Jueves, 30 Mayo 2019 07:50

Arte abstracto, la confabulación

Escrito por Bárbara Carmenate (Crítica de arte)
Arte abstracto, la confabulación Foto: Yelaine Martínez Herrera.

Las Tunas.- Recientemente se celebró en nuestra ciudad el IV Encuentro de Arte Abstracto, en el cual participaron creadores procedentes de La Habana, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba y por supuesto, los locales.

El evento, auspiciado por el Proyecto La Cruzada, el Consejo Provincial de las Artes Plásticas y la Uneac, tiene como pretensión fundamental reivindicar esta expresión artística, que no siempre es valorada adecuadamente en todos los ámbitos, para ubicarla en el escaño que realmente merece.
Durante tres días, se realizaron talleres de pintura, inauguraciones de muestras e intercambios teóricos acerca del desarrollo del género en varias provincias y en Las Tunas. Las obras resultantes de esa primera actividad engrosarán la colección de La Cruzada y materializarán a su vez la iniciativa Abstractos en casa, que convierte en galerías a viviendas del reparto Santo Domingo, en esta ciudad, y así les hace comprender a sus moradores cuán enriquecedor espiritualmente puede ser el contacto directo con el arte.
Las exposiciones pictóricas comprenden las bipersonales de Liusan Cabrera y Henri Martínez en la galería taller de escultura Rita Longa; la rubricada por los maestros Eliade Ávalo y Alexander Lecusay en la Uneac, más una colectiva de asistentes a la cita, ubicada en el Consejo Provincial de las Artes Plásticas. Todas, abiertas hasta finales de junio, dan fe de cómo esta variante crea composiciones a través de líneas, colores y formas, cuyos referentes visuales pueden existir o no en el mundo real.
La Cruzada nació en el 2004, cuando se unieron promotores de este terruño interesados en dignificar y divulgar la manifestación. Desde entonces se han efectuado varios eventos, en los cuales han estado figuras como Pedro de Oraá, Premio Nacional de las Artes Plásticas 2015, cuyo legado aquí no solo se ha evidenciado en sus pinturas, sino con la transmisión de experiencias y enseñanzas, útiles para todos.
Asimismo, teóricos, críticos, escritores han aportado su impronta, como la de Luis García Peraza, autor del libro La abstracción en la pintura cubana, en cuya edición nacional se incluyen los fundadores del proyecto tunero, entre ellos Miguel Mastrapa Cruz, Leonardo Fuentes Caballín, Eliade Ávalo Rosales, Ronald Guillén, José Vega, Manuel Olivera Álvarez, José Mayo Peña y Roberto Reyes Vega, nómina que se ha enriquecido sustancialmente, durante estos tres lustros.
A estos encuentros les auguramos un futuro promisorio, los que incluso, pudieran devenir salón nacional, que aglutine las diversas vertientes del arte abstracto. Mas, para conseguirlo resulta ya imprescindible expandir su alcance hacia toda la sociedad, como verdadera contribución a mantener viva tan centenaria expresión artística, capaz de interpretar la realidad desde otra perspectiva: la imaginaria y sensorial. No por gusto la llaman jazz del color o libertador del espíritu.

Visto 301 veces

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found