dc163171

Asistieron al encuentro Miguel Mario Díaz-Canel Bemúdez, presidente de la República, y Manuel Marrero Cruz, primer ministro

La Habana.- La inclusión de nuevos rubros en el mercado internacional, diversificar el destino de las exportaciones cubanas, sustituir importaciones aprovechando las potencialidades productivas del país, pero sobre todo buscar la sostenibilidad a los proyectos de inversión extranjera (IE), con la premisa siempre de generar divisas y no afianzarse en aquellos negocios que a la larga no son factibles y terminan endeudándonos, es lo que Cuba y su economía necesita.

Este fue, sin dudas, uno de los principales llamados de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República de Cuba, durante la reunión de trabajo correspondiente al balance anual del Ministerio del Comercio Exterior e Inversión Extranjera (Mincex).

Asistieron además al encuentro Manuel Marrero Cruz, primer ministro; los viceprimeros ministros Ricardo Cabrizas Ruiz y Alejandro Gil Fernández, titular del Ministerio de Economía y Planificación; Ulises Guillarre de Nacimiento, miembro del Buró Político y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba; Gladys Bejerano Portela, contralora general de Cuba, Jorge Cuevas Ramos, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Rodrigo Malmierca Díaz, titular del Mincex; entre otros invitados.

Hay que revitalizar las maneras y modos de hacer negocios, señaló el mandatario cubano. No es negar los principios con los que se hacía inversión extranjera anteriormente, pero sí adecuarlos al contexto actual. En tal sentido, dijo, apoyamos el concepto de no centrarse solo en los convenios gubernamentales o las grandes corporaciones, sino también orientarnos al intercambio con las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y las cooperativas.

Según Díaz-Canel haber creado nuevas estructuras de administración y gestión en las provincias ha permitido, entre otras fortalezas, conocer mejor las posibilidades de IE en cada territorio, lo cual debe aprovecharse mejor, en tanto urge crear una estrategia para orientar y preparar a los productores y posibles exportadores en las técnicas de negociación.

Por su parte, Manuel Marrero, abordó la necesidad de eliminar las burocracias que a veces se convierten en obstáculo para la aprobación de nuevos negocios y la tramitación de todos los permisos que su establecimiento conlleva.

Asimismo, urge seguir identificando nuevas posibilidades de exportación y, dentro de este esquema, explotar más las oportunidades de exportación de servicios pues, si bien tenemos la experiencia con el Sistema de Salud, todavía puede hacerse mucho más, aseguró.

"Ratificamos la política de que todo aquel que exporte tiene que ver reflejado en su economía tal resultado. El que produjo un bien exportable tiene que recibir la mayoría de la ganancia tras la acción comercial, pues esto no solo le permitirá mejorar sus condiciones de vida, sino también comprar aquellos insumos para que su actividad crezca".

Según precisó, poco a poco empieza a desmontarse la mentalidad importadora que invadió durante una época al Sistema Empresarial. En tal cometido, debemos defender la noción de importar solo lo necesario, y potenciar la industria nacional con encadenamientos más eficientes.

Buscar nuevos proveedores; insistir en que la concentración de compra no funciona en ningún escenario económico; apostar por una mayor flexibilidad en función de que las empresas cubanas puedan adquirir los recursos que necesitan para su desarrollo; así como informatizar todos los procesos y gestiones comerciales para que así cualquier entidad en el mundo pueda acceder a las oportunidades de negocios que se crean en Cuba, fueron temas que centraron el análisis conducido por el primer ministro.

En relación a la cartera de oportunidades del Mincex, insistió en que esta no puede ser una camisa de fuerza y debe actualizarse constantemente, en tanto, debe prestarse mayor atención a la eficiencia de los negocios de las empresas mixtas.

Respecto a esto último, Manuel Marreo, consideró que muchas veces estos consorcios no tienen condiciones para importar sus materias primas y el Estado tiene que asumir tal gasto, cuando lo útil sería que emprendieran proyectos de exportación que les permitieran desarrollarse y equiparse, con sus propios ingresos. Algo parecido sucede, agregó, con las empresas mixtas que no acaban de constituirse o no logran los resultados esperados, y resulta ineludible, en estos casos, acelerar su liquidación.

Como líneas de trabajo permanente, recordó, está el fortalecimiento de la estructura de cuadros, el vínculo con los jóvenes, además del pensamiento fresco e innovador para enfrentar los retos que depone el 2020, un año que igualmente será complejo.

DIVERSIFICAR LAS EXPORTACIONES Y ENCADENAR LA INDUSTRIA NACIONAL

Según el informe que presentó Rodrigo Malmierca Díaz, titular del sector, urge eliminar los problemas que persisten en la cadena puerto-transporte-economía interna; perfeccionar las estrategias de cobertura de riesgos; aprovechar las preferencias arancelarias; diversificar las exportaciones; incrementar los flujos de financiamiento proveniente de diferentes fondos; así como consolidar la puesta en funcionamiento de las dos ventanillas únicas, la del comercio exterior y la de inversión extranjera.

Al limitado acceso a los recursos financieros, la insuficiente sistematicidad y chequeo a los acuerdos establecidos y la persecución a las transacciones económicas financieras por el bloqueo de Estados Unidos, se la añade también como trabas al impulso del sector la poca diversificación de las exportaciones, la falta de incentivos y de garantías mercantiles, las demoras en los procesos de negociación, y los errores en la concepción de los negocios.

No obstante, el contexto impone nuevos retos y ser más proactivos, aseguró el ministro. "Debemos estar preparados no solo para cumplir tareas sino también para ver las oportunidades y actuar ante escenarios adversos, lograr dinámicas más flexibles, mayor coordinación interna y hacia otras entidades, asegurar el cumplimiento el plan de la economía, especialmente lo vinculado a las exportaciones que tanto impacto tiene en las actividades previstas, y optimizar la efectividad en la gestión y utilización de los recursos que vienen del exterior".

Como resultado positivo, vale destacar, durante el año precedente se evidenció un cambio de mentalidad respecto a la IE, en tanto se privilegia esta actividad frente a la propensión de utilizar créditos externos que repercuten en un mayor endeudamiento.

Durante 2019, se identificaron nuevas oportunidades de inversión extranjera que condujeron a la aprobación de 34 nuevos negocios, detalló Malmierca Díaz. Asimismo, se creó el mapa de las exportaciones cubanas, con productos consolidados, en desarrollo y en fomento, lo cual permitirá establecer cadenas de valor donde estén presentes tanto los productores, como comercializadores, centros de investigación e innovadores, además de elevar el nivel de calidad y competitividad.

Según Ileana Núñez, viceministra del Comercio Exterior, siguiendo estas líneas de trabajo, resulta imprescindible consolidar las relaciones económicas con el grupo de países priorizados, pero también potenciar los vínculos con otras naciones, enfocados a la promoción de las oportunidades de negocios en Cuba y la diversificación de bienes y servicios.

En tal propósito, de conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y el trabajo de nuestras embajadas y misiones permanentes, estamos implementado acciones para identificar nuevas oportunidades de negocio y cooperación que permitan avanzar en la batalla económica e incrementar las exportaciones, agregó.

A eliminar las burocracias a la hora de ejecutar los proyectos de inversión extranjera, que estos sean sostenibles y que logremos encadenarlos con los polos de desarrollo que tiene el país y que actualmente no explotamos en su totalidad, convocó, por su parte, Deborah Rivas, directora general de IE.

Respecto a la informatización de los procesos, Anabel Reloba, directora Ventanilla Única de Inversión Extranjera (VUINEX), expresó que la puesta en funcionamiento de las oficinas de tal sistema en enero de este año, contribuirá a perfeccionar el trabajo y eliminar las dificultades internas que aún existen para el desarrollo de los proyectos con capital extranjero.

Aunque ahora mismo estamos solo de manera presencial, el propósito es hacer más expeditos, menos costosos y ágiles todos los permisos, autorizaciones y licencias para ejecutar los proyectos, conectada a todo el país mediante un software que desarrolla la Universidad de las Ciencias Informáticas.

Escribir un comentario