covid labo

La Habana.- En una batalla contra el tiempo, en la cual no pocos gobiernos e instituciones internacionales y científicas apuestan ante todo por salvar vidas, y a otros, incluyendo empresas trasnacionales, les interesa más sacar ventajas económicas, se debate hoy día la humanidad en la búsqueda de una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad Covid-19.

Semana tras semana en medios de comunicación, publicaciones especializadas y en las redes sociales se alude al asunto, y es lógica la preocupación cuando por día aumentan las escalofriantes cifras de personas infectadas y, peor aún, de fallecidos por lo cual como algunos mandatarios y personalidades han subrayado se requiere –a nivel internacional- la colaboración, el intercambio permanente de la comunidad científica en la batalla por frenar la pandemia.


Y en esta intensa y sin tregua carrera por contar con el fármaco ideal, cada vez más laboratorios, universidades o entidades farmacéuticas anuncian resultados prometedores en sus investigaciones, pues según medios de prensa alrededor de una docena de vacunas experimentales están en las primeras fases de las pruebas con humanos o a punto de iniciarlas, especialmente en China, Estados Unidos y países de Europa.


Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) lidera en varias naciones un grupo de ensayos clínicos de hidroxicloroquina contra la Covid-19, ahora retomados luego de ser suspendidos el 25 de mayo tras la publicación -días antes- de un artículo en la revista médica Lancet, que consideraba ineficaz o perjudicial el uso de la cloroquina, un medicamento antipalúdico, o sus derivados contra la referida enfermedad.


Tales estudios, bajo el nombre de Solidaridad, se interrumpieron para analizar los datos y determinar los beneficios y los efectos colaterales de los fármacos con hidroxicloroquina. La OMS subraya que aunque decidió reactivar las pruebas, eso no significa que los medicamentos con hidroxicloroquina sean eficaces contra la Covid-19.


Desde Moscú, la agencia Sputnik informó que el Centro ruso de Epidemiología y Microbiología Gamalea y el Ministerio de Defensa concluirán hacia finales de julio las investigaciones realizadas en monos y hámsteres, durante las cuales se demostró la eficacia del preparado y la ausencia de efectos colaterales dañinos.


También para igual fecha pasará sus pruebas clínicas la vacuna japonesa, según el diario Nikkei, y estas se realizarán de manera conjunta con la Universidad de Osaka. Los experimentos en animales mostraron que, a causa del antídoto por ahora en elaboración, se producen anticuerpos, en tanto si se confirma su eficacia podría ser aprobado para el uso antes del fin de este año.


Asimismo la Universidad de Oxford anunció recientemente que incluirá a niños y ancianos entre los más de 10 mil voluntarios, que empezó a reclutar para la segunda fase de ensayos clínicos en humanos de su fármaco contra el coronavirus, con lo cual los especialistas evaluarán la respuesta inmunológica en personas de diferentes edades.


La Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan, provincia canadiense, dio a conocer hace unos días que su vacuna candidata ha demostrado ser altamente efectiva en ensayos preclínicos en animales, específicamente en hurones, en los que generó una fuerte respuesta inmune y anticuerpos neutralizantes, y disminuyó la infección viral en el tracto respiratorio de los ejemplares escogidos.


Según la OMS, de momento no hay tratamiento alguno contra esa enfermedad cuya eficacia haya sido comprobada, pues aún no está claro cuál antídoto demostrará ser seguro y efectivo, en tanto a menudo los que parecen prometedores fallan en las primeras fases cuando los ensayos se abren a miles de personas, una de las razones por las que es tan importante que haya muchas opciones, opinan expertos.


Lo que sí es un reclamo de gobiernos e instituciones como la Organización de Naciones Unidas, que la vacuna que se logre deberá ser considerada un “bien público mundial”, tal cual afirmó el jueves el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la apertura de una cumbre virtual internacional de recaudación de fondos para la Alianza Mundial para Vacunas (GAVI).


El presidente de esta entidad, Seth Berkley, considera que nadie estará a salvo mientras no lo esté todo el mundo lo esté. Para él la comunidad internacional debe asegurarse de que la totalidad de los países tendrán acceso a una futura vacuna, independientemente de sus recursos. “Es un problema mundial que requiere una solución mundial y debemos trabajar juntos”, dijeron agencias de prensa.


En Cuba la industria biofarmacéutica y otros centros científicos desarrollan 70 investigaciones y ensayos clínicos, además de medicamentos para el tratamiento de la Covid-19, solicitados por decenas de naciones, según el diario Granma.


Y mientras llegue lo más rápido posible la vacuna cubana, como escribió el Presidente Miguel Díaz-Canel el ocho de abril en su cuenta oficial en Twitter, “hay que vacunarse con lo único que tenemos hasta ahora: la disciplina, la cooperación y la solidaridad”, en alusión de que la responsabilidad sigue siendo la mejor solución para contrarrestar el nuevo coronavirus.

Escribir un comentario