Museo de cera acuarelista d

Bayamo.- Solo cruzar una puerta y comienza la magia. Como penetrando en un universo fantástico, donde es posible la inmortalidad humana, descubres la presencia de destacadas figuras de la cultura, política e historia de Cuba y otros países, reunidas en un lugar que ofrece la posibilidad única de codearse con ellas.

museo de Cera martiLa gran mayoría de los visitantes no tuvo la posibilidad de conocerlos en vida, y acaso por eso la vista ansiosa recorre cuanto alcanza del lugar, pero resulta preciso detener el ímpetu curioso que nos invade, pues una institución única de su tipo en la Isla, como es el Museo de Cera de la ciudad de Bayamo, merece ser examinada lentamente, pormenorizando en cada pieza.

Son más de 20 las esculturas humanas, modeladas en cera policromada y a tamaño real, que conforman la colección permanente de la singular galería, todas bajo el sello de Rafael Barrios Madrigal y sus hijos Leander y Rafael, vecinos del serrano municipio de Guisa, en la oriental provincia de Granma.

AFICIÓN DEVENIDA GALERÍA

Según cuenta Rafael, el mayor de los artistas autodidactas, desde muy chicos sus descendientes concebían diversas formas empleando plastilina, y lo hacían con tal destreza que llamaban la atención de sus maestros, compañeros de clases y principalmente del padre, quien pronto advirtió el potencial artístico de los niños.

En busca de un material más duradero para perpetuar sus creaciones, los Barrios, como se les conoce, acudieron a un coterráneo, Luis Basterrechea, viejo ceramista con experiencia en el trabajado de la cera, aunque sin formación académica.

Instruidos en la nueva técnica y los secretos de ese producto de las abejas, los bisoños comenzaron a esculpir, a manera de entretenimiento, animales domésticos como gallos, perros, pavos, caballos, mulos cargados con café o plátanos, y otras alegorías a las costumbres campesinas de la localidad montañosa que los vio nacer.

El quehacer y las aspiraciones fueron en ascenso, y ello motivó que el 14 de julio del año 2004 surgiera Cerarte, galería ubicada en un pequeño local del Paseo de la calle General García, en Bayamo, donde principalmente se exhibían y comercializaban aves en miniatura, elaboradas a partir del referido material.

Esa fue la génesis del museo y cuna de la primera figura humana hecha de cera: el compositor y cantante cubano Polo Montañez, auténtico campesino y artista de formación autodidacta, a quien Leander, el menor de los hermanos, decidió homenajear, al inicio con el diseño de un busto y luego a través de una escultura.

La colección aumentó progresivamente con otras personalidades cubanas y extranjeras, como los también músicos Benny Moré, Compay Segundo y Carlos Puebla; Paco Pila y Rita la Caimana, personajes populares de Bayamo; y el joven italiano Fabio Di Celmo, víctima del terrorismo contra Cuba.

Dicha suma planteó entonces la necesidad de ampliar el área expositiva y fue así que en 2007 la galería se convirtió en un verdadero museo, con edificio nuevo, igualmente situado en el céntrico paseo bayamés, según narra Ismary López Comas, actual directora de la institución.

En los años subsiguientes la flamante sede acogió esculturas de Sindo Garay, Bola de Nieve, Rita Montaner, Ernest Hemingway, José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Gabriel García Márquez, todas tan vívidamente perfiladas como sus antecesoras.

Una década después, en octubre de 2014, el museo fue trasladado a otro inmueble, en la misma vía peatonal, donde se mantiene hasta hoy seduciendo el alma de sus visitantes, quienes pueden disfrutar una colección enriquecida con figuras de Celina González, Teófilo Stevenson, Nicolás Guillén, Luis Carbonell, Jesús Orta Ruiz, Elio Revé y Carilda Oliver.

Además de las representaciones humanas, la pinacoteca cuenta con una sala que muestra gran variedad de especies de animales, exponentes de la biodiversidad de los parques naturales del suroriental territorio de Granma.

museo de cera hemingway

SOBRE EL PROCESO CREATIVO

Seis meses demoró el proceso de crear la primera de las estatuas humanas, recuerda Rafael Barrios padre, quien asegura que actualmente un mes resulta suficiente, a partir de técnicas más avanzadas y el trabajo integrado de los tres artistas de la familia, pero manteniendo las manos como principal herramienta.

Aquella representación de Polo Montañez fue hecha completamente con cera -dice- a diferencia de las otras piezas, para las cuales se utilizaron diversos materiales como la poliespuma, con el objetivo de restar peso, y cabillas para hacer el ensamblaje, agrega.

Cuando se logra la armonía perfecta entre los ojos y la boca, concretando una expresión ya sea seria o alegre, se supera el momento más difícil de la confección, precisa Rafael.

Explica que otro período muy complejo es la colocación del cabello, pues el procedimiento indica sepultar en la cera pequeños grupos de vellos, primero desde la parte trasera del cuello de la estatua hacia arriba de la cabeza, y luego desde la frente hacia atrás, lo cual requiere gran cantidad de precisión y tiempo.

Tanto para el mayor de los Barrios como para sus hijos, constituye un reto evolucionar la técnica de su oficio y superar la calidad de los productos finales, como respuesta a la responsabilidad de sostener la esencia de una galería única en Cuba.

MÁS QUE UNA PINACOTECA

Además de ofrecer al público una colección permanente, el Museo de Cera de Bayamo despliega una serie de actividades destinadas a promocionar la vida y obra de las personalidades representadas, contribuyendo así al desarrollo cultural de los habitantes de la Ciudad Monumento Nacional.lechuza museo de cera

Auspiciados por la pinacoteca, tienen lugar con frecuencia bimensual los espacios Para un príncipe enano, dirigido a los niños, y Nueva imagen, intencionado para adolescentes y jóvenes, los cuales incluyen, entre otras acciones, charlas, técnicas participativas, proyección de audiovisuales, y presentaciones de libros.

Asimismo, los especialistas de la singular galería realizan intervenciones en comunidades de la urbe capital de Granma, llevando hasta ellas algunas de las piezas expositivas de pequeño formato, para que sean admiradas por quienes no pueden trasladarse hasta la sede de la institución.

EXCLUSIVIDAD Y CALIDAD ARTÍSTICA QUE SEDUCEN

Con 15 años de existencia, el museo exclusivo de la Ciudad Antorcha ha recibido visitas de importantes dirigentes cubanos y extranjeros, familiares de los homenajeados en su exposición y gran cantidad de público, todos los cuales suman alrededor de un millón 320 mil personas, según precisa López Comas.

La galería se ha prestigiado con la presencia de los embajadores de Bélgica, Alemania y República Dominicana, así como de Piedad Córdoba, líder política colombiana, y Salvador Valdés Mesa, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

Actualmente, son más de 100 las personas que acuden a diario a la institución cultural, entre quienes se evidencia deleite y admiración al observar la muestra, apunta Ismary.

Entre los fieles a la colección, se encuentra la bayamesa Leticia Suárez Tamayo, quien asegura disfrutar de la calidad con que se presentan las piezas, asumiendo cada una de sus frecuentes visitas como si fuera la primera.

Para Dianelys Pérez Pérez, residente en la ciudad de Guantánamo, resulta asombrosa la posibilidad de compartir espacio físico con personalidades ya fallecidas, razón por la cual siempre que se encuentra en la capital de Granma, dedica parte de su tiempo a gozar de una experiencia singular.

El seductor privilegio de contar en Cuba con un museo donde se exponen obras de arte elaboradas con cera, privativo de Bayamo, así como el meticuloso trabajo creativo que convierte a cada pieza exhibida en una obra de arte, y causa la sensación de una inmortalidad posible, convierten a la quinceañera galería en uno de los sitios de mayor atractivo en la oriental ciudad.museo de cera panorama

Escribir un comentario