Caricaturas de Yuslier Lozada 2Las Tunas.- Entre los caricaturistas del Balcón de Oriente que dan vida a obras relacionadas con la Covid-19 figuran el instructor de arte Yuslier Lozada, del municipio de Jobabo y los conocidos Antonio Medina (Antoms) y María Sao, miembros del Círculo de Humoristas Gráficos e Historietistas de la Prensa en la provincia, quienes viven en la ciudad cabecera.

Ellos exhortan desde el humor a la prevención, reconocen la labor de los médicos cubanos y desnudan las esencias de una enfermedad que preocupa y ocupa a buena parte del mundo.


Yuslier Lozada“El objetivo del artista es crear y, ahora que permanecemos en casa, es lógico que la inspiración se despierte. En mi caso, he realizado una treintena de obras vinculadas con el nuevo coronavirus. Para ello me he documentado, leído sobre anteriores pandemias y tomado elementos culturales e históricos que luego llevo a la cartulina para apoyar el mensaje que quiero transmitir”, afirmó Antoms.


El Principito, el Arca de Noé, las redes sociales y la anatomía humana, por ejemplo, constituyen elementos usados por este creador para lograr su fin. Quien está incluido en el libro Historia de la Caricatura en Cuba y ha obtenido lauros en importantes certámenes como el Salón Nacional de Humorismo Gráfico Tintaenpié y el Concurso de Caricatura Personal Juan David, agrega.


“Hoy encontramos otras maneras de crear y reunirnos en espacios virtuales porque es un momento para apoyarnos más unos a otros y siempre enfatizar en la prevención. Me siento feliz al aportar obras que reflejen, por ejemplo, a un espantapájaros con tres nasobucos, pues es mejor exagerar que descuidarnos”.


María SaoMientras tanto María, su esposa y colega, continúa con las ovejas, personajes icónicos en su carrera, tocando nuestras fibras sensibles. “Tengo alrededor de 10 piezas sobre el asunto que nos preocupa. Me inspiro especialmente en dinámicas familiares, en esos niños que no pueden salir de casa a jugar, en los abuelos y aristas semejantes”.


Antonio Medina ANTOMSElla siempre trata sobre las 9:00 pm de compartir un fruto artístico realizado por el compañero o de su autoría. “Esa también es una forma de aplaudir a los galenos por su honrosa labor. Además, vivimos en sociedad y hoy nuestra misión es llevar un mensaje esperanzador a las personas, para que les ayude a pasar lo mejor posible este momento”, expresó. María también aprovecha el tiempo para pulir su tesis de maestría sobre el humor gráfico en Las Tunas (2000-2019).


Por su parte, Yuslier desde el sureño municipio de Jobabo trabaja con el sueño de realizar una exposición de caricaturas al terminar la cuarentena. “Se llamará Detrás del temor, y es que los creadores debemos mantenernos firmes e iluminar con nuestro quehacer a los demás. En ello las redes sociales ayudan mucho si se usan adecuadamente. Eso he tratado de hacer”.


Este miembro de la brigada de instructores de arte José Martí (en la especialidad de Artes Plásticas) también durante el distanciamiento social necesario realiza pirograbados en yagua y otros soportes, además de pulir sus temas musicales, ensayarlos con la guitarra y diseñar próximas iniciativas culturales.
Ellos testifican que el arte no se detiene y, desde el amor y el humor serios, siempre es posible sembrar enseñanzas, hacernos reír y reflexionar sobre nuestra conducta como seres humanos porque, si algo positivo se puede sacar de este contexto es que, bien usado el tiempo, se puede crecer y ser mejores.

Caricatura de Antoms

Escribir un comentario