Viernes, 19 Mayo 2017 07:10

Visión y profecía

Escrito por Juan Morales Agüero

Ocurre como en las profecías. Ahora que el país calcula cada paso y lleva con guantes de seda las riendas de lo cotidiano, resulta que ya tú habías alertado: «Un error en Cuba es un error en América y en la humanidad moderna».

Y cuando insistimos en todos los foros en que el signo de nuestros proyectos tiene sustento en el respeto a la soberanía, resulta que ya tú habías dicho: «Nada piden los cubanos al mundo sino el conocimiento de su sacrificios».
Y cuando nos alistamos para repeler cualquier intentona de regresarnos al pasado, resulta que ya tú habías prevenido: «La libertad cuesta cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio».
Y cuando insistimos en ser más eficientes, resulta que ya tú habías aseverado: «El que llevó las estrellas en la guerra no es general de verdad hasta que con sus propias manos no se ponga en el hombro las estrellas del trabajo».
Y ahora que el país en pleno se propone itinerarios y asume compromisos para actualizar su proyecto social, resulta que ya tú habías expuesto: «Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento es necesario».
Y cuando pretendemos ponernos a tono con la contemporaneidad sin claudicar ni renunciar a los principios, resulta que ya tú habías sentenciado: «El primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo».
Josè Martí, en este 19 de mayo, consecuente con tu pensamiento de que «cuando un pueblo se divide, se mata», encuentras a una nación convertida en decisión y puño, y con razones suficientes para llamarte Profeta.

Visto 1370 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Mayo 2017 07:28

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found