reparadores etecsa LasTunas covd19

Las Tunas. - Andan tan protegidos como el personal médico que los rodea, si bien sus trajines cotidianos no los pone en contacto directo con los beneficiarios de sus labores. “Nuestro objetivo, explica Roberto Eliades Bermúdez, es garantizar que los centros de aislamiento de Salud y los puestos de mando del Minint (Ministerio del Interior) tengan los medios de comunicaciones necesarios”.  

Roberto y sus colegas Magdiel Mola y Ángel Mestre son operarios reparadores e instaladores del centro de telecomunicaciones principal de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa) en esta provincia del oriente cubano y se han ocupado de los diferentes enlaces de comunicación en los centros de aislamiento en la cabecera territorial para los casos sospechosos de estar contagiados con el SARS-CoV-2.

Por los terminales y líneas que ellos mantienen en servicio fluye información crítica para muchos: no solo para el personal médico y de logística que llevan adelante la estrategia local contra la Covid-19, también para las familias de quienes pasan allí el período de aislamiento. Roberto, Magdiel y Ángel se ofrecieron voluntariamente para la tarea, aunque en su selección final se tuvo en cuenta que no pertenecieran a los grupos vulnerables a la enfermedad.

Sus acciones han ido más allá del simple mantenimiento a la infraestructura de la telefonía y de la conexión a Internet por la red de datos móviles o con tecnología Wifi ya existentes en cada uno de esos centros. Ellos además, han establecido otras a tono con las necesidades del personal médico y los pacientes.

En total, en los centros de aislamiento creados en la ciudad de Las Tunas estos muchachos ya instalaron cuatro teléfonos fijos e igual número de públicos. Continuarán en los próximos días con un total de cuatro fijos y dos públicos más, explicaron representativos de la Dirección Territorial de Etecsa aquí.

Roberto, a nombre de sus compañeros, dice sentirse orgulloso de hacer un aporte que califica de “granito de arena” para “una vez más garantizar la salud a todos estos cubanos y extranjeros que pasan por esta situación de la Covid-19 en el país”. Sin embargo, lo que ellos hacen no es tan pequeño. Es lo suficientemente relevante como para incluirlos en ese aplauso de agradecimiento que cada noche Cuba les da a quienes luchan de frente contra la pandemia del nuevo coronavirus.