son barriofaultLas Tunas.- Hoy el grupo tunero Son del Barrio, de música tradicional cubana, está cumpliendo sus 19 años. La cofradía, que durante algunos calendarios funcionó como septeto, se destaca por defender géneros como el son, el changüí, el guaguancó y el bolero, manteniéndose en el gusto popular.

El fundador y director del colectivo, Ernesto Carrió Pérez, significó a 26 Digital que, a pesar de que no pueden celebrar como quisieran debido a la Covid-19, para los ocho integrantes de la agrupación y todos los que alguna vez formaron parte de “ella” es un día de júbilo. Títulos como Son a mi ciudad y Tierra montuna figuran en su repertorio.

Desde otros países se comunican antiguos músicos, comparten imágenes y videos, y hacen de este onomástico una razón más para seguir creando. Su impronta está presente en nuestra Jornada Cucalambeana y carnavales, pero también espacios de otros lares.

“Nuestro conjunto sonero pertenece al catálogo de la empresa provincial de la música y los espectáculos Barbarito Diez y tenemos la satisfacción de haber participado en eventos que se han realizado en otras provincias como el Festival Internacional Matamoros Son (Santiago de Cuba). Además, hemos compartido escenario con Eliades Ochoa, Pancho Amat, Laritza Bacallao y otras figuras.

“También hemos estado en los festivales Pepe Sánchez (de trova) y el del Changüí en Guantánamo, así como el Encuentro Nacional de Septetos Ignacio Piñeiro, que se hacía en La Habana. Y hace unos años la dirección del teatro Heredia envió una carta a la empresa de la música de aquí, en la cual reconocía la calidad interpretativa que demostramos al presentarnos en ese lugar".

Él recuerda con agrado cuando hicieron un disco promocional llamado Mucho cuidado, realizado en 2006 por los estudios Siboney, de Santiago de Cuba y una gira internacional materializada en el 2007 por Inglaterra, así como el concierto por los 10 años del grupo, acaecido en el teatro Tunas, con la participación de personalidades y otras agrupaciones.

Otras razones de orgullo es haber mantenido durante más de 10 años una peña de son, que primero funcionó en el reparto Buena Vista, luego en el parque Vicente García y finalmente, en el centro cultural Huellas, de la ciudad cabecera, hasta que por motivos ajenos a su voluntad tuvo que desparecer.

Pero más allá de esos momentos, Carrió afirma que lo que verdaderamente le enciende el pecho es la satisfacción de defender la música tradicional cubana. “Siempre he sentido mucho apego a las tradiciones, hacia lo autóctono, de ahí que abogue por enfrentar la vulgaridad. Nuestras melodías y letras gustan en todo el mundo y tenemos un respeto por eso. Vivo para enaltecerla porque creo que debemos luchar por la identidad y siempre apostar por el buen arte; si perdemos nuestra cultura, lo perdemos todo”, afirmó.

Hoy recuerda ese año 2001, en el que al regresar de una gira por Portugal con Tradiciones Cubanas, decidió junto a otros colegas crear el entonces septeto, con el objetivo de defender desde el pentagrama nuestras raíces.

“El nombre de Son del Barrio nació del hecho de que los vecinos del reparto Buena Vista fueron los primeros en corear nuestras canciones y es una manera de honrar la acogida. Nos satisface todavía mantenernos dentro de las preferencias del público en materia musical. Como director (además de bajista y compositor) he aprendido que hay que convertirse en psicólogo para comandar una tropa y divulgar los temas que quiere el público según el momento y lugar”.

Escribir un comentario