ahorroLas Tunas.- En la situación de emergencia sanitaria que vive Cuba y cuando el consumo registra progresivo aumento como consecuencia lógica de la permanencia en los hogares de un mayor número de personas, Las Tunas precisa reforzar las acciones encaminadas al ahorro de electricidad.

No es que en la generación haya crisis ni mucho menos, pero en la medida en que el sector residencial utilice solo la energía imprescindible, en esa misma proporción estaría ayudando a sostener la fortaleza alcanzada por el país en un servicio de tanta significación para la calidad de vida de los tuneros.


Tal imperativo se entiende mejor, si tenemos en cuenta que a partir del 20 de marzo la demanda aumentó un siete por ciento en el horario pico de las 12:00 del mediodía y un cuatro por ciento en el intervalo de 6:00 de la tarde a 10:00 de la noche, según explicó el ingeniero Anislei Santiesteban Velázquez, director de la unidad empresarial de base Servicios Comerciales, de la Empresa Eléctrica en la provincia.


Como consecuencia de lo anterior, la Isla se vio forzada a utilizar más cantidad de combustible para poder cubrir el sobregiro de los clientes de la parte residencial en Las Tunas, con la consiguiente carga que eso representa para la economía cubana, atenazada en su totalidad por el cruel bloqueo norteamericano.


Aunque hay comprensión en cuanto a que parte de ese exceso obedece a la positiva respuesta de la población al llamado de la máxima dirección del país de guarecerse en casa, mientras perdure la amenaza del temible coronavirus, así como a la implementación -por igual causa- del trabajo a distancia, lo cierto es que en lo que respecta al uso eficiente de la energía quedan reservas por explotar en muchísimos domicilios aquí, lo que obliga a incentivar y promover más el ahorro.


De ahí la convicción de que cada poblador, desde su morada, mucho puede aportar -ya sea apagando las luces innecesarias, desconectando una hora los refrigeradores o desplazando la cocción de los alimentos de los horarios picos, entre otras iniciativas de ahorro- para lograr que la provincia enmarque la demanda en los niveles del 78 y 94 por ciento, planificados para las 12:00 del mediodía y de 6:00 pm a 10:00 pm, respectivamente.


Esa es otra importante misión para contribuir al éxito de la batalla que libra el Balcón de Oriente en pos de evitar el aumento del contagio con el nuevo coronavirus.