Martes, 27 Febrero 2018 13:26

István Ojeda: un Quijote nuestro (+podcast)

Escrito por Yuset Puig Pupo

Las Tunas.- Estaba con colegas y amigos cuando lo sorprendió la noticia. Incluso entre algún que otro tintineo. E hizo un gesto peculiar, eso de apretarse fuerte la pierna y después dar golpecitos sobre la mesa. Una cosa muy suya. Ipso facto la emoción eclipsó a todos: István Ojeda Bello traía a 26, el Premio Anual Juan Gualberto Gómez.

Este muchacho de 36 años, una suerte de Quijote nuestro, no solo sobresale por ser galardonado en la categoría de Periodismo Digital y la excelencia de combinar historias con diferentes recursos y plataformas multimediales. Sus molinos son acaso más sencillos o grandes. Tiene la debilidad de desnudar a Las Tunas, constantemente, y hurgar en cualquier cosa que los lectores quieran saber.

Quienes lo conocieron en sus tiempos del Ipvce Luis Urquiza Jorge no sospecharon que se inclinaría por el Periodismo. Era más de los números, de buscar el 101 en las pruebas de Matemáticas. Para él mismo fue una sorpresa.

"Esa pregunta me la hizo mi hija Isabel hace como un mes. ¿Por qué Periodismo? Pura casualidad. El día de la prueba de aptitud fui allí como un reto y después de pasar el examen me dije: voy a estudiar esta carrera, aunque mis nociones no fueran más allá de leer a Pastor Batista y de haber escrito Guerra de los tacos, una especie de crónica o composición en la prueba para entrar a la vocacional.

"Le di la noticia a mi papá y vino acompañada de un gran compromiso. Entonces empecé a vislumbrar cómo era la profesión. Al revés. No fue un sueño acariciado, pero al final era lo que yo quería ser. En la Universidad descubrí el encanto de escribir, de encontrar las palabras para decir lo que uno tiene atorado.

"Como reportero tengo mis abrevaderos: cada día me plantea algo diferente. Hoy estoy en Guayabal conversando de platos tradicionales con una mujer maravillosa y la semana próxima veo cómo se fabrica el ron. No me imagino cómo sería trabajar en una fábrica, con las mismas rutinas, invariablemente".

En la vida de István el periódico Universitario tiene un pedacito que siempre late. Trabajó mucho cuando aquel se convirtió en digital. Allí aprendió a llegar a estudiantes y profesores desde los formatos no tradicionales, a actualizar todos los días los contenidos. Asegura que más del 60 por ciento de los conocimientos que adquirió en la Universidad le llegaron a través de ese espacio, entre los rostros de un equipo entrañable de amigos.

"En los últimos 10 años yo he tenido un mayor acercamiento al Periodismo Digital. Pasé de tener una visión panfletaria a una más objetiva de los procesos. Nosotros no solo estamos en las plataformas para llevar al mundo la realidad cubana. Sí, eso hace falta, pero tenemos que hablar de las personas que están aquí mismo en Cuba, de sus problemas, los fenómenos que les afectan, sus preocupaciones".

István gusta mucho de escribir temas que otros rehúyen como la política internacional y la economía. Es apasionado en los discursos, cabal con sus ideas y cuando se molesta, se molesta. Siempre está cocinando algún proyecto, aunque se desaparezca de la Redacción.

Este premio no es causa del azar. Es el resultado de su olfato, tenacidad; de ser un hombre multimedial, si eso existe, que escribe y siente en fotos, audios, videos, líneas de tiempo, infografías y muchos otros lenguajes que afloran en las madrugadas.

"No espero un gran tema para redactar. No me gusta pensar demasiado. Prefiero los pequeños momentos. La vida me ha enseñado que hay que gozar los detalles para que valga la pena. Uno puede escribir, por ejemplo, un comentario aparentemente intrascendente sobre un libro, después el autor, que vive muy lejos y es de otra cultura, agradece la osadía y eso es gratificante. Aprendí también que lo más importante no es que las personas estén o no de acuerdo con uno, sino que lean y piensen en el tema que tú llevaste a su mesa".

Recuerda las circunstancias que le hicieron conocer a Eduardo Dimas. Gracias a un concurso sobre la realidad de América Latina otorgado por la fundación Guillermo Torriello tuvo la oportunidad de acercarse al que él considera su mentor en los temas de opinión. Me cuenta cómo las conversaciones que sostuvieron fueron un faro en su comprensión de temas cruciales de la política internacional.

No le gusta hablar de premios. Aunque ya ha sido galardonado con una mención antes en el "Juan Gualberto Gómez", en la misma categoría; en el de fotografía Lente Joven y otros certámenes como el "Ubiquel Arévalo", en la provincia.

Tiene la canción Papel en blanco de Buena Fe como un atisbo del drama propio. Isabel es la princesa suya, que colorea con preguntas y anécdotas todos sus días. Y deja ver otras pasiones. Como quien, por un período corto, lo inspiró a escribir crónicas, y todavía lo hace, aunque ya no le salgan de tan adentro. Se considera un hombre que "trata de esconder el alma, aunque al final siempre se le ve".

István ofrece una brisa fresca para encontrar nuevas formas de hacer el periodismo de estos tiempos. Desde cualquier plataforma, y con múltiples recursos, pero fiel a su verdad. Y para nosotros, la Redacción de 26, es un orgullo y un gran amigo. 

Visto 3087 veces Modificado por última vez en Miércoles, 28 Febrero 2018 12:47

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Roberto Rivero

    Felicitaciones para Itsvan, un periodista consecuente con su tiempo y su realidad.

    Like 0 Short URL: