agricultura covidLas Tunas.- Con el objetivo de mantener la vitalidad del Sistema de la Agricultura ante la situación epidemiológica existente en Cuba, la Delegación de este sector en la provincia ejecuta medidas que se implementan con rigor, a fin de garantizar la nueva etapa del autoabastecimiento.

Según informó Roberto Saavedra Infante, jefe de Despacho en esa instancia, “la primera de las indicaciones que tiene hoy el sistema agropecuario y forestal es que hay que sembrar más, acopiar mayores volúmenes de alimentos, producir cifras superiores a las planificadas y vender más en los mercados para que los surtidos lleguen al pueblo”.

Asimismo, detalló que estas medidas coordinadas por el Ministerio, enuncia que Acopio debe crear las condiciones en los mercados agropecuarios y puntos de venta para la comercialización de los productos que tradicionalmente se expendían en las ferias de fines de semana, lo cual permite la desconcentración de alimentos y la no existencia de aglomeraciones.

Constituye máxima garantizar el abastecimiento diario a los centros de Aislamiento, pues acogen personas que necesitan una correcta alimentación para fortalecer su sistema inmune y los suministros agrícolas deben tener alta calidad.

Estas disposiciones no solo protegen al pueblo que va a recibir la mercancía cosechada, va también hacia los trabajadores del sector, pues las tareas incluyen que deben aumentar los puntos de desinfección en cada una de las instituciones agropecuarias y bases productivas, no pueden asistir obreros con síntomas y problemas respiratorios a la jornada laboral; queda prohibida además, la entrada de extranjeros o residentes que hayan viajado al exterior a los locales del sistema, fábricas u otros centros y se valora el trabajo a distancia para profesionales que no están vinculados directamente con la producción.

Todo ello sin descuidar los indicadores de eficiencia, pues es necesario -informó Saavedra, “monitorear la afectación que pueda generarse a la fuerza laboral y su impacto en el empleo, por lo que hay que prever la necesidad de recursos humanos en todos los niveles y entidades agropecuarias para garantizar la producción y los servicios”, concluyó.