Presidieron Raúl y Díaz-Canel acto de masas en la escalinata universitariaLa Habana.- La histórica escalinata de la Universidad de La Habana fue escenario la noche de este sábado de un acto de masas político-cultural, colofón de la XVII Cumbre del ALBA-TCP.

El General de Ejército Raúl Castro, primer secretario del PCC, y el presidente de Cuba Miguel Mario Díaz-Canel presidieron esta actividad.

Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela; Daniel Ortega, presidente de Nicaragua; Ralph Gonsalves, primer ministro de San Vicente y las Granadinas y David Choquehuanca, secretario ejecutivo del ALBA-TCP, junto a miles de estudiantes, asistieron también a la velada que rememoró la fundación por Fidel Castro y Hugo Chávez de este mecanismo de concertación solidaria y política, en cuyas sesiones de debate de hoy se aprobó una declaración que refrenda sus principios originales.

En la ceremonia, además del homenaje a los dos líderes revolucionarios que dieron origen al bloque multilateral, precisamente en La Habana el 14 de diciembre del 2004, intervinieron varios dignatarios para expresar los avances y desafíos del ALBA-TCP ante el actual contexto regional.

Nicolás Maduro tomó la palabra

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, intervieno en el acto para reflexionar sobre la realidad del continente y algunas de las decisiones adoptadas en la cumbre, entre ellas la de relanzar con fuerza PetroCaribe y la Operación Milagros, dos proyectos fundamentales para la región.

Daniel Ortega: Los comandantes Fidel y Chávez nos acompañan

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, recordó cómo desde 1953 recorrían esa escalinata de la Universidad de La Habana quienes asaltaron el cuartel Moncada e hicieron luego la Revolución Cubana. También dijo que allí estaban junto a los presentes Fidel y Chávez, los dos comandantes que echaron a andar el Alba. Hizo referencia a la mucha juventud allí reunida, y destacó que es su espíritu el que marca el devenir del Alba.

El Presidente de Cuba pronunció las palabras de clausura del Acto Político y Cultural en homenaje al XV aniversario de la creación del ALBA-TCP 

"Hace exactamente un año se reunió nuestra Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, para establecer posiciones comunes frente a la previsible intensificación de las agresiones contra nuestras naciones. Nuestros pronósticos no fueron exagerados.

"El gobierno de Estados Unidos y sus aliados desplegaron una feroz e inescrupulosa campaña desestabilizadora en nuestra región.

"Lo hicieron retomando la aplicación brutal de la Doctrina Monroe con la que el actual Gobierno de Washington se ha comprometido.

"La reciente invocación del obsoleto Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) contra Venezuela es otra advertencia de que la paz, la democracia y la seguridad de la región continúan bajo amenaza.

"EE.UU. articuló ataques contra Venezuela, sin comprender que la determinación de su pueblo se fortalece aún más frente a las agresiones externas. Fracasaron y seguirán fracasando ante la sólida unión cívico-militar y la valentía de millones de venezolanos.

"Celebramos la liberación del líder de los trabajadores brasileños y expresidente de ese país, Luiz Inácio Lula da Silva. Pero llamamos a todos a continuar demandando su plena libertad, la recuperación de su inocencia y la restitución de sus derechos políticos.

“Reiteramos nuestra solidaridad con la Revolución Sandinista que con su presidente al frente, el comandante Daniel Ortega Saavedra, resiste los embates en Nicaragua, sin importar las amenazas, y se esfuerza en su camino de reconciliación, paz y desarrollo justo para su país.

“El golpe de Estado al presidente Evo Morales, en Bolivia confirmó que a EE.UU. y a las fuerzas reaccionarias no les importa aplastar por cualquier medio las libertades y los derechos humanos de nuestros pueblos con el fin de revertir los procesos emancipatorios en la región.

"En países como Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, vemos con dolor e indignación los muertos, miles de heridos, lesiones oculares a cientos de jóvenes, como resultado de la brutal represión que recuerda a las dictaduras militares.

"Es condenable el silencio cómplice y vergonzoso de muchos y la manipulación y ocultamiento de los medios de comunicación transnacionales y oligárquicos, sobre lo acontecido en Bolivia.

“Los que persiguen a los líderes de izquierda y progresistas, se formaron en la actual Academia Internacional para la Aplicación de la Ley, de factura yanqui.

“Varios de los jefes militares y policiales que hoy protagonizan la horrible represión fueron formados en la desaparecida Escuela de las Américas.

"Fuerzas represivas golpistas bolivianas, conducidas directamente por Estados Unidos, agredieron físicamente a dos colaboradores cubanos de la salud que prestaban servicio humanitario en Bolivia. Cincuenta y cuatro de ellos fueron injustamente detenidos.

“La cobardía de estos represores contrastó con la actitud digna y valiente de los abnegados profesionales de la salud de Cuba quienes merecen un reconocimiento por su inconmovible actitud como parte de la tradición internacionalista cubana.

"Es esencial sembrar ideas y valores para defender nuestras conquistas.

“Aún ante las presiones estadounidenses Cuba alcanzó una resonante victoria en las Naciones Unidas, cuando 187 países votaron a favor de la resolución que condena el fin del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

"Nos complace saber, que esa actitud no refleja lo que realmente sienten los pueblos hermanos de Brasil y Colombia.

"Aquellos que no tuvieron el valor de resistir las presiones yanquis y no condenaron el bloqueo a Cuba, cargan sobre sí, la responsabilidad de apoyar una política que ningún pueblo de esta tierra aprueba.

“En todos estos triunfos el ALBA ha sido y debe seguir siendo un frente de unidad y resistencia al imperio, al golpismo y a las posturas injerencistas que solo motivan la vergüenza de los hombres y mujeres dignos de nuestro continente.

"Asimismo, saludamos y nos alientan los triunfos progresistas en México y Argentina, cuyos nuevos gobiernos ya han mostrado, su compromiso con la paz, la democracia, el desarrollo y la justicia social de los pueblos, con la genuina unidad e integración de Nuestra América.

“En los últimos meses hemos escuchado acusaciones ridículas contra las revoluciones Cubana y Bolivariana para justificar las rebeliones populares contra el neoliberalismo que se han sucedido en varios países de la región. No nos sorprenden.

"Lo que no nos perdonan Estados Unidos y las oligarquías latinoamericanas es haber construido modelos incluyentes y comprometidos con el pueblo. No construimos modelos para el uno por ciento. No construimos modelos de exclusión.

“Lo que no nos perdonan es que nos asociemos solidariamente entre latinoamericanos y caribeños, sin tutelas imperiales.

"No nos perdonan es que no solo elijamos hacer prevalecer la independencia, la libertad, la soberanía sobre nuestros recursos y la libre determinación, sino que hayamos demostrado que somos capaces de defenderlas.

“Lo que no perdonan a Cuba, es que defendamos la filosofía de compartir solidariamente lo que tenemos, de llevar salud y letras donde otros llevan armas, de enseñar a leer y escribir, o devolver la vista o salvar la vida a quienes jamás tuvieron servicios de salud dignos.

"Ahora, cuando como resultado de la conjura imperialista y oligárquica, en algunos lugares se ha interrumpido la cooperación que Cuba brinda, observamos con preocupación que millones de latinoamericanos han sido despojados de su derecho humano a la salud.

Ahora, cuando como resultado de la conjura imperialista y oligárquica, en algunos lugares se ha interrumpido la cooperación que Cuba brinda, observamos con preocupación que millones de latinoamericanos han sido despojados de su derecho humano a la salud.

“Las únicas fuerzas militares y de seguridad que interfieren en los asuntos internos de los países y amenazan a la América Latina y el Caribe son las estadounidenses.

"Cuba resistirá todas las amenazas. Estamos curtidos en la lucha. Tenemos un pueblo unido. Contamos con la solidaridad del mundo, de los pueblos de América Latina y el Caribe, y muy en especial de nuestros hermanos del ALBA.

“No renunciamos al socialismo. No renunciamos a la solidaridad. No renunciamos a la amistad. No renunciamos a la dignidad.

"Les reitero el abrazo de este pueblo noble, valiente y solidario,en la ciudad que acaba de cumplir 500 años a la que siempre podrán volver para recibir el cariño de los que no se rinde,no se rendirá y continuarán la Revolución vibrante que nos trajo hasta aquí, somos Cuba. 

Tomado de Granma

Escribir un comentario