La escuela pedagógica "Rita Longa" es uno de los planteles tuneros que funcionan hoy como centro de aislamiento.

Las Tunas.- Más de 130 trabajadores de Educación prestan sus servicios en centros de aislamiento habilitados en instituciones educativas de seis municipios en esta provincia, para la vigilancia epidemiológica de casos sospechosos de Covid-19 o contactos de ellos, así como otras poblaciones que por sus características presentan algún riesgo de padecer la enfermedad.

Un total de 45 docentes y 93 no docentes se encargan de todo lo relacionado con la logística, la alimentación y su procesamiento, la limpieza, el mantenimiento y la guardia de las instalaciones. Todas estas actividades se realizan sin tener contacto directo con los pacientes que por allí transitan, aseguraron a 26 Digital los directivos del sector.

Más de 200 suman actualmente los casos aislados en las nueve escuelas preparadas aquí con este propósito y de ellos más de 40 son personas con conductas deambulantes y más de 50 viajeros nacionales. Las autoridades apuntan que en cada caso sin excepción, se adoptan todas las medidas preventivas y se extreman las precauciones sanitarias en aras de evitar contagios y a la vez la propagación del nuevo coronavirus.

La propia fuente dijo que son días de intenso trabajo, en los cuales los educadores cumplen con la misión asignada en estos tiempos de pandemia. Los centros con esta labor son la escuela especial Frank País, de la localidad de Manatí; el centro mixto Asalto al Polvorín y la escuela especial Raúl Zayas, de Puerto Padre; el centro mixto Melton Almaguer, de “Jesús Menéndez”; el palacio de pioneros Combate de Tana y la Esbec Anacaona, en “Colombia”; la escuela especial 28 de Enero, en Majibacoa y en la ciudad cabecera el centro de formación pedagógica Rita Longa y el palacio de pioneros José Martí.