transporte salud Tunas covid19

Las Tunas.- Aunque las medidas de distanciamiento físico para impedir la propagación del nuevo coronavirus obligaron a la paralización de las rutas habituales del transporte público y privado en esta provincia del oriente cubano, aún se mantiene aquí el traslado de personas vinculadas con sectores imprescindibles, a fin de mantener funcionando el país.

La Empresa de Transporte de Pasajeros y Cargas General (Cardinal), en coordinación con las autoridades de Salud, ha garantizado el traslado de quienes ahora mismo son muy necesarios en las instituciones hospitalarias, policlínicos y consultorios de la provincia. Están incluidos también, otros igualmente valiosos en estos momentos, como quienes laboran en los aseguramientos logísticos a Salud, las cadenas de tiendas Cimex, la Empresa de Grupos Electrógenos Geysel y la de Industrias Locales (Vascal), así como combatientes de la Policía Nacional Revolucionaria. Todo, sin descuidar los requerimientos de la distancia entre los pasajeros y la adecuada higienización de los vehículos al concluir cada jornada.

Esta estrategia abarca a toda la provincia. Así, por ejemplo, en el municipio de Manatí, la Unidad Empresarial de Base de Cardinal allí asumió la transportación de las embarazadas desde distintas localidades de ese territorio hacia la consulta en el Centro Provincial de Genética. Tiene adicionalmente a su cargo, el trasiego de alimentos y la entrega del cloro a los distintos asentamientos poblacionales. Mientras tanto, en Puerto Padre en 10 ómnibus mueven a los trabajadores de Salud hacia los hospitales y policlínicos.

Por su parte en Jobabo, reportó la prensa local, han tenido la iniciativa de colocar a un grupo de bicitaxistas y cocheros para el traslado de personas enfermas, ancianos y otros casos a solicitud de familiares, en permanente coordinación con los puestos de dirección de las circunscripciones y de acuerdo con una certificación por parte del personal sanitario.

Las medidas restrictivas al transporte incluyen a los cuentapropistas; sin embargo, en ese municipio los convocaron para que voluntariamente mantengan un servicio de guardia en el hospital de la localidad, al tiempo que a los cocheros les ofrecieron continuar sus labores, pero en la recogida de desechos sólidos o de mercancías en la zona urbana, o en cualquier otra faena que requiera de la tracción animal.