Viernes, 08 Febrero 2019 06:03

Premio al arte de manos laboriosas

Escrito por Arbelio Alfonso González

"Colombia", Las Tunas.- Hace 10 años atrás, cuando el artesano Alexandri Milanés Montero, del municipio de Colombia, residía en La Habana, no tenía idea del arte de tejer muebles o cestas, mediante la fibra del conocido guaniquiqui, bejuco silvestre que se desarrolla en las márgenes de los ríos y cuyo nombre científico es Trichostigma octandrum.

Mucho menos dominaba que ese arbusto proliferara en los humedales de nuestra geografía; ni conocía de su peculiar flexibilidad o innumerables bondades para crear artículos, ni que luego de observar una butaca hecha de tal floresta se dedicaría desde entonces a ese quehacer, que adquirió empíricamente, pues en su familia nadie cultiva la tradición.

Con modestia y humildad este hombre nos comentó que, para aprender, primero hacía los muebles en miniaturas, se atrevió a repararlos en principio y pasó mucho trabajo porque no los armaba bien. Fue obteniendo habilidades y en unos años ya diseñaba las plantillas y poco a poco comenzó a ver el resultado de su esfuerzo.

Cuando regresó a su terruño natal se unió al grupo de artesanía de la casa de cultura de la localidad y posteriormente a la Asociación Cubana de Artesanos Artistas, en la que lleva algo más de tres años. Ahora tramita la incorporación de los dos hermanos que lo acompañan en las producciones de balances, butacas con conchas y sin estas en el espaldar, cestas y otros muebles, los cuales comercializan a través del Fondo de Bienes Culturales de la provincia.

Pero la mayor satisfacción la sintió hace unos días durante la Asamblea de Balance de la institución tunera, en la cual recibió el premio otorgado en esta categoría por el jurado de la Feria Internacional de Artesanía, Fiart 2018, efectuada a finales de diciembre en la capital cubana. En ese certamen expuso su colección y el lauro lo compromete a continuar creando con mayor calidad.

En tanto espera un nuevo pedido o una presentación comercial por medio del Fondo, Alexandri vuelve a la carga en el patio de la casa de su mamá, sita en Calle 12, número 23, entre 27 y 29, reparto El Triángulo, para seguir soñando con las fibras de guaniquiqui.

Visto 810 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Febrero 2019 09:56

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found