Miércoles, 19 Junio 2019 07:08

La Uneac en Congreso: Una mirada a la creación y a la sociedad

Escrito por Amanda González, Pablo González López, Alejandro Pérez (Tomado de Cubadebate)

La Habana.- Según valoró Miguel Barnet Lanza, presidente de la Uneac, los procesos previos al Congreso fueron extensos y trepidantes, ya que la convocatoria fue lanzada en junio del 2018 y desde entonces se preparan para estas fechas.

Manifestó su optimismo ante los resultados, debido al método aplicado durante la convocatoria, el cual ha demostrado su eficacia en las estructuras, en el perfil de la organización y su fisonomía.

"Es un método mucho más inclusivo, más democrático porque toda la organización participa. Por lo menos en la capital, no hicimos reuniones con las asociaciones. Anteriormente eran llevadas a cabo en salas o teatros y eran muy duraderas por lo que se enrarecían un poco, el diálogo era menos fluido y a veces, se quedaban ciertos vacíos, caos, por decirlo de alguna manera.

La solución fue aplicar un sistema nuevo, el cual considero que ha sido el mejor hasta ahora y ojalá se quede para siempre, porque tiene una gran utilidad. Este va a la base, a las secciones", expresó el presidente de la Uneac.

"Treinta y cuatro de estas fueron muy participativas, muy intensas, donde todo el mundo dijo lo que sentía por la plena libertad que se defendía para decir las cosas. El debate fue fluido".

En dichas reuniones fueron escogidos los 150 delegados de la capital y en el resto de las provincias seleccionaron otros 100, para mantener el número de delegados en todo el país. Además fueron elegidos los candidatos al Consejo Nacional, el cual es uno de los órganos de dirección más importantes del gobierno de la Uneac.

"Debo reconocer que los resultados, en gran medida, se deben a la juventud, porque ellos han sido los artífices de estas transformaciones. Ya hay muchos jóvenes que forman parte de nuestra dirección. En comunicación, en imagen, en el trabajo de las comisiones".

Asimismo, Miguel Barnet expuso que también se han reunido con directivos de las instituciones del Ministerio de Cultura, de sus institutos y consejos, con los ministros.

"Ayer mismo tuvimos una reunión muy gratificante con la ministra de Educación, anteriormente con el titular de Dirección y Planificación y el ministro de Turismo. Estas reuniones han tratado asuntos difíciles, cruciales, porque nosotros en el tema de Cultura y Turismo tenemos nuestras opiniones y estas son escuchadas y eso es muy bueno".

"Las críticas constructivas entre organizaciones son para mejorar nuestros procesos productivos y la vida de la nación, porque nuestro proyecto es la Patria, la cual es una nación con características propias que debe tener un destino grande, trascendente. Tenemos que estar siempre tocando las nubes, sino estamos perdidos. Ese vínculo con las instituciones, la bifurcación de la Uneac hacia las instituciones, consolida la política cultural del país".

"La política cultural es como la identidad y esa solo la construye el tiempo. Se va fomentando, se va fraguando y el pueblo debe participar necesariamente. Nosotros somos parte de ese pueblo, somos pueblo, entonces tenemos el derecho de opinar sobre la política cultural. Cómo encausarla, fortalecerla, consolidarla y en ese sentido hemos trabajado todo este tiempo", agregó.

Dijo además, que eso era muy positivo porque la vocación de ellos parte de que la nación tenga la sustancia subjetiva de la Patria, que es lo más importante y eso lo habían aprendido de nuestro Líder Histórico, quien le dio dignidad a esta nación.

"Siempre he dicho que la Uneac era el Moncada de la Cultura, porque nosotros rompimos con la banalidad, con los subproductos culturales. Ese es el papel de la organización, tratar de forjar una nueva vanguardia, lo cual requiere su tiempo".

UN CONGRESO RIQUÍSIMO EN DEBATES

Luis Morlote, vicepresidente primero de la Uneac y, según lo bautizara Miguel Barnet, "alma organizadora del Congreso", destacó que la organización fue realizada por un equipo de trabajo compuesto por la comisión organizadora de La Habana y compañeros de las demás provincias.

"El Congreso comenzó con el propio lanzamiento de la convocatoria en junio del año pasado. Un mes después creamos los grupos que se unieron a las comisiones de trabajo. La Uneac crea, a partir del órgano de dirección elegido en el congreso, un grupo de comisiones que atienden temas que son transversales a todo el trabajo de las asociaciones relacionadas: el turismo, los medios, la enseñanza, el combate al racismo (el cual será tratado en este Congreso), entre otros".

Las comisiones, que tienen homólogos en todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, pretenden analizar todos los criterios. El proceso, caracterizado por Morlote como "riquísimo y con largas reuniones en las cuales se escuchó todo lo que todos tuvieran que decir" tuvo su fase más activa en las provincias.

Al decir del vicepresidente primero de la Uneac, estas reuniones no fueron selectivas pues participa la totalidad de los miembros. "La agenda de debate va desde el funcionamiento de la propia organización a los temas generales que tienen que ver con la relación de los escritores y artistas con la sociedad".

Según dijo, los foros tuvieron un carácter crítico y autocrítico y permitieron establecer las bases para el próximo equipo de dirección de la Uneac. También fueron analizadas varias soluciones posibles a diversos temas, muchos de los cuales no están relacionados con la cultura, ejemplo de ello es el turismo.

"Creamos seis comisiones que van a sesionar en el Congreso. Una relacionada con la creación artística y la interacción con las instituciones, porque tenemos que discutir qué arte estamos haciendo y cómo llevarlo a la población. En otra sobre la proyección social de la cultura, la cual analizará la educación, la relación entre arquitectura-ciudad-patrimonio y sobre el combate al racismo.

"Una tercera comisión sobre la cultura, los medios y las redes sociales, muy interesante pues las redes son esenciales en el debate que tenemos. Hay una comisión cuatro que discutirá el tema de la cultura, el turismo y el mercado, sobre cómo es la industria cultural cubana y cómo podemos explotarla de acuerdo con los intereses del país.

"Tenemos una quinta comisión que estuvo en el Séptimo Congreso, pero no en el octavo que analizará la proyección y necesidad de nuestras instituciones artísticas educacionales, la cual es la comisión de enseñanza artística. La última es la comisión de estatuto que evalúa la estructuración, funcionamiento y reglamento de la organización".

Tendrá lugar una antesala el viernes 28 de junio, particularmente cuidada y atendida por Miguel Barnet, dedicada a las figuras de Alicia Alonso y Nicolás Guillén. El día 29 se desarrollará la sesión de las comisiones de trabajo y el domingo una amplia jornada de debate plenario sobre los desafíos de la cultura cubana en los tiempos actuales; permitirá una reflexión colectiva del trabajo realizado por la organización en los últimos cinco años.

"Hemos comprobado que contamos con una organización viva, actuante, participante en el país. No en el espacio de la capital, sino en todo el territorio. Una organización referente en la programación cultural, y cuando no lo hemos discutido, de debate de tú a tú con las instituciones sobre cómo hacer mejor nuestro trabajo. La Uneac debe ser un espacio de intercambio y contrapartida con las instituciones aportando desde el papel y obra de los creadores".

AL CENTRO DE LA CREACIÓN

Durante su intervención en la Mesa Redonda, Lesbia Vent-Dumois, presidenta de la Asociación de Artistas Plásticos de la Uneac hizo referencia a los principales temas abordados en los debates de la Comisión de Creación Artística y Relación, a propósito del venidero Congreso de dicha organización.

Lesbia comentó también la importancia de volver a leer Palabras a los Intelectuales, documento de Fidel que recoge pautas importantes para la creación artística nacional.

En otro momento hizo mención a cómo con la llegada de los años 90 y el Período Especial hubo un desajuste en el trabajo las instituciones culturales y de los creadores, debido en gran medida, al cambio que sufrió la manera en que se veía el arte de manera general, "como pura mercancía y una forma de solvencia económica. Además del daño que sufrieron en aquel entonces manifestaciones artísticas como las artes visuales y la música con la aparición de elementos como la vulgaridad y chabacanería y se impidieron las programaciones de los teatros".

Antes de terminar su intervención precisó en la estrategia de su Comisión para acercar a los creadores a las instituciones y resaltar el papel que deben tener las mismas a la hora de trabajar con los creadores. También expuso sobre cómo orientar el trabajo con sus directivos con el objetivo de evitar el intrusismo y a la vez, servir de ayuda a la creación artística de manera general, "pues hoy en día existen algunas manifestaciones artísticas y artistas que no cuentan con todo el apoyo por parte de las instituciones y por ende se siente desmotivados".

Entre tanto, Pedro de la Hoz, al frente de la Comisión de Cultura, habló sobre los principales temas que se han discutido en dicha comisión. Uno de esos problemas, dijo, es la gran insatisfacción que existe actualmente por parte de los públicos con respecto a la mala programación que realizan las instituciones, "lo que impide que los artistas lleguen de manera más directa a los consumidores. Lo que puede traer acarreado la formación o deformación de los gustos actuales por parte de los públicos".

Otro de las dificultades a las que se refirió es con respecto al ámbito familiar y escolar, espacio donde la apreciación de valores éticos y estéticos permite una formación de la inteligencia, de ahí que la educación sea un tema de vital importancia en los debates.

Pedro de la Hoz hizo referencia al valor del trabajo comunitario en el que la Uneac juega un papel primordial. En este aspecto hizo mención a la calidad del arte que se lleva hacia las comunidades y también la sostenibilidad, problemas que golpean este proceso.

Antes de concluir se refirió a la importancia de una sociedad inclusiva, donde primen los valores éticos y la democracia participativa y en donde no exista ningún tipo de discriminación, ni por orientación sexual ni color de piel.

"En eso el arte, los artistas y la cultura son decisivos para lograr esto y así lo ha demostrado la vanguardia intelectual cubana con el gran compromiso que han contraído con la sociedad cubana en general y además de ser poseedores de una gran sensibilidad artística, lo que nos distingue como sociedad y por la cual debemos perfeccionarnos más".

Visto 286 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Junio 2019 09:26

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found