hospital ppadre 0021

Las Tunas.- El traslado y atención de los casos confirmados de la Covid-19 de esta provincia del oriente cubano en el hospital Guillermo Domínguez, de la ciudad de Puerto Padre, se hará cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad para pacientes y personal médico, aseguraron las autoridades de Salud Pública de este municipio.

La doctora Yaumara Infante, titular de Salud en Puerto Padre, explicó este martes que la decisión se tomó a partir de la compleja situación de Holguín, territorio donde han sido atendidos los siete casos que hasta el cierre del 13 de abril registra Las Tunas. La vecina provincia ya elevó a 58 su número de personas con el virus SARS-CoV-2, a nueve el de sus municipios afectados y ya tiene dos eventos de transmisión local limitada, en Gibara y Banes.

SERÁ UN PROCESO ORDENADO

Precisamente, afirmó Infante, porque el Hospital General Docente Ernesto Guevara, de la capital provincial, tiene más capacidades para atender un número importante de pacientes ligados al Programa Materno Infantil, de Hemodiálisis, algunos casos de Oncología y otros servicios más; es que se decidió que fuera el “Guillermo Domínguez” , la segunda instalación hospitalaria en relevancia del territorio tunero, el que se prepare para recibir a quienes dentro del territorio tunero sean positivos al nuevo coronavirus.

“Desde que se tomó la decisión, tanto el equipo de dirección de hospital como de Salud en Puerto Padre han dedicado largas horas a evaluar todos los elementos y pasos necesarios para crear las condiciones de seguridad”, afirmó.

El proceso, añadió, incluye la reorganización interna de las salas con la separación del área dedicada a la Covid-19 y dentro de esta la llamada zona roja, donde estarán los pacientes según su condición clínica específica y el personal a su cargo. Incluyendo, precisó, los enfermos en edades pediátricas. “Un equipo de expertos trabaja para que se tomen todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad”, recalcó.

La directora municipal de Salud en la Villa Azul hizo notar además, que quienes trabajarán en la zona roja, tanto el personal médico, como el de Enfermería y de asistencia a los servicios de Salud, se mantendrán 14 días ininterrumpidamente dentro de las zonas definidas con su adecuado régimen de trabajo-descanso. “No estarán entrando y saliendo de la institución”, subrayó. Posteriormente, ese primer equipo será relevado y, cumpliendo los protocolos, pasará a un período de aislamiento por dos semanas más.

PASOS ORGANIZATIVOS ADICIONALES

Comentó la doctora Yaumara Infante que ocurrirá un reordenamiento de los servicios que en este momento se prestan en el hospital Guillermo Domínguez. Así, anticipó, se trasladarán para el policlínico Romárico Oro, también en la ciudad de Puerto Padre, las consultas de urgencias de Cirugía, Traumatología, Medicina Interna, y probablemente las de Oftalmología y de Otorrinolaringología. Será allí donde se determine qué casos deberán ser remitidos para su ingreso o no en el hospital puertopadrense o en el “Guevara”.

Enfatizó que ante emergencias extremas se mantendrán dos salones de operaciones que solo serán empleados cuando sea imposible su remisión hacia la capital provincial.  “Minuto a minuto estamos pensando en todo”, concluyó.

Este lunes, el Consejo de Defensa de Las Tunas anunció que el territorio asumiría la hospitalización de sus casos positivos de la Covid-19. Pocos días después de que un estudio de expertos de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana estimara que el pico de casos confirmados de Covid-19 en Cuba ocurriría a mediados del próximo mes de mayo.