sismos393

Según estudios del doctor en Ciencias Bladimir Moreno Toirán, en los últimos 50 años han ocurrido en el Caribe ocho sismos de magnitud mayor a 7, y de ellos siete han sido en los últimos 13 años en los puntos reflejados en el mapa, lo cual muestra la activación de la región en este último tiempo. (Imagen tomada del Cenais)

Santiago de Cuba.- Una vigilancia constante de 24 horas mantiene el Servicio Sismológico Nacional, del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), ubicado en esta ciudad, con relación al sismo de magnitud 7.1 en la escala de Richter, ocurrido el pasado martes a unos 125 kilómetros al suroeste de Cabo Cruz, provincia de Granma.

Según el doctor en Ciencias Bladimir Moreno Toirán, presidente del Consejo Científico del referido centro, en las últimas 26 horas de ocurrido el evento se han reportado más de 500 réplicas, distribuidas en dos zonas de la Falla Oriente, que se extiende desde Isla Caimán (pasando por el sur de Cuba) hasta el norte de Haití.

La primera de la zona localizada justo en el epicentro del sismo principal reporta apenas un 30 por ciento de esos movimientos sísmicos, mientras con el 70 por ciento aparece la segunda en la zona de Isla Caimán, como resultado de la activación de otro segmento de la Falla Oriente, distante a más de 200 kilómetros del territorio nacional.

Moreno Toirán explicó que dada la lejanía del foco principal, ese mayor número de sismos no pueden considerarse réplicas del terremoto de 7.1, el cual tiene una longitud de ruptura aproximada de unos 60 kilómetros, y aunque han llegado hasta 6.1 Richter no han sido perceptibles por su lejanía respecto a Cuba.

Ante el interés de la población por saber cuánto pudo haber sido la mayor o menor magnitud en una provincia u otra, el especialista precisó que la magnitud es un parámetro único y se corresponde con la energía que se libera en el foco o epicentro del terremoto, de ahí que lo que realmente se percibe en un punto determinado es la intensidad, que en escala de xii grados refiere los efectos del evento.

Como en el día anterior había expuesto el investigador, por la fuerza del terremoto al suroeste de Cabo Cruz podrían activarse también zonas más cercanas al sector suroriental, donde históricamente han ocurrido los más fuertes sismos que han afectado a Cuba, y que en los últimos dos años se ha comportado con baja sismicidad respecto a la media histórica.

El doctor Moreno Toirán dijo a Granma que especialistas del Cenais comenzarán este jueves un recorrido por las costas surorientales, desde Santiago de Cuba hasta algo más allá de Cabo Cruz, a fin de determinar in situ cualquier indicio de posible afectación en inmuebles, costas y el terreno en general de los efectos del sismo de 7.1 y sus réplicas.

La citada vigilancia al comportamiento sísmico, así como la inspección que se llevará a cabo, resultan determinantes para la información trasladada a las autoridades en toda la nación, y la que se brinda a la población, para que unos y otros puedan oportunamente adoptar las medidas que cada situación requiera.

Escribir un comentario