elvira1

Las Tunas.- Por amor llegó a Las Tunas, dejando una “Habana” repleta de oportunidades profesionales. Allá, entre otras faenas, fue integrante de la orquesta de guitarras Sonantas Habaneras. Pero el Balcón de Oriente le abrió las puertas y desde entonces es imposible escapar de la magia que despiertan sus arpegios. Su labor va más allá y florece en múltiples quehaceres.

Vemos sus huellas en la orquesta profesional de guitarra Isaac Nicola, el cuarteto de guitarras Sultasto, la Enseñanza Artística… Por eso, no resulta nada extraño saber que fue acreedora del Premio Nacional de Musicología Argeliers León, que otorga anualmente la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

En diálogo con 26 Digital, la maestra concertista Elvira Skourtis afirmó que lo sorpresivo del hecho es que no es musicóloga ni investigadora de la más bella forma de lo bello.

“Cada año se proponen varios temas para optar por ese galardón. En esta ocasión había nueve; yo escogí el que se refería a los procesos formativos de la música y mandé un ensayo sobre el tópico abordado en mi tesis de maestría en Ciencias en Procesos Formativos de la Enseñanza de las Artes, que fue: La Práctica de Conjunto en la formación del estudiante de Guitarra de Nivel Medio.

elvira

“No me costó ningún trabajo, pues no escribí sobre una cuestión desconocida ni inventé algo nuevo. Solo se trataba de buscar, dentro de las disciplinas que impartimos, deficiencias o dificultades para darles solución. Mi investigación vislumbra, por ejemplo, que la asignatura de Práctica de Conjunto de Guitarra en el Nivel Medio no tenía programa de estudios. Sin embargo, es aquella en la que todos los alumnos tocan juntos, lo cual es importante. Mi aporte fue, precisamente, el programa de estudios para la impartición de esa materia en la nación”.

Nuestra entrevistada aseguró que es un premio de la provincia, pues el estudio se realizó aquí, con estudiantes de la escuela profesional de arte (EPA) El Cucalambé. De hecho, al ensayo le añadió un tercer capítulo que refleja los resultados de la aplicación de la tesis de maestría en ese centro educacional.

“Pude haber escrito sobre otros asuntos, había algunos atractivos como uno dedicado a Leo Brouwer, a quien admiro sobremanera. Pero estoy satisfecha de saber que las inquietudes planteadas son reales; eso me da confianza y me exhorta a seguir por ese camino en el que puedo aportar a la cultura”.

Esta mujer versátil y talentosa en abril cumplirá 25 años de vida artística y durante 11 de esos calendarios se ha mantenido como profesora de la EPA, labor que, según comenta, ha enriquecido su accionar. “Aspiro a ser una buena guitarrista. Más que tocar, quiero interpretar el instrumento, pero también deseo continuar enseñando a las nuevas generaciones cómo controlar el miedo escénico, qué obra se debe tocar en dependencia del horario, la actividad y el público, entre otros elementos. Además, mis hijos Carlos y Diego estudian Guitarra y Violín, respectivamente, un motivo más de compromiso”.

Mientras es vicedirectora de la “Isaac Nicola”, con la que realiza ensayos, arreglos y presentaciones; dirige el cuarteto de guitarras, compuesto por profesoras de la EPA; es jefa en ese centro de enseñanza de la Cátedra de Guitarra, Tres y Laúd, y presidenta de la Filial de Música del Comité Provincial de la Uneac; realiza desde hace cinco años la peña Del sueño a la poesía, en la Asociación Hermanos Saíz (AHS), organización de la cual es Miembro de Honor; y por si fuera poco, está al frente del Consejo Técnico Asesor para la Enseñanza de la Guitarra en la Región Oriental.

A sus 47 años no cesa de superarse y entregarse con pasión a cada iniciativa. “Quiero realizar un diplomado en Ciencias sobre Arte y seguir investigando”, declaró quien afianzó la presencia de Las Tunas dentro de la Musicología a nivel nacional.

 

Escribir un comentario