Martes, 29 Mayo 2018 06:54

La añadidura justa de la lira y el león (+video)

Escrito por Esther De la Cruz Castillejo

Las Tunas.- El doctor en Ciencia Carlos Alberto Suárez Arcos es profesor de Filosofía en la Universidad de Las Tunas y presidente del club de oratoria José Martí de la propia casa de altos estudios. Además, resulta vicepresidente del Foro Latinoamericano de Oradores.

Un hombre de palabra fácil y mirada directa con el que conversar, me lleva de un tema a otro. Y todos, invariablemente, ligados a la vigencia del pensamiento del más universal de los cubanos.

Sin embargo, esta reportera apuesta a que el cauce del diálogo se mantenga siempre alrededor de Lira león, la oratoria de José Martí. El volumen, fruto de su tesis doctoral, vio la luz de la mano de la editorial Benjamín Carrión, en Ecuador, el pasado mes de noviembre.

Su autor alista la donación de algunos ejemplares a la Biblioteca Provincial, para que también en Las Tunas pueda ser consultado, a sabiendas de que sigue revelando regiones de la obra del Apóstol que invitan a ser estudiadas, como un desafío.

"Los libros escritos en nuestro país con relación a la oratoria de José Martí son escasos. Este trabajo es el preámbulo y un detonante de mi investigación, que ya entonces va a estar encaminada a tratar de encontrar los fundamentos filosóficos que soportan ese gran edificio que es la oratoria del Maestro.

"El texto, escrito en lenguaje ensayístico, hace un recorrido por los distintos caminos por los que Martí va bebiendo, haciendo el énfasis, sobre todo, en el escenario de los Estados Unidos. Cuando registras en el conjunto de su obra, descubres que solamente en oradores norteamericanos él llegó a estudiar a más de 42. Sin distinción de raza, cultura, credo. Sería interminable también la lista de oradores de otras dimensiones, incluyendo a rusos".

Y entonces se detiene, apaga un cigarro y dedica unos minutos a explicarme que el resultado de tanto esfuerzo investigativo no ha sido fruto solo de un empeño personal. Habla de su esposa, indagando a su par; del doctor Luis Eduardo Álvarez, con el trabajo virtuoso que examina la poética contenida en la retórica del Maestro, y de la doctora María Caridad Pacheco, investigadora del Centro de Estudios Martianos.

Dedica instantes también al apoyo de la casa de cultura de Loja en la figura de su presidente, el orador Diego Fabricio Naranjo. Y mientras lo hace habla despacio, como si quisiera deletrear ante mí cada nombre, cada detalle de las palabras. Y entonces, solo entonces, vuelve a la carga.

"Martí es un sujeto que contextualiza con categorías sintetizadoras. O sea, tiene expresiones que encierran un bagaje muy amplio de elementos filosóficos y culturales. Es tanta la devoción de él por la oratoria que llega, incluso, a hacerle una poesía.

"Los que le han dedicado tiempo al estudio de su obra saben que en él es recurrente el hecho de, cuando un tema es trascendental, abordarlo desde diferentes recursos. Dígase periodismo, ensayo, crítica, crónica y poesía. Esta última resulta una parte densa y conceptualizadora de la reflexión martiana. Es el caso del poema A la palabra".

¿De ahí vienen la lira y el león?

"Sí. Tratando de resumir la manera en que el Maestro considera que debe ser la oratoria, utiliza esa frase en el poema: lira león. Combinando dos elementos que aparentemente son antagónicos. Porque la lira es musical, deleita, encanta, atrae y suaviza; y el león es fuerte, poderoso, rugiente, agresivo, valiente, tenaz.

"Cuando unes todos estos elementos descubres entonces el gran secreto y se devela, en toda su belleza, ese edificio de elocuencia de José Martí, en el que logra encantar porque combina, a la vez, estos dos elementos.

"El poema está en la edición crítica de las Obras completas del 2017 en el tomo 16, página 165. Y tiene el valor agregado de que el Maestro, estudiante entonces de pintura, hace un facsímil en el cual representa al león, la lira, el volcán y el combate de los árabes, conocidos por ser guerreros muy fieros".

Alguien en ese momento lo llama. El profesor que le habita se arregla entonces el nudo de la corbata y se alista para intercambiar con un sustancioso auditorio sobre este y otros asuntos, igual de apasionantes. Me arriesgo entonces a la última pregunta, en el instante mismo del adiós.

¿Se considera usted un hombre martiano?

"Es lo más difícil. Estudiar a Martí, descifrar las claves que nos deja puede resultar mucho más fácil que convertirse en martiano. Me considero un sujeto que investiga a José Martí y que quiere ser martiano, no porque lo asuma como el ejemplo de perfección, ni como el santo que no fue, porque así no tuviese ni la pasión ni la fuerza que lo convirtió en el hombre que amo, sino porque siento que lo que deja y lo que inspira es tan alto que es difícil de alcanzar.

"El propio Martí dice que toda la vida del hombre es el reclamo al águila a que baje porque subir le cuesta. A mí me gustan los ejemplos altos, los arquetipos difíciles y es lo que veo en él. Por eso me considero alguien que observa el vuelo del águila".

Visto 1177 veces Modificado por última vez en Miércoles, 30 Mayo 2018 06:53

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found