alexis3 2La obra de arte es forma y contenido, confesión y mentira, juego y comunicación; se acerca a la naturaleza y se aleja de ella, es histórica y extrahistórica, personal e impersonal al mismo tiempo…   Arnold Hauser

Las Tunas.- Toda obra de arte encierra el secreto de su época, transmite mensajes, constituye fuente de información y enriquecimiento espiritual al ser expresión y reflejo de la sociedad en que se gesta. Las artes plásticas forman parte de la vida cotidiana del hombre, de su entorno inmediato; es una forma de relación entre el pensamiento humano y la realidad. Producen tanto en el creador como en sus destinatarios, una experiencia que puede ser estética, emotiva o intelectual. La Historia del Arte en su decurso, ha concebido hitos que pautan los movimientos o estilos artísticos, signados por sus características formales y conceptuales, estableciendo así cánones propios y hasta fronteras entre unos y otros.


elexisrAJustamente, transgredir los límites de tiempo y espacio, dentro de los que se circunscriben esos estilos históricamente registrados, recontextualizándolos en la contemporaneidad para establecer una franca comunicación con el espectador, devienen pilares esenciales sobre los que se erige la obra plástica de Alexis Roselló Labrada, especialmente durante su última década de creación artística. Está considerado un verdadero Maestro en su amplia acepción, que abarca no solo la producción pictórica sino también la labor pedagógica, cuyo incansable y fructífero quehacer, rebasa los 40 años.


Su vasta obra comprende un extenso espectro de temas y formas, acorde con sus pretensiones ideó estéticas de cada momento. Mas, en la última década ha decidido encauzar sus derroteros expresivos hacia una suerte de “neohistoricismo”, como él mismo lo califica, argumentando: “las fronteras del arte se expanden increíblemente, abierta la brecha de la imitación estilística, el panorama artístico se inundó de todo tipo de estilos anteriores, siendo utilizados por los artistas del postmodernismo”.


Declara que tres excelsos maestros del Arte Universal resultan ser sus inspiradores y fuentes nutricias fundamentales: Jerónimo Bosch El Bosco (1460-1516) pintor flamenco que sintetizó en su pintura de tipo simbólica, la conjunción del arte gótico final con algunos preceptos del Renacimiento. Diego Velázquez (1599-1660) pintor barroco de España, considerado un maestro de la pintura universal; así como el también español Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), quien desarrolló un estilo conocido como el arte goyesco que supone el comienzo de la pintura contemporánea y está reconocido como precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX. De ellos asume los recursos técnicos, la manera de aplicar los pigmentos y su significado simbólico; formas de trabajar la luz, el espacio, la estructura, los temas, y a veces hasta el carácter. La impronta de tiempos pasados renace en el presente, ahora con nuevo talante, conformando su propio lenguaje devenido ya estilo personal, que ha conseguido establecer una comunicación certera entre el creador y el público, una “relación de semejanza” con el espectador actual.


La plataforma de esta nueva concepción en su cosmos creativo quedó establecida en la exposición personal del año 2006 Rostros del tiempo, en la cual abordó temas antiguos, pero interpretados con una visión muy propia del mundo que lo rodea. Desde entonces se ha dedicado a profundizar en estudios teóricos y prácticos acerca del legado visual de disimiles vertientes anteriores, logrando consolidar ya su tipología personal, avalada a su vez por un decenio de experimentación, exposición inaugurada en el 2016: Enigmas para una visión en el tiempo.

Rasgos ineludibles en sus creaciones de esta última etapa son: el uso de signos y símbolos (lenguaje esotérico en ocasiones), asunción de lo exótico, lo raro y diferente que emana de los influjos de la cultura oriental; su paleta se circunscribe a la gama de colores terrosos u ocres (para acentuar el aspecto vetusto); no usa pigmentos ni elementos naturales por su carácter efímero; se auxilia de técnicas mixtas como el grabado y otras prácticas del siglo XV. Busca obtener efectos gestuales, por lo que no premedita nada ni hace bocetos a priori; conforma su discurso solo con lo que el espacio en blanco y las manchas cromáticas le sugieren. Explota las posibilidades expresivas de las composiciones amorfas, pero sin llegar a la abstracción. Trabaja temas bíblicos, religiosos, de la naturaleza y sobre todo, enfatiza en el significado del tiempo que todo lo marca, incluso a la vida; asimismo trata asuntos relativos a su existencia, a sus vivencias, signados todos por una carga espiritual notable.

Para Alexis, el arte es una expresión global, un código universal, no se circunscribe a un lugar o a una época específica. Cada obra debe ser imperecedera, es la huella eterna del artista. Se considera a sí mismo un pintor de caballete, un creador clásico que usa técnicas antiguas, pero actualizadas a través de los temas, códigos, y los materiales usados. En su producción pictórica se vislumbra la base del diseño, la ilustración y la gráfica, cobrando permanente presencia el dibujo, el color -siempre en función del discurso-, la utilización coherente de los espacios y la minuciosidad en el tratamiento de los detalles. La eficaz conjugación de estos atributos nos convida a deleitarnos siempre con excelentes obras, distinguidas por sus ambientes y contenidos, conseguidos en gran medida por el experimentado oficio del artista, depositario asimismo de un sello inequívoco y auténtico.


Es digno resaltar, además, su destacado aporte a la ambientación de nuestro entorno citadino, con murales ya emblemáticos ubicados en la calle Colón, bulevar, hospital Guevara (proyecto Galería-Hospital, auspiciado por Nelson Domínguez).


El legado artístico de Alexis Roselló, reafirma las ideas de José Martí acerca del acto de creación plástica, entendida como un “súper proceso que concibe elementos técnicos, históricos y personales, que constituyen un desafío en cada artista, esos que tienen la capacidad y el poder de concebir asuntos dignos del arte o descubrir las sustancias de los fenómenos para representarlos artísticamente”.

 

Escribir un comentario