maboas

"Amancio", Las Tunas.- Describir 50 años de la existencia de una persona, un objeto o cualquier otra evidencia material o subjetiva, no resulta nada fácil. Mucho menos si se habla del medio siglo de una novia que enamora con el sonido y enriquece la espiritualidad de sus oyentes.

Radio Maboas surgió para llenar un vacío y complementar las aspiraciones de un pueblo por alcanzar la meta productiva, que contribuyera al mejoramiento de una economía en desarrollo. La nueva planta se instaló en la céntrica avenida Sergio Reinó Reina. El 5 de abril de 1970, a la radiodifusión cubana le nacía una emisora y al pueblo un instrumento para informarse, instruirse y divertirse, además de una herramienta multiplicadora que amplificaría las realizaciones y esperanzas de gente noble, trabajadora y defensora de su historia.

Al decir de Bienvenido de Ávila, hombre dado al rescate del pasado que sostiene el presente, “con un sencillo acto quedó inaugurada. Asistieron el miembro del Buró Político y secretario de Organización del Comité Central del Partido, Armando Hart Dávalos, y la directora de la Casa de las Américas, Haydée Santamaría Cuadrado, junto a otros directivos”.

El historiador asegura que las palabras inaugurales fueron pronunciadas por Néstor Proveyer Yánez, designado director de la instalación radial. Refiere que el integrante de la Columna Juvenil del Centenario, Orlando Nápoles, en su condición de machetero destacado, también intervino en aquella apertura.

ANTECEDENTES

Según las indagaciones del investigador Vladimir Fernández Moreno, el nacimiento de la prensa en este territorio se puede ubicar en la década del 20 del pasado siglo. Asegura que personas como Pastor Tasis, Clemente Arias, Acacia Amparo y Reynaldo Puig tributaban informaciones del acontecer doméstico a los periódicos El Interlocal, El Camagüey Gráfico y El Camagüeyano. Agrega que no es hasta después de 1953, que osados aficionados ponen en el éter pequeñas plantas transmisoras, entre estas, Radio Central Cubana, auspiciada por María Antonia Iturralde, y Radio Central Francisco, creada por Silverio Yera.

La epopeya productiva, registrada en los anales de nuestra historia, como la Zafra de los 10 Millones, constituyó el detonante ideológico que llevó a Armando Hart Dávalos y Haydée Santamaría Cuadrado, comisionados por la máxima dirección revolucionaria para conducir el empeño económico en estos lares, a pensar en una radio comunitaria. Se cuenta que el nombre hace honor al movimiento de rebelión y resistencia escenificado en febrero de 1958 por campesinos del realengo Las Maboas, ante los desmanes y atropellos de los geófagos de la compañía norteamericana King Ranch.

ACTUALIDAD

maboas1
Durante el segundo año de la carrera de Periodismo, Nelsy Rubén Larroche, la actual directora, llegó a estos predios: “Tuve la satisfacción de realizar aquí mis prácticas preprofesionales y el primero de abril de 1983, ya licenciada, traspasé el umbral de esta casa radial y les aseguro, luego de 36 años, que jamás pensé que en Maboas lograría mi plenitud profesional.

“Con la ayuda del colectivo que me acogió como la primera periodista graduada en el municipio, bebí de herramientas que me ayudaron a incursionar como escritora, conductora, directora y asesora de diversos espacios. Solo no he hecho realización de grabaciones y ediciones de programas. La misión en Haití en 1999 y la cobertura a eventos importantes, como las actividades centrales por el 26 de Julio en Las Tunas y Santiago de Cuba, quedan para siempre en mi tránsito por la Radio”.

Por su parte, Ana Iris Figueredo Torres, con un desempeño de tres lustros como redactora-reportera, expresa su sentir: “Trabajar en la emisora ha sido la oportunidad ideal para relacionarme con ese público que espera de mí, día a día, la noticia oportuna y veraz. Me siento comprometida con mi profesión, que responde a los intereses de los oyentes”.

La Novia Sonora del Guacanayabo, como se le conoce a esta institución, sostiene una parrilla de 38 espacios al aire en 14 horas de transmisión, que incluyen musicales, infantiles, culturales, informativos, especializados y variados. Los 35 trabajadores, entre ellos, artistas, periodistas, especialistas y técnicos, derrochan en cada emisión talento, profesionalidad y mucho sentido de pertenencia. Un sitio web se encarga de llevar al ciberespacio las realizaciones y aspiraciones de los más de 31 mil habitantes que residen en “Amancio”.

En los históricos anaqueles se conservan con particular celo programas fundadores como Mañanitas mexicanas, Maboas 3480, Mundo pioneril, Discoteca de la tarde y Esta es la historia. Diez lustros después, Micrófono abierto y Difusión y radar constituyen propuestas eficaces en la labor informativa y el ejercicio de la crítica pertinente y constructiva. Son parte de una política humanista y la impronta iniciada, hace 50 años, por Armando Hart Dávalos y Haydée Santamaría Cuadrado.

Escribir un comentario