Imprimir
Visto: 908

dc162591

Durante el debate, Vladimir Regueiro, viceministro primero del MFP, llamó la atención sobre la necesidad de eliminar trabas que limitan los aportes del sector empresarial

La Habana.- Maximizar los ingresos al Presupuesto, potenciar el ahorro y la racionalidad de los gastos, mantener la observancia estricta de los precios y combatir las indisciplinas y la evasión fiscal figuran entre las prioridades del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) y de cuyos resultados positivos depende buena parte del avance del país.

Así trascendió este sábado durante la celebración de la reunión de trabajo anual del organismo, en la que participaron Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República; Manuel Marrero Cruz, primer ministro y los viceprimeros ministros Alejandro Gil Fernández, titular de Economía y Planificación, y Ricardo Cabrisas Ruiz.

Asistieron, además, el miembro del Buró Político Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Jorge Luis Cueva Ramos, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; así como otros funcionarios del Partido y el Gobierno.

Un ambiente favorable de trabajo que se va consolidando, mayor alcance en las relaciones del Ministerio con las direcciones provinciales y municipales y una participación superior de los jóvenes, que denota su crecimiento profesional, es lo que se aprecia tras esta jornada de balance, aseguró Díaz-Canel, al tiempo que convocó a seguir trabajado con intencionalidad la política de cuadros, vinculada estrechamente con la labor ideológica.

Este organismo, subrayó, como rector de las políticas fiscal, tributaria, de precios y seguros, tiene un notable protagonismo en el ejercicio legislativo emprendido por el país. Y también les toca jugar un significativo papel, reiteró, en otro de los frentes estratégicos de Cuba: la batalla económica, que supone identificar todas las trabas que frenan el desarrollo.

El mandatario también llamó a mantener las medidas de ahorro para "seguir resistiendo, luchando y encontrando salidas emancipadoras".

Respecto a la ejecución del presupuesto, reconoció el aumento durante el 2019 del déficit presupuestario, "año en que osadamente decidimos el aumento salarial del sector presupuestado". Pero ese déficit, acotó, no fue por más gastos, sino por el incumplimiento de los ingresos.

En ese sentido, enfatizó en la necesidad de continuar gestionando, por un lado, cómo se exportan más servicios, a pesar de la campaña de descrédito emprendida por el Gobierno norteamericano contra Cuba y, por otro, lograr cumplir con la circulación mercantil minorista planificada.

Sobre este aspecto en particular, reiteró que "no vamos a asumir pérdidas en las empresas de Comercio y Gastronomía". Hay que exigir la conciliación y el control diario, en pos de romper la cadena de cuentas por pagar entre entidades, así como evitar los delitos y las ilegalidades.

Pero estas dificultades, apuntó, no se resuelven desde el Ministerio; esta es la batalla de los territorios y hay que aplicar la legalidad que no estamos defendiendo y protegiendo como debemos.

En cuanto a los ingresos, resaltó, hay que buscar más gestión administrativa y estímulos a la producción nacional. Todo el tiempo, señaló, descubrimos potencialidades productivas a lo largo y ancho del país, con más o menos eficiencia, pero si no lo hacemos nunca vamos a lograrlo.

El incremento de la recaudación tributaria, el enfrentamiento a las ilegalidades, el cobro oportuno de los adeudos, y la necesidad de ser más eficientes en el otorgamiento de los subsidios, fueron otras de las orientaciones del mandatario.

A su juicio, "no podemos ceñir los análisis al cumplimiento o no de los planes, el plan es lo mínimo que podemos hacer, hay que evaluar la recaudación y los ingresos por las potencialidades".

Díaz-Canel comentó, además, entre las acciones de relevancia, la ampliación del mercado de deuda pública, y los análisis estrictos para quitarle al Presupuesto gastos que no son esencialmente presupuestarios. El Presupuesto está en lo fundamental para defender las conquistas sociales de la Revolución.

El tema precio, catalogado aún como una asignatura pendiente, también motivó reflexiones del Jefe de Estado. "Hay que cambiar el método de formación de precios del país, pues existe mucha distorsión y desactualización en las fichas de costo. Hay que encontrar la adecuada relación entre lo que debe estar centralizado y lo que no, para estimular los niveles productivos, mediante una política de precios más integral y contemporánea".

La actualización de la política de seguros, en busca de mayor eficiencia y credibilidad de las personas; el fortalecimiento impostergable de la contabilidad; la búsqueda urgente de mecanismos económicos financieros para sustituir los administrativos y el apoyo a todo lo anterior con una mayor gestión administrativa y mejor control, desde una actividad de inspección coherente, limpia y honesta, también marcan las prioridades, al decir del Presidente cubano.

Y también resulta necesario, en palabras de Díaz-Canel, hacer más transparente el uso y destino del Presupuesto, en aras de lograr mayor participación y control popular; así como incrementar el vínculo con la academia, con el objetivo de poner la investigación científica en función de resolver los problemas.

MAXIMIZAR LOS INGRESOS Y POTENCIAR LA RACIONALIDAD EN LOS GASTOS

Durante el 2019, según el informe presentado, el reto más importante que enfrentó la ejecución presupuestaria fue la aplicación, en el segundo semestre del año, del incremento de los salarios en el sector presupuestado, el cual requirió más de cuatro mil 400 millones de pesos.

También se potenció el trabajo hacia los ingresos para atenuar el déficit en la recaudación, debido al comportamiento desfavorable de la circulación mercantil minorista y de las utilidades empresariales. En ese sentido, sobresale el desempeño de las provincias de Santiago de Cuba, Cienfuegos y La Habana.

Entre los principales resultados del año que recién concluyó destacan:

1. Los trabajos vinculados con el ordenamiento monetario.

2. Elaboración, de conjunto con otros organismos, de un programa de medidas para fortalecer la contabilidad.

3. Actualización de las normas y procedimientos de las relaciones financieras de las empresas con el Presupuesto, entre las que figuran el reconocimiento como inversiones a los gastos de investigación, desarrollo, innovación y capacitación que se financian con reservas de utilidades; incremento hasta cinco salarios el límite de la distribución de utilidades a los trabajadores y reconocimiento como ingresos de las empresas estatales los dividendos que obtienen por su participación accionaria en sociedades mercantiles.

4. Emisión de regulaciones de control de precios con el propósito de no anular la capacidad de compra de la población tras el aumento salarial.

5. Avance en la implementación de medidas para revertir el impago de los tributos, fortalecer la gestión de los ingresos y enfrentar la evasión fiscal, tales como: retiro de autorizaciones, cierre de establecimientos e incremento de las cuantías de las multas por incumplimientos tributarios e implementación de facilidades de pago para los contribuyentes.

LOGRAR UNA POLÍTICA DE PRECIOS ÚNICA E INCLUSIVA

Luego de la presentación del informe, Yahily García Poma, directora de Política de Ingresos del MFP, hizo referencia a la necesidad de perfeccionar los modos de captación de los ingresos al Presupuesto, labor en la que deben integrarse las autoridades de los territorios y, a su vez, volvió la mirada en torno a la implementación de la Ley Tributaria, teniendo en cuenta el volumen de ingresos que se captan por esa vía.

Por su parte, Yanina Guerra, directora provincial de la Oficina Nacional de Administración Tributaria en Cienfuegos, significó el trabajo desplegado, de conjunto con la PNR, en el enfrentamiento a las ilegalidades y la evasión fiscal, no solo por la pérdida recaudatoria que entraña sino porque se trata de un mal incompatible con la sociedad cubana.

Sobre las trabas financieras y de precios que limitan el desempeño eficiente de la empresa estatal socialista, intervino Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero del MFP.

Estas, según los análisis realizados, guardan relación, entre otros aspectos, con la creación de reservas voluntarias, la distribución de utilidades a los trabajadores, la simplificación del sistema de planificación presupuestaria y la descentralización de las facultades de aprobación de precios.

Hoy, dijo, la elaboración del plan de ingresos está impactado por un exceso de burocracia financiera que se traduce en limitaciones.

Justamente sobre el cumplimiento de la descentralización de precios versó la intervención de la viceministra del MFP, Lourdes Rodríguez. Esta medida, reconoció, ha tenido un camino torcido, no por la medida en sí sino porque no hemos sabido controlar bien su aplicación.

Es cierto, puntualizó, que hoy se incumplen determinados precios regulados, de ahí la necesidad de fortalecer el sistema de inspección, no desde la postura de hacer más inspecciones, sino de hacerlas con calidad, de modo que den respuesta a las insatisfacciones y a las irregularidades detectadas.

También el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación Alejandro Gil Fernández, hizo diana en varios temas prioritarios.

Para analizar el incremento de los ingresos, aseguró, hay que tomar en cuenta dos reservas fundamentales: los recursos que hoy se desvían y los que no se recaudan, debido a la evasión fiscal, cuya solución, en ambos casos, depende de nuestro rigor y disciplina.

Y como tercer elemento decisivo en materia de ingresos figura, a su juicio, la implementación de políticas fiscales y estrategias económicas que permitan incrementos productivos y se conviertan en fuentes de ingresos naturales al Presupuesto.

En cuanto a los gastos, apuntó, es esencial el ahorro, en particular el tránsito del concepto a cómo se puede medir desde indicadores económicos y financieros.

Y sobre los precios, agregó, urge proyectar una política de precios única e inclusiva y no en función de los tipos de propiedad. "El Gobierno tiene el derecho y el deber, en beneficio del pueblo, de dictar políticas de precios que guíen tanto al sector estatal como al no estatal".

Todo ello, aseveró, es imprescindible para imponernos al bloqueo y alcanzar las metas previstas.