talelr payasos tunas1

Las Tunas.- Luces… el embrujo cautivante de las lunetas, la complicidad de los silencios y la sala. Un auditorio diverso…niños, jóvenes, adultos. Silencio. Entra el payaso mayor. Comunica. No habla. Gestos elocuentes. Risas. Aplausos. Las luces se visten de medios tonos. ¡Todos se enamoran! Y apenas empieza la función.

La casa del destacado Teatro Tuyo tiene esta noche un ajetreo distinto. Rompe las rutinas. De varias partes de la ciudad llegan adeptos. Cae magia de sonrisas y sortilegios en los alrededores del tanque de Buena Vista. Lo que conocemos como el cine 28 de Septiembre no es el mismo. Está lleno de payasos.

Las Tunas es la reina del V Taller Internacional de Payasos y las narices rojas enaltecen el clown. En el escenario “Clarostuyo” es un amasijo de máximo relax entre las buenas actuaciones de Ernesto Parra, Aixa Prowll, la violinista Clarissa Pérez y el pianista Carlos Fernández. Las facturas de calidad cautivan. Aplausos.

La historia no necesita palabras. Los gestos dicen. La elocuencia de las cuerdas del violín va de manos apretadas con la armonía del piano. Todo en un todo con los excelentes actores hacedores de risas. Estas saltan sobre el escenario. Vienen de las lunetas. Hay vida y arte a teatro entero. Silencio. Emociones compartidas. El tiempo no es un reloj. Es placer y buena técnica.

Una noche entre amigos “zapatones” que vinieron de República Dominicana, Colombia, Ecuador, México, El Salvador y varias provincias de la Isla. Un remanso para reír desde la paz que irradia la cultura y el gran respeto ganado por el prestigioso Teatro Tuyo, eje de tanta maravilla sala adentro.

“Clarostuyo” entregó más que risas y arranco más que palmas. Fue como la luna o las estrellas lindas. Esas que una, digo todos, quieren volver a mirar. La ovación es el premio a tanto encantamiento. La luz rompe el embrujo, pero quedó en el medio del pecho. Hay candilejas en los ojos de los niños, jóvenes y adultos. ¡Se acabó la función y todos están enamorados!

Escribir un comentario