mascaras protectoras LasTunas 0001

Las Tunas.- Diseñadores de Las Tunas toman parte en la iniciativa nacional de confeccionar con materiales alternativos máscaras de protección para el personal médico y paramédico que ahora mismo enfrenta al nuevo coronavirus. Empeño desinteresado que ya donó más de mil 500 máscaras a instituciones hospitalarias de varios territorios del país.

William Sosa Marrero es uno de ellos. Cuenta que mediante las redes sociales, colegas de diversas provincias cubanas cooperan mutuamente para encontrar los mejores diseños y los materiales adecuados con los cuales fabricar estas máscaras que mantengan a salvo a quienes tratan a los pacientes contagiados con el SARS-CoV-2. 

Su propuesta está hecha a base de micas para plastificar, una lámina de aluminio, recortería de PVC y cintas habitualmente usadas para elaborar credenciales. “Otros colegas les han puesto elásticos, cordones o lo que tengan a la mano”, explica. Todos, comenta, son materiales usados en nuestros productos cotidianos como diseñadores y siempre tenemos en cuenta que puedan ser lavados con agua o cloro a fin de esterilizarlos.

William se hace eco de sus compañeros insistiendo en que no se trata de sobresalir entre los demás, sino de compartir ideas por un bien común. En su taller, afirma, tiene materia prima suficiente para elaborar por lo menos 100 máscaras protectoras que serían de gran utilidad para el territorio, que en este momento se prepara para tratar a sus enfermos de la Covid-19 en el hospital Guillermo Domínguez de Puerto Padre.

“Ninguno de nosotros ha pensado en derecho de autor ni nada por el estilo. El que tiene una idea la comparte con los demás”, dice. En las últimas semanas esta iniciativa ya fructificó mediante donativos de dispositivos similares a instituciones hospitalarias de La Habana, Holguín y Sancti Spíritus, por solo mencionar algunas.

Ni William ni sus compañeros repararan en los ingresos financieros que comprometen al usar sus materiales de trabajo en productos que luego donarán a los hospitales: “¿Qué haríamos con guardarlos si no tenemos salud? Entre más personas se contagien todos corremos más riesgos, incluyendo mi familia y yo”, concluye.