Imprimir
Visto: 2165

horario verano cuba

La Habana.- Desde las 12:00 am  los relojes en Cuba se adelantaron una hora y comenzó a regir el horario de verano, en lo que constituye una práctica internacional con gran impacto en el ahorro de energía.

La Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía  (Onure), del Ministerio de Energía y Minas, reiteró que la iniciativa  influye sobre los recursos energéticos, a partir de utilizarlos de una  forma más eficiente, a fin de que su empleo racional proteja la economía y el entorno natural.

Con la aplicación de la medida, se logra un mejor aprovechamiento de la luz natural en el período de máxima demanda de energía eléctrica, lo cual media en la disminución de su utilización, en particular en el sector residencial, el mayor consumidor.

En general, en los meses de verano los días son más largos, por lo que resulta factible la modificación del horario sin afectar por la mañana la entrada de los estudiantes a las escuelas y de los trabajadores a sus centros.

Su introducción no implica ninguna alteración del tiempo, por el hecho de que el inicio del amanecer siempre ocurre antes de las 7:20 de la mañana, cuando puede verse claramente.

En el nuevo horario vivimos casi todo el año, no solo por tratarse de un ejercicio internacional, sino también por su gran huella en la conservación de la energía y hasta por establecerse como una tradición en el país desde hace tiempo.

Una de las medidas elementales consiste en la utilización de los equipos cuando realmente sean necesarios, especialmente los climatizados, y reservar algunas actividades del hogar para después de las 10:00 de la noche.

A su vez, el sector estatal debe continuar con disposiciones aprobadas desde septiembre pasado, encaminadas al desplazamiento de las cargas de consumo, sin afectar los servicios, de los llamados horarios pico: de 11:00 am a 1:00 pm y de 6:00 pm a 10:00 pm, así como elevar el rigor en el control de los planes de consumo.

El hecho es que el cambio de la matriz energética en Cuba resulta vital por su alta dependencia de combustibles importados para la generación de electricidad, mediante el aumento paulatino del índice de utilización de las fuentes renovables de energía (FRE).

Así se prevé en los objetivos estratégicos hasta 2030, según los cuales, no deben incrementarse las compras de hidrocarburos en el exterior y sí reducir los costos de la energía entregada por el Sistema Electroenergético Nacional (SEN) y la contaminación ambiental.

Tampoco puede pasarse por alto que en la situación actual del país influyen el enajenante acoso de Estados Unidos hasta con la entrada de combustibles y las pérdidas considerables en las redes de distribución, mientras que en el caso de las FRE solo son empleadas el 4,3 por ciento, que implican la producción de 18 mil millones de kW/h anuales- del total de las restantes.

Con vistas a incrementar nuevas capacidades, se construyen bioeléctricas en cercanías de centrales azucareros, instalaciones de energía eólica, solar, fotovoltaica y de hidroenergía, que serán conectadas estas últimas al SEN, en proyectos que contemplan la recuperación de la inversión en un período relativamente breve.