Luis ferrero n1Las Tunas.- Según Laureano Ferrero, padre de Luis Ferrero Yero, el segundo paciente recuperado de la Covid-19 en Las Tunas, solo sabe de su hijo por un pariente que vive cerca, muestra de que Luis está en su casa, cumpliendo el aislamiento recomendado por los profesionales de la Salud hace menos de una semana, cuando le dieron el alta médica.

Desde Arroyo Muerto, donde viven Laureano y Celia, los padres de Luis, hay aproximadamente 10 kilómetros hasta La Ceiba, lugar de residencia de su hijo; justo como explicaron a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en el Puesto de Mando del Consejo de Defensa Municipal de Majibacoa, Luis vive en la quinta casa a mano derecha.

Los contactos con autoridades políticas, gubernamentales y sanitarias no fueron suficientes, pues en La Ceiba no hay cobertura telefónica y el hombre está ahí, en su casa, pero nadie lo debe visitar, coincidieron las fuentes.

La deuda informativa la saldó la colega Adalys Ray Haynes, presidenta de la Unión de Periodistas en Las Tunas, cuando publicó en Facebook que había pasado por casa de Luis Ferrero.

Está celebrando la vida tras vencer la Covid-19, custodiado por el personal de Salud que mantiene la vigilancia epidemiológica establecida por el protocolo y suministra los medicamentos necesarios.

"No te acerques, aunque ya no se pega", dijo jocoso Luis a Ray Haynes, alertándola para que el impulso cariñoso por ser amigos de la infancia, de la escuela y de la vida, la cercanía de criarse como familia y haber nacido ambos en 1971, no burlara las normas que establece la recuperación tras padecer la enfermedad.

La noticia que puso en vilo a Majibacoa, sobre todo, a La Ceiba y Arroyo Muerto, la confirmó el parte del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) del día 30 de marzo: Ciudadano cubano de 48 años de edad procedente de España, quien comenzó con los síntomas justo un día después de arribar a Cuba, el 24 de marzo.

De los 18 contactos de Ferrero Yero identificados en el parte ninguno dio positivo, y a sus padres por esos días de tensiones los visitó mucho el joven médico David Bonet Vázquez, encargado de la Atención Primaria de Salud en ese poblado majibacoense.

Luis espera sus 49 años en el mes de junio y no tiene pensado por ahora regresar a España; la meta inmediata es lograr el alta epidemiológica que confirma la prueba en tiempo real, la cual le corresponde el 28 de abril, y espera sea negativa, significó en el reporte.

En una foto, los ojos achinados son muestra de una sonrisa, Luis Ferrero Yero está en casa tras vencer la Covid-19, seguramente está contando los días para poder ir a Arroyo Muerto, y es muy justo contarlos con el fin de volver a hablar con Laureano, para que le narre a la ACN lo que sintió cuando volvió a abrazar a su hijo.