Imprimir
Visto: 1817

marrero primer ministro

La Habana.- Manuel Marrero Cruz se convirtió esta jornada en el primer ministro de Cuba, a propuesta del Presidente de la República y designado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en el cuarto período ordinario de sesiones correspondiente a su IX Legislatura.

En cumplimiento de la disposición transitoria tercera de la Constitución de la República: “Una vez elegido, el Presidente de la República, en el plazo de tres meses, propone a la Asamblea Nacional del Poder Popular la designación del primer ministro, viceprimeros ministros, el secretario y demás miembros del Consejo de Ministros”.

La propuesta de Marrero Cruz recibió la votación unánime por los diputados del Parlamento, reunidos en el salón plenario del Palacio de Convenciones de La Habana, donde el órgano supremo del poder del Estado también designó al resto de las estructuras del Consejo de Ministros.

Al presentar su propuesta, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República de Cuba, subrayó que Marrero Cruz desde hace casi 17 años se desempeñaba como Ministro de Turismo.

De 56 años, el diputado es arquitecto y transitó desde la base, primero como inversionista de instalaciones turísticas en el norte de Holguín, y más adelante en diferentes cargos en la dirección de hoteles en las provincias orientales y en Varadero.

En el año 1999 fue promovido a vicepresidente primero del Grupo de Turismo Gaviota, y un año después a presidente del citado grupo.

De acuerdo con la fundamentación del Presidente, a lo largo de su trayectoria laboral y como cuadro, “se ha caracterizado por su modestia, honestidad, capacidad de trabajo sensibilidad política y fidelidad al Partido y a la Revolución”.

Añadió que Marrero Cruz ha conducido de manera destacada el sector del turismo, una de las principales líneas del desarrollo de la economía nacional, actividad que le ha permitido una permanente interacción con el resto de los organismos de la Administración Central del Estado, el sistema empresarial y gobiernos provinciales.

Díaz-Canel ponderó ante la Asamblea la rica experiencia de Marrero Cruz en negociaciones con contrapartes extranjeras y la participación en eventos internacionales, demostrando su habilidad firmeza y dotes para la interlocución.

El jefe de Estado añadió que la propuesta fue aprobada por el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.