Imprimir
Visto: 1172

repentismo infantil

Las Tunas.- Seis talleres de repentismo infantil y tonadas, auspiciados por la casa iberoamericana de la décima El Cucalambé, en diferentes municipios defienden parte de nuestro patrimonio inmaterial y constituyen vehículos para el conocimiento y la formación de valores.

Uno de ellos es Viajera peninsular, que sesiona cada sábado en la mañana en la misma Casa Iberoamericana de la Décima, ubicada en la céntrica calle Colón. Un total de 13 niños se superan allí con la guía de los especialistas Taimara Portillo y Guillermo Castillo (hijo).

“Para la captación de los talentos los infantes deben pasar una prueba de aptitud con la que se seleccionan a aquellos que manifiesten habilidades para el canto y la literatura, y resultados en la asignatura de Lengua Española”, dijo Taimara.

“Además de las clases teóricas y prácticas, los niños y las niñas se insertan en la peña Pepito Mayedo, que mensualmente desarrolla la casa, en el evento de tonadas que impulsa esta institución en el mes de abril y en otras actividades relacionadas con la casa de cultura Tomasa Varona, de esta ciudad, y en el contexto de la Jornada Cucalambeana (fiesta suprema del campesinado cubano), a sus distintos niveles”, afirmó Castillo.

Al decir de los profesores del taller, entre sus motivos de orgullo está llevar más de una década con resultados en el Encuentro Nacional de Repentismo Infantil y Acompañamiento Musical, además de conquistar guirnaldas en el Encuentro Provincial de Talleres Literarios.

También, ellos reconocen que se trata de alumnos con una labor destacada en iniciativas que se acometen en sus escuelas como los matutinos y que desarrollan el patriotismo, la solidaridad, la responsabilidad, el gusto estético y otros valores.

Hace más de 10 años surgieron aquí los talleres de repentismo infantil y tonadas, con el objetivo de afianzar las tradiciones campesinas y preservar la identidad cubana. Su funcionamiento sistemático ha contribuido a la formación de una cantera de jóvenes que materializan lo aprendido, alcanzando lauros importantes en el país.

Según Ramón Batista López, director de la casa, pretenden rescatar los talleres de repentismo y tonadas en los municipios de Amancio y Jobabo, que por varias razones se perdieron y otrora existían también con su auspicio. “Los otros territorios tuneros sí cuentan con exponentes de ese tipo, con múltiples resultados”, afirmó.

“Solo en el año 2019 estudiantes formadas con estas iniciativas representaron a Las Tunas en el concurso Eduardo Saborit, que fue divulgado por el programa televisivo Palmas y Cañas, llegando hasta la gran final de la competencia. Además, la provincia fue una de las que mostró mayor representación en el Encuentro Nacional de los Talleres de Repentismo, con 10 participantes. En ese certamen los representantes del patio fueron reconocidos por el Consejo Nacional de Casas de Cultura y el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado”, agregó.