactación, mal drenaje y acidez, las cuales repercuten en los bajos rendimientos agrícolas predominantes. Esto representa que cerca del 14 por ciento de la superficie del país muestra evidencias de desertificación.

En este sentido, el Balcón del Oriente Cubano despliega importantes estrategias para combatir la deforestación, con el logro de alcanzar hoy un 19,14 por ciento de cobertura boscosa, casi el doble del 11,3 que tenía en 1984. Palma Torres explica que "la política varietal aún es insuficiente, pues multiplicamos las especies más fáciles y no las mejores desde el punto de vista económico y ambiental, pero hay un crecimiento sostenido".

No obstante, el territorio está lejos aún de tener sostenibilidad en la gestión del manto boscoso. Según los estándares de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para ello se necesita como mínimo el 27 por ciento de cobertura.

El jefe de la Unidad de Medio Ambiente señala que "es importante enfrentar la degradación de los bosques naturales. En la actualidad aquí se restauran entre 80 y 150 hectáreas de bosques naturales degradados, pero estamos obligados a acelerar ese ritmo porque el tiempo se acorta.

"Tenemos concebido también un programa de mejoramiento y conservación de suelos con un presupuesto anual de entre 1,5 y dos millones de pesos. Contamos con 10 polígonos de suelo en los que se validan buenas prácticas que luego se pueden replicar. Es necesario evaluar las medidas que adoptamos en materia de conservación para maximizar su capacidad productiva y lo primero es la protección a los cultivos". El experto enfatiza en el papel decisivo del árbol en el amparo contra el viento, la sequía y la salinidad.

Visto 1066 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2019 15:48

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found