Imprimir
Visto: 1743

balance turismo097

La Habana.- El presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez participó en el balance de la gestión desempeñada en el 2019 por el Ministerio de Turismo, sector que más aporta a la economía del país, y que a su vez requiere de diversos e importantes recursos financieros y humanos para enfrentar los avatares de un año en el que Cuba ha sido víctima de numerosos ataques y prohibiciones por parte del Gobierno de Estados Unidos.

“El turismo es el sector que más aporta al país, y cuando deja de aportar se siente en la economía. Debemos ser capaces de brindar una estancia de bienestar con un trato amable y para eso tiene que haber un pensamiento innovador con mucha creatividad, cultura del detalle, mostrando lo cubano como un sello que nos identifique. Para eso necesitamos más preparación, más sensibilidad, compromiso y mejor gestión empresarial”, expresó el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en el Balance de la Gestión Anual del Ministerio del Turismo.

Asistieron a este encuentro, además, Manuel Marrero, primer ministro, Mercedes López Acea, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Juan Carlos García Granda, titular del Mintur, entre otros invitados.

En el informe de lo realizado en el 2019, el ministro del ramo reafirmó que fue un año complejo para el Turismo como consecuencia del recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos, las medidas implementadas por la administración de ese país para limitar aún más los viajes a la Isla y las propias insuficiencias del sector.

Temas relacionados con la calidad en el servicio, la necesidad de mostrar la historia, la cultura, la imagen Cuba, las inversiones, la recuperación de habitaciones, la utilización de las herramientas de nuevas tecnologías y redes sociales, así como mantener los sistemas de seguridad y protección, fueron algunos de los aspectos tratados.

“El año que estamos analizando, fue un año brutal en materia de sanciones y la actitud del Gobierno de Estados Unidos hacia Cuba superó las etapas anteriores en lo que se refiere a amenazas, injerencias y medidas aplicadas para asfixiar nuestra economía”, manifestó el Presidente cubano.

“No podemos detenernos a pensar en lo que no llega porque lo han prohibido, hay que ver cómo trabajamos los segmentos que vienen de mejor manera para que vengan más, se sientan mejor y poder así fortalecernos en medio de esta situación”, dijo Díaz-Canel, y agregó que aún existen brechas, espacios que no aprovechamos bien para contrarrestar estos constantes ataques y prohibiciones.

“Aunque no se cumplió el plan previsto, haber alcanzado la cifra de más de cuatro millones 275 mil 561 turistas en medio de esa situación de bloqueo, es una victoria y creo que es un mérito que tiene el Sistema de Turismo en nuestro país. Ahora en medio de esas circunstancias tenemos que seguir trabajando orientándonos en la calidad en los servicios”, dijo el Presidente cubano.

 El primer ministro, Manuel Marrero en sus palabras finales recalcó que debemos ver al turismo como un sector que ingresa a la economía del país para muchos de los beneficios sociales que recibimos todos. Hizo un breve recuento de las nuevas disposiciones que se aplicaron en el país el pasado año y se refirió a las prioridades nacionales en los diferentes aspectos que se encadenan con el turismo.

Insistió Marrero en que a pesar de todas las restricciones, el turismo no se ha amilanado, no ha tomado estas medidas como un pretexto y ha seguido adelante buscando iniciativas. Dijo que debemos prepararnos para enfrentar las posibles provocaciones, pues el enemigo no se va a detener y hay que estar alertas y unidos. Destacó como prioridad la defensa del país desde cada puesto de trabajo.

Marrero recomendó avanzar más en el Comercio Electrónico, y aunque se han dado pasos de avances, es preciso insistir en este aspecto, así como en la mejoría de la conectividad en las instalaciones, y agregó que es preciso seguir automatizando los sistemas y servicios del turismo.

Acerca de la calidad de los servicios reconoció que se ha avanzado, pero todavía existe una matriz de opinión afirmando que aún hay sitios donde la calidad no es buena. Se refirió al tema de la comida a propósito de la intervención en el balance de Eddy Fernández, presidente de la Asociación Culinaria de Cuba, quien salió en defensa de la comida cubana como algo que debe estar de manera permanente en todas las instalaciones.

Eddy Fernández intervino para hacer un llamado a la necesidad de vender la cocina cubana como parte de nuestra identidad. Dijo que en los hoteles se hace un día dedicado a la comida cubana, y considera que comida cubana tiene que estar presente todos los días. A veces hay ausencia incluso en el producto del imagen Cuba se vende cultura de arte, de playa, pero no se promueve la comida cubana, aseguró.

María del Pilar Macías, directora nacional de Operaciones y Calidad, habló de la categorización de los hoteles y subrayó que si no hay calidad no hay comercialización. Existen hoteles con niveles de satisfacción elevados, pero hay otros que no. Defendió el tema de la seguridad como un elemento que debemos preservar en todos los aspectos de la calidad tanto en protección como seguridad de los alimentos, protección hacia el medio ambiente...

Joel Báez, representante de los arrendatarios ante el Mintur en Matanzas, habló de un gran número de insatisfacciones y de cómo el recrudecimiento del bloqueo está afectando a los no estatales. Consideró como un paso de avance la capacitación del personal no estatal para que se multipliquen y mejoren los servicios. Dijo que están enfrentando un problema con el transporte, pues lo que se les ofrecen son taxis de alto confort y los clientes no los pueden pagar, con lo cual resulta agotador transportarlos. “Cuando un cliente da una opinión negativa, no solo es desfavorable para los no estatales, también lo es para el país”, dijo.

Otro tema de gran interés que fue debatido, fue la necesidad de exigir más al control interno, y tomar medidas urgentes, pues este es un asunto que afecta a todas las actividades en sentido general.

En otro momento, el primer ministro habló de la necesidad de incrementar la vida nocturna tanto en los hoteles como en las extra hoteleras, son muchos los turistas que demandan estas opciones. Llamó a generar más ofertas en este sentido.

Sobre el tema ahorro dijo que todavía hay espacios donde se pueden aprovechar más los recursos, y advirtió que cualquier ahorro debe hacerse sin afectar el dinero que está destinado a la comida y al mantenimiento, dos actividades que deben respetar especialmente la calidad. Exigió más exigencia en el control interno, cada vez que hay un robo -afirmó-, de alguna manera se afecta el servicio.

Trató el tema de las inversiones y los negocios como algo que debe continuar, consolidar los existentes y buscar nuevos, así como exigirle a las administraciones extranjeras más comercialización y mejores resultados.

El trabajo con el sector no estatal en el turismo es clave -precisó Marrero-, “los servicios de paladares y el alojamiento en las casas privadas es una cuestión que deber seguir potenciándose”.

Desde su posición gubernamental, Manuel Marreo afirmó: “Continuaremos respaldando este sector porque es estratégico para el desarrollo del país y sabemos que ustedes están pensando en Cuba y como país”.

Durante el balance se informó que el mercado interno sobrecumple el plan de turistas-día en un 15,6 por ciento y crece un 11,1 por ciento; lo cual es el resultado de las ofertas realizadas en el verano, para que la familia cubana disfrutase de sus vacaciones en las instalaciones turísticas.

Rusia ha sido durante el año 2019 el mercado con mayor crecimiento en la emisión de visitantes a Cuba, al crecer un 30 por ciento y posicionarse como la cuarta nación con mayor volumen de visitantes al destino.

La imposición de medidas del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba repercutió en el arribo de visitantes al destino, recibiéndose en 2019 un total de cuatro millones 275 mil 561 visitantes, lo cual representa un decrecimiento del 9,26 por ciento con relación al año anterior.

Las obras terminadas en el 2019 permitieron poner en explotación dos mil 981 nuevas habitaciones, entre los hoteles Prado y Malecón, Internacional de Varadero; Kempinski y Muthu, en Cayo Guillermo; así como en hoteles Encanto en La Habana, Sancti Spíritus, Camagüey, Gibara (Holguín) y Santiago de Cuba.

Para el año 2020 se ha planificado concluir con el arribo de cuatro millones 500 mil visitantes; para lo cual se continúan evaluando e implementando medidas que estimulen el flujo de turistas extranjeros.

El análisis del trabajo del Mintur se centró en temas como:

Política de cuadros y la promoción de jóvenes capacitados
Comercialización del producto turístico explotando las nuevas tecnologías
Enfrentar con originalidad la agresividad del bloqueo de EE.UU. contra Cuba
Comercio electrónico con promoción de ofertas
La calidad del producto y de los servicios
Satisfacción del cliente
Las inversiones
Control interno
Encadenamientos productivos