JesusLuna Creciente23Las Tunas.- Desde hace ya un tiempo, a propósito de ese nubarrón llamado coronavirus, suele asomar de vez en vez una Luna Creciente en el ciberespacio. Sale gracias al ingenio de un joven cantautor tunero llamado Jesús Ricardo Pérez Cecilia, quien quiso compartir con los usuarios poesía, valores éticos y estéticos, algo de artesanía, pero sobre todo, trova, como parte de una iniciativa con ese singular nombre.

En la vida real (o sea, del lado de acá de nuestras computadoras, tabletas, celulares…) ya ese “satélite natural” tiene su versión en forma de peña mensual, precisamente en la sede de la vanguardia artística joven: la Asociación Hermanos Saíz (AHS), organización de la cual forma parte su promotor. Pero ahora, por las circunstancias, hubo que buscar alternativas e Internet abrió una ventana.


Con la intención de la aparición de esa Luna… en Facebook, 26 Digital conversó con Jesús, joven amable y talentoso más conocido por Chuchín, quien habló de los antecedentes de la iniciativa (casi un año de funcionamiento en la AHS) y su actual extensión.


Luna Creciente en la AHS“Todo nace del interés de un grupo de jóvenes de encontrar un sitio para la superación, que a la vez implicara intercambio con el público. Aunque el eje fundamental sería (y es) la trova, resulta un espacio para el arte en sentido general, incluyendo la literatura y la artesanía. Además, siempre defendemos la calidad en las presentaciones”.


Al preguntarle de dónde nació el nombre de la propuesta afirmó: “Como somos tuneros y aquí nació nuestro arte, supe que en esta tierra estaba la clave. Como es una provincia cuya fuente principal de vida es la agricultura y esta rama en ocasiones se guía por las fases de la luna, quisimos crear una metáfora que sintetizara eso.

Específicamente, durante el tiempo de luna creciente es cuando se siembran los frutos que se espera que crezcan altos. Nosotros, al igual que esos frutos, esperamos que al sembrar nuestra obra también crezca alto”.


Esta invitación se suma en el medio virtual a la batalla desde el arte contra la Covid-19. ¿Cómo lo hace?, a través de audiovisuales de corta duración que incluyen pequeñas entrevistas a músicos, poetas u otros cultores, quienes comparten sus obras.


“El arte siempre ha sido refugio de sentimientos, y hoy, cuando vibran más que nunca el miedo, la ignorancia acerca del futuro y tristemente, la negligencia, necesitamos más que nunca de la esperanza, la sonrisa, la paz y esa luz que emana del arte. No es la primera vez que los artistas nos reinventamos para crear. Hoy tenemos las tecnologías a nuestro favor y si son el medio disponible para ayudar, bienvenidas sean las alternativas”, apuntó.


En su perfil de Facebook también comparte mensajes de aliento que hablan de una pureza interior: “La cultura no descansa… no hay límites para los sueños… es la primera vez que como jóvenes artistas podemos hacer algo por el mundo, y si sirve de aliento, entretenimiento, educación o paz para una sola persona, habrá valido la pena...”


Chuchín es un joven de estos tiempos consciente de su responsabilidad social y por ello aconseja: “Debemos unirnos como seres humanos alrededor del llamado a extremar las precauciones. Al quedarnos en casa no solo estamos pensando en nosotros o en nuestras familias, no solo estamos pensando como país, sino que estamos siendo útiles a la humanidad. Eso es más que razas, sexos, ideologías y criterios encontrados. Es hora de mirar qué hay en el centro de nuestro pecho y hacer algo por el mundo que pide a gritos nuestra contribución”.


Ciertamente, se siente guardián (y lo es) de esa Luna Creciente que desde el 30 de mayo del 2019 alegra nuestra Casa del Joven Creador y, aunque ahora deba iluminar solo espacios virtuales, se siente útil y feliz. Mientras tanto, la poesía y las buenas melodías corren por sus venas y se aprecian en palabras como estas: “henos aquí, trovando sueños para que nuestra Luna crezca”. Por jóvenes como él estoy segura de que hasta el Astro Rey, si pudiera, se quitaría el sombrero.

 

Escribir un comentario