Martes, 01 Enero 2019 22:00

Destacó Raúl que la unidad del pueblo es una indestructible realidad (+discurso y video)

Escrito por ACN
Raúl Castro en el Acto por el Aniversario 60 del Triunfo de la Revolución. Raúl Castro en el Acto por el Aniversario 60 del Triunfo de la Revolución. Foto: Tomada de Twitter

Expresa Raúl seguridad del respaldo popular a la nueva Constitución, el 24 de febrero

Santiago de Cuba.- El general de Ejército Raúl Castro Ruz, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, afirmó hoy que la unidad del pueblo es una indestructible realidad, al hablar en el Acto Central por el aniversario 60 del Triunfo de la Revolución, en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia, de esta ciudad.

Rememoró la historia de lucha de los cubanos desde el inicio de la Guerra de 1868 contra el colonialismo español y su continuidad por la Generación del Centenario, el naciente Ejército Rebelde y en la
Clandestinidad hasta la victoria final del Primero de Enero.

Desde entonces, la Revolución se vio sometida a constantes amenazas, atentados, sabotajes y actos terroristas contra el pueblo y sus líderes y, también, por las afectaciones del bloqueo económico, comercial y
financiero, por lo cual no ha habido un minuto de sosiego con las administraciones de los Estados Unidos, manifestó.

El General de Ejército reflexionó sobre la compleja coyuntura internacional actual en América Latina y puntualizó que la mayor enseñanza para los movimientos progresistas es no descuidar jamás la
unidad con el pueblo y la lucha por los intereses de los oprimidos.

Manifestó la satisfacción y confianza al ver cómo las nuevas generaciones asumen la responsabilidad de mantener el Socialismo, única vía de preservar la soberanía nacional.
Igualmente, destacó el decisivo papel de la mujer desde Mariana Grajales hasta hoy en la construcción de la sociedad que edificamos.

Asistieron a la conmemoración Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y otros dirigentes del Partido, el Gobierno, las FAR y el Minint, y organizaciones
políticas y de masas.

El acto comenzó con el cambio de Guardia de Honor donde descansan los restos de fundadores de la nación: el Héroe Nacional José Martí, Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, Mariana
Grajales, Madre de todos los cubanos, y el Líder Histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz, en el área central patrimonial de la necrópolis de Santiago de Cuba. En cada sitio se colocaron ofrendas florales, escoltadas en su mayoría por jóvenes.

Luego se escucharon fragmentos del discurso del Comandante en Jefe el Primero de Enero de 1959 en el parque Carlos Manuel de Céspedes, tras la entrada victoriosa a Santiago de Cuba del Ejército Rebelde.
Seguidamente los solistas Raúl Torres y Grisell Gómez interpretaron la canción Laureles y Olivos, de la autoría del primero dedicada a Fidel, mientras Alexander Legró declamó Marcha Triunfal del Ejército Rebelde, de Jesús Orta Ruiz (Indio Naborí).

Como cierre del bloque artístico, el coro Madrigalista regaló el canto patriótico Desde Yara hasta la Sierra, acompañado por la Banda de Música del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y una danza de alumnos de la escuela vocacional de arte José María Heredia.

En la celebración en el cementerio Santa Ifigenia participaron mil santiagueros, en representación del pueblo cubano, e invitados, en tanto en el teatro Heredia otros dos mil compatriotas la siguieron
por una pantalla gigante.

Expresa Raúl seguridad del respaldo popular a la nueva Constitución, el 24 de febrero

EL general de Ejército Raúl Castro, Primer  Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, afirmó hoy en esta ciudad la seguridad de que una vez más, el 24 de febrero, el
pueblo expresará en las urnas, el respaldo mayoritario a su Revolución y al socialismo.

En el acto central político-cultural con motivo del aniversario 60 del triunfo de la Revolución, evocó que en fecha reciente, en las sesiones de  la Asamblea Nacional del Poder Popular, se aprobó una nueva Constitución que será sometida a referendo ese día, luego de un amplio proceso de consulta popular en el que los cubanos manifestaron sus criterios como muestra del profundo carácter democrático de este proceso.

Ante Miguel Díaz Canel-Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, de otros miembros del Buró Político, invitados y mil santiagueros en representación de todo el país, Raúl destacó las
múltiples ocasiones en las que la Revolución ha contado con el apoyo incondicional de sus hijos, aun en las más difíciles circunstancias.

Recordó que un día como hoy, hace seis décadas, por primera vez el pueblo cubano alcanzó el poder político y los rebeldes entraron victoriosos a esta ciudad.
En el cementerio patrimonial Santa Ifigenia, donde tuvo lugar el acto, aseguró que hablaba en nombre de los heroicos sacrificios de nuestro pueblo y de los miles de combatientes que ofrendaron sus vidas en 150 años de lucha.

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba señaló que en ese patrimonio nacional se encuentran los restos mortales en nichos de los mejores hijos de la nación, cerca del Héroe Nacional, el Padre de la Patria, la Madre de la Patria y del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Es increíble que el destino nos haya dado el privilegio de homenajear a nuestros compatriotas, dijo tras evocar las luchas independentistas, la  genialidad de José Martí en 1895, la intervención estadounidense y la ocupación militar del país, que dio origen a gobiernos corruptos y serviles, como la tiranía sangrienta y totalmente subordinada a los intereses de los Estados Unidos de Fulgencio Batista Zaldívar.

En estos años la Revolución no ha tenido un minuto de sosiego, sometida a la acción de sucesivas administraciones norteamericanas que no han cejado en su intento de incentivar un cambio de régimen en Cuba, pero que se han encontrado con cuatro generaciones de cubanos que han sabido resistir y vencer en la defensa del Socialismo, siempre basado en la unidad en torno al Partido y Fidel, señaló.

Al respeto, dijo que nuevamente Estados Unidos intenta retomar el rumbo de la confrontación con Cuba y dejar sentado que la Isla constituye una amenaza para la región, difunde falsedades y vuelve a culpar al país de todos sus males.

El primer secretario del Comité Central del Partido denunció las maniobras del actual Gobierno norteamericano que continúa forzando el deterioro de las relaciones bilaterales y promueve nuevas medidas para obstaculizar el desarrollo económico y social.

Ante tal escenario, Raúl reiteró la disposición de Cuba a convivir civilizadamente en una relación de paz, respeto y beneficio mutuo con los Estados Unidos, aunque destacó igualmente el hecho de que los cubanos están preparados para resistir un escenario de confrontación no deseado.

A 60 años del triunfo, podemos afirmar que estamos curados de espanto, no nos intimida el lenguaje de fuerza ni las amenazas, no nos intimidamos cuando el proceso revolucionario no estaba consolidado y no lo lograrán ahora, cuando la unidad del pueblo es una realidad, sentenció.

En tal sentido dijo más adelante en su discurso que se continuará priorizando la preparación para la defensa, a partir de la estratégica guerra de todo el pueblo, incluida en la Constitución aprobada hace poco por la Asamblea Nacional del Poder Popular, ratificó el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Seguimos contribuyendo al concepto de consenso, basados en la unidad en la diversidad, y reiteró que ninguna amenaza nos hará desistir de la solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela y con Nicaragua.

Criticó el injerencismo de la OEA por inmiscuirse en los asuntos internos de la región, y reafirmó que Cuba continuará contribuyendo al proceso de paz en Colombia.

Raúl sugirió la realización de una campaña internacional por la liberación del exmandatario Luis Inacio Lula da Silva, de Brasil, y reclamó el cese de las agresiones contra las expresidentas Dilma Rousseff,
de ese país, y Cristina Fernández, de Argentina. Al abordar la realidad cubana se refirió a la esfera económica a partir de la compleja situación financiera internacional y el recrudecimiento del
bloqueo económico, financiero y comercial de EE.UU., que ha costado al país en el último año cuatro mil 321 millones de dólares, casi 12 millones por día, ante lo cual dijo se requiere reducir gastos, incrementar exportaciones, elevar la eficiencia del proceso inversionista y promover la inversión extranjera.

Elogió el estilo de trabajo y gestión del presidente Díaz Canel-Bermúdez, sobre lo cual dijo que la transferencia a las nuevas generaciones de las principales puestos de dirección marcha bien, yo diría
más: muy bien, acotó.

Nos sentimos profundamente safisfechos, felices y confiados al ver con nuestros propios ojos cómo las nuevas generaciones asumen la misión de proseguir la construcción del socialismo, única garantía de la
independencia nacional, ponderó.

Se cumplen 60 años del Primero de Enero de 1959; sin embargo, la Revolución no ha envejecido, sigue siendo joven y no es una frase retórica, es una confirmación histórica ya que desde los primeros
momentos sus protagonistas fueron los jóvenes y así ha sido a lo largo de estas seis décadas.

Enfatizó que el el proceso revolucionario no está circunscrito a la vida biológica de quienes lo iniciaron, sino a la voluntad y compromiso de los jóvenes que aseguran su continuidad, a las nuevas generaciones que tienen que garantizar que la Revolución sea siempre una Revolución de jóvenes y al mismo tiempo una Revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes.

raul-stgoDiscurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el acto central en conmemoración del aniversario 60 del Triunfo de la Revolución, en Santiago de Cuba, el Primero de Enero del 2019, "Año 61 de la Revolución".

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

Santiagueras y Santiagueros;
Compatriotas de toda Cuba:

Nos reunimos hoy para celebrar el aniversario 60 del triunfo revolucionario del Primero de Enero, y lo hacemos nuevamente en Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, aquí en el cementerio de Santa Ifigenia, donde se veneran los restos inmortales de muchos de los mejores hijos de la nación, muy cerca de las tumbas del Héroe Nacional, del Padre y la Madre de la Patria y del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana.
No vengo a aquí a hablar a título personal, lo hago en nombre de los heroicos sacrificios de nuestro pueblo y de los miles de combatientes que ofrendaron su vida a lo largo de más de 150 años de lucha.

Parece increíble que el destino nos haya reservado el privilegio de poder dirigirnos a nuestros compatriotas un día como hoy, al conmemorar seis décadas del triunfo, ocasión en que, bajo el mando de Fidel, por primera vez el pueblo cubano alcanzó el poder político y los mambises sí pudieron entrar victoriosos a Santiago de Cuba, coincidentemente 60 años después de que se instaurara el dominio absoluto del imperialismo norteamericano sobre Cuba.

Hace pocos meses, en La Demajagua, nos reunimos para recordar el aniversario 150 del inicio de las guerras por la independencia de Cuba, el 10 de Octubre de 1868, fecha que marca el comienzo de nuestra Revolución, que sobrevivió momentos de amargura y desunión, como el Pacto del Zanjón, y episodios luminosos como el protagonizado por Antonio Maceo en la Protesta de Baraguá.

La Revolución revivió, en 1895, gracias al genio y la capacidad de Martí para aglutinar a los mejores y más experimentados jefes de la contienda de los 10 años y preparar la «guerra necesaria» contra el colonialismo español.

Cuando el ejército colonial estaba prácticamente derrotado, con escasa moral combativa, asediado por los mambises en casi toda la isla y mermado por las enfermedades tropicales, que, en 1897, por solo citar un ejemplo, provocaron 201 000 bajas entre sus efectivos; la victoria fue usurpada con la intervención norteamericana y la ocupación militar del país, lo que dio paso a un largo período de opresión y gobiernos corruptos y serviles a sus designios hegemónicos.

Ni siquiera en esas difíciles circunstancias se apagó la llama redentora del pueblo cubano, puesta de manifiesto en figuras de la talla de Baliño, Mella, Villena, Guiteras y Jesús Menéndez, entre muchos otros que no se resignaron a vivir en afrenta y oprobio sumidos.

Tampoco la Generación del Centenario, que bajo el liderazgo de Fidel asaltó los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes el 26 de Julio de 1953, estaba dispuesta a tolerar, a 100 años del natalicio de Martí, los crímenes y abusos de una tiranía sangrienta totalmente subordinada a los intereses de los Estados Unidos.

Sobrevinieron entonces momentos de profundo dolor y tristeza luego del revés y el vil asesinato de muchos de los combatientes revolucionarios participantes en esas acciones, denunciado virilmente por Fidel en su histórico alegato «La historia me absolverá», que se convirtió en el programa de la Revolución. A pocos metros de aquí yacen los restos de los caídos aquel 26 de julio y de otros mártires de la gesta insurreccional, incluidos también los valientes jóvenes santiagueros de la lucha clandestina y los hijos de esta ciudad que cayeron en las gloriosas misiones internacionalistas.

En los duros años de presidio y vejaciones no desfalleció el fervor y el compromiso de reiniciar la lucha, creció el prestigio y la autoridad del líder revolucionario para sumar nuevas fuerzas contra la dictadura.
El exilio en México no conoció el descanso; sirvió para preparar la próxima y decisiva etapa de batallar que nos trajo en el yate Granma a las Coloradas el 2 de diciembre de 1956. La demora en arribar a costas cubanas, debido a la azarosa navegación, no permitió la sincronización prevista con el Alzamiento de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre, organizado por el audaz y valeroso joven dirigente del Movimiento 26 de Julio, Frank País García, quien todavía no había cumplido los 22 años, edad que tenía cuando fue brutalmente asesinado por los esbirros de la tiranía el 30 de julio de 1957.

Tampoco el desastre de Alegría de Pío, que casi aniquiló a los expedicionarios, pudo extinguir el optimismo y la fe de Fidel en la victoria, convicciones que lo llevaron a exclamar el 18 de diciembre cuando nos reencontramos, con apenas siete fusiles: ¡Ahora sí ganamos la guerra!

Desde Santiago de Cuba, como resultado de los infatigables esfuerzos del movimiento clandestino dirigido por Frank País, recibimos en la Sierra Maestra el primer refuerzo de jóvenes combatientes, armas y municiones, que significó un aporte crucial a la capacidad combativa del naciente Ejército Rebelde.

Prosiguieron meses de incesantes combates, primero en la Sierra Maestra y luego la lucha se extendió a otras regiones con la apertura de nuevos frentes y columnas, y con la derrota de la gran ofensiva de las tropas batistianas contra el Primer Frente dirigido por Fidel, que marcó el inicio de la contraofensiva estratégica y el viraje radical de la guerra que condujo a la derrota del régimen y la toma del poder revolucionario.

Ya el 8 de enero de 1959, a su llegada a La Habana, el Jefe de la Revolución expresaba, (cito): «La tiranía ha sido derrocada, la alegría es inmensa y sin embargo queda mucho por hacer todavía. No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil, quizás en lo adelante todo sea más difícil». (Fin de la cita).

Las premonitorias palabras de Fidel no tardaron en hacerse realidad. Se iniciaba una etapa de luchas que estremeció los cimientos de la sociedad cubana. El 17 de mayo, a escasos cuatro meses y medio del triunfo, en la Comandancia de la Plata, en el corazón de la Sierra Maestra, se promulgó la primera Ley de Reforma Agraria en cumplimiento del Programa del Moncada, hecho que afectó a los poderosos intereses económicos de los monopolios norteamericanos y la burguesía criolla, que redoblaron las conspiraciones contra el proceso revolucionario.

La naciente Revolución se vio sometida a todo tipo de agresiones y amenazas, como el accionar de bandas armadas y financiadas por el Gobierno norteamericano, los planes de atentado contra Fidel y otros dirigentes, el asesinato de jóvenes alfabetizadores, muchos de ellos todavía adolescentes; el sabotaje y el terrorismo en todo el país con el terrible saldo de 3 478 muertos y 2 099 incapacitados; el bloqueo económico, comercial y financiero y otras acciones políticas y diplomáticas con el fin de aislarnos; las campañas de mentiras para denigrar a la Revolución y a sus líderes; la invasión mercenaria por Playa Girón en abril de 1961; la Crisis de Octubre en 1962 cuando en Estados Unidos se preparaba la invasión militar a Cuba y una interminable lista de hechos hostiles contra nuestra patria.

Nadie puede negar que la Revolución que nacía aquel Primero de Enero no ha tenido, a lo largo de 60 años, un minuto de sosiego, ya vamos por 12 administraciones norteamericanas que no han cejado en el empeño de forzar un cambio de régimen en Cuba utilizando una u otra vía, con mayor o menor agresividad.

El pueblo heroico de ayer y de hoy, orgulloso de su historia y cultura nacionales, comprometido con los ideales y la obra de la Revolución, que suma ya cuatro generaciones de cubanos, ha sabido resistir y vencer en las seis décadas de ininterrumpido bregar en defensa del socialismo, siempre basado en la más estrecha unidad en torno al Partido y a Fidel.

Únicamente así se puede comprender la hazaña de haber resistido los crudos años de período especial, cuando nos quedamos solos en medio de Occidente, a 90 millas de Estados Unidos. Entonces, nadie en el mundo habría apostado un centavo por la supervivencia de la Revolución; sin embargo, sí se pudo soportar y vencer el reto sin violar ni uno solo de los principios éticos y humanistas del proceso revolucionario y merecer el inestimable apoyo de los movimientos de solidaridad que nunca dejaron de creer en Cuba.

Ahora nuevamente el Gobierno norteamericano parece tomar el rumbo de la confrontación con Cuba y de presentar a nuestro país, pacífico y solidario, como una amenaza para la región. Apela a la tenebrosa Doctrina Monroe para intentar retrotraer la historia a la época vergonzosa en que gobiernos sometidos y dictaduras militares se sumaron al aislamiento de Cuba.

De manera creciente altos funcionarios de la actual administración, con la complicidad de algunos lacayos, difunden nuevas falsedades y otra vez pretenden culpar a Cuba de todos los males de la región, como si estos no fueran consecuencia de despiadadas políticas neoliberales que provocan la pobreza, el hambre, la desigualdad, el crimen organizado, el narcotráfico, la corrupción política, el abuso y la privación de derechos a los trabajadores, los desplazados, el desalojo de campesinos, la represión de los estudiantes y precarias condiciones de salud, educación y vivienda para las grandes mayorías.

Son los mismos que declaran la intención de continuar forzando el deterioro de las relaciones bilaterales y promueven nuevas medidas de bloqueo económico, comercial y financiero para restringir el desempeño de la economía nacional, provocar limitaciones adicionales en el consumo y bienestar del pueblo, obstaculizar aún más el comercio exterior y frenar el flujo de la inversión extranjera. Dicen estar dispuestos a desafiar el Derecho Internacional, contravenir las reglas del comercio y las relaciones económicas internacionales y aplicar más agresivamente medidas y leyes de carácter extraterritorial contra la soberanía de otros Estados.

Reitero nuestra disposición a convivir civilizadamente, pese a las diferencias, en una relación de paz, respeto y beneficio mutuo con los Estados Unidos. También hemos señalado con toda claridad que los cubanos estamos preparados para resistir un escenario de confrontación, que no deseamos, y esperamos que las mentes más equilibradas en el Gobierno norteamericano lo puedan evitar.
Otra vez se acusa a Cuba, cuando está demostrado que la deuda externa, los flujos migratorios descontrolados, el saqueo de recursos naturales son resultado de la dominación de las trasnacionales en el continente.

La fuerza de la verdad ha desbaratado las mentiras y la historia ha colocado los hechos y los protagonistas en su lugar. 

Se podrá atribuir a la Revolución Cubana y a la epopeya escrita por este heroico pueblo solo la responsabilidad que emana de su ejemplo como símbolo de plena independencia, resistencia victoriosa, justicia social, altruismo e internacionalismo.

Como parte de Nuestra América, ha sido y será invariable nuestro respeto y solidaridad con las naciones hermanas, en las que han laborado más de 347 700 médicos y trabajadores de la salud cubanos, muchos de ellos en lugares recónditos y difíciles, y se han formado más de 27 200 jóvenes como profesionales. Ello demuestra confianza en Cuba.

Hace pocas semanas retornaron dignamente, con el reconocimiento y el cariño de millones de pacientes, sobre todo de zonas rurales y poblaciones indígenas, miles de médicos cubanos que prestaron servicios en Brasil, a quienes el nuevo Presidente calumnió y repudió en el propósito de destruir ese programa social y con ello cumplir las orientaciones de la ultraderecha en la Florida, que ha secuestrado la política de los Estados Unidos hacia Cuba para beneplácito de las fuerzas más reaccionarias del actual Gobierno norteamericano.

A 60 años del triunfo podemos afirmar que estamos curados de espanto, no nos intimidan el lenguaje de fuerza ni las amenazas, no nos intimidaron cuando el proceso revolucionario no estaba consolidado, no lo lograrán ni remotamente ahora que la unidad del pueblo es una indestructible realidad, pues si ayer éramos unos pocos, hoy somos todo un pueblo defendiendo su Revolución (Aplausos).

El pasado 26 de julio, aquí en Santiago, expliqué que se había conformado un escenario adverso y nuevamente resurgía la euforia en los enemigos y el apuro por materializar los sueños de destruir el ejemplo de Cuba. Igualmente señalé la convicción de que se estrechaba el cerco imperial en torno a Venezuela, Nicaragua y nuestro país. Los hechos han confirmado esa apreciación.

Luego de casi una década de poner en práctica los métodos de guerra no convencional para impedir la continuidad o frenar el regreso de gobiernos progresistas, los círculos del poder en Washington patrocinaron golpes de Estado, primero uno militar para derrocar en Honduras al presidente Zelaya y más adelante acudieron a los golpes parlamentario-judiciales contra Lugo en Paraguay y Dilma Rousseff en Brasil.

Promovieron procesos judiciales amañados y motivados políticamente, así como campañas de manipulación y descrédito contra dirigentes y organizaciones de izquierda, haciendo uso del control monopólico sobre los medios de difusión masiva.

De esta forma lograron encarcelar al compañero Lula da Silva y lo privaron del derecho a ser el candidato presidencial del Partido de los Trabajadores para evitar su segura victoria en las pasadas elecciones. Aprovecho la ocasión para hacer un llamamiento a todas las fuerzas políticas honestas del planeta en reclamo de su liberación y que cesen los ataques y la persecución judicial contra las expresidentas Dilma Rousseff y Cristina Fernández de Kirchner.

Quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también.

Por nuestra parte seguiremos contribuyendo activamente a los procesos de consenso e integración en la región, basados en el concepto de la unidad en la diversidad.

Hemos contribuido con el proceso de paz en Colombia, por solicitud expresa de su Gobierno, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional, y lo seguiremos haciendo, por encima de riesgos, agravios y dificultades.

La autoridad política y moral de Cuba está cimentada en la historia, la conducta y el respaldo unido, consciente y organizado del pueblo.

Por ello ninguna amenaza nos hará desistir de nuestra solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela.

Deben cesar las acciones agresivas contra esta hermana nación. Como hemos advertido tiempo atrás, la reiterada declaración de Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos, los abiertos llamados al golpe militar contra su Gobierno constitucional, los ejercicios de entrenamientos militares desarrollados en las proximidades de las fronteras venezolanas, así como las tensiones e incidentes en la zona solo pueden conducir a una grave inestabilidad y a consecuencias impredecibles.

La región se asemeja a una gran pradera en tiempos de sequía. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que dañaría los intereses nacionales de todos.

Es igualmente peligroso e inaceptable que el Gobierno de los Estados Unidos sancione unilateralmente y proclame también a la República de Nicaragua como una amenaza a su seguridad nacional. Rechazamos los intentos de la desprestigiada oea, Organización de los Estados Americanos, para inmiscuirse en los asuntos de esta hermana nación.

Frente a la Doctrina Monroe, habrá que aplicar y defender, por el bien de todos, los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en La Habana por los Jefes de Estado y Gobierno, que ahora algunos aliados de los Estados Unidos pretenden ignorar.

La mayor enseñanza que los revolucionarios y movimientos progresistas podemos extraer de la situación que se ha configurado es la de no descuidar jamás la unidad con el pueblo y no cejar en la lucha en defensa de los intereses de los oprimidos, por difíciles que sean las circunstancias.

Para nosotros, en la compleja coyuntura internacional, preservan total vigencia las palabras del Líder Histórico de la Revolución Cubana al presentar su informe central al Primer Congreso del Partido, en 1975, cuando expresó: «Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo, les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención. La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error». (Fin de la cita).

En correspondencia con ello, continuaremos priorizando las tareas de preparación para la defensa, en todos los niveles, en interés de salvaguardar la independencia, la integridad territorial, la soberanía y la paz, partiendo de la concepción estratégica de la Guerra de Todo el Pueblo, como se recoge en la recién aprobada Constitución de la República.

Es nuestro deber prepararnos meticulosamente con anticipación para todos los escenarios, incluyendo los peores, no solo en el plano militar, de modo que no dejemos espacio al desconcierto y la improvisación que florece en los de escasa voluntad a la hora de actuar, sino que con el optimismo y la confianza en la victoria que nos legó Fidel y en estrecho vínculo con el pueblo sepamos encontrar la mejor solución a cualquier desafío que se presente.

Precisamente un reto que enfrentaremos en el año que hoy comienza, es la situación de la economía, agobiada por las tensiones en las finanzas externas a causa de las afectaciones en los ingresos de las exportaciones y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano y sus efectos extraterritoriales.

Como expresó nuestro Ministro de Economía y Planificación en el último período de sesiones de la Asamblea Nacional, el costo para Cuba de esta arbitraria medida, calculado según la metodología aprobada internacionalmente, ascendió el pasado año a 4 321 millones de dólares, lo que equivale a casi 12 millones de daños cada día, dato que pasan por alto los analistas que suelen cuestionar el desempeño de la economía nacional.

Con independencia del bloqueo y su reforzamiento, los cubanos tenemos enormes reservas internas que explotar sin volver a incrementar el endeudamiento externo. Para ello se requiere, en primer lugar, reducir todo gasto no imprescindible y ahorrar más, incrementar y diversificar las exportaciones, elevar la eficiencia del proceso inversionista y potenciar la participación de la inversión extranjera, la cual, como se recoge en los documentos rectores del Partido, no es un complemento, sino un elemento fundamental para el desarrollo.

En ese mismo escenario, en la Asamblea Nacional, el 22 de diciembre, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez, pasó balance al estado de la economía durante el 2018 y el plan para el presente año, donde resaltó que la batalla económica sigue siendo la tarea fundamental y la más compleja, y agregaba, es esa la que más exige hoy de todos nosotros, porque es de la que más espera nuestro pueblo.

Con este propósito precisó, que se requiere una actitud más proactiva, inteligente y concreta de los dirigentes impulsando –no trabando ni demorando– soluciones seguras y particulares a los problemas, con la búsqueda continua e intensa de respuestas ágiles y eficientes. Al propio tiempo, llamó a ser más coherentes con la Conceptualización del Modelo Económico y Social y más sistemáticos y precisos en la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Es oportuno expresar que la dirección del Partido Comunista de Cuba respalda decididamente los pronunciamientos y las acciones acometidas por el compañero Díaz-Canel al frente del Estado y del Gobierno desde que asumió el cargo, incluyendo su sistema de trabajo, basado en la visita a los territorios y comunidades; el vínculo con los colectivos y el intercambio directo con el pueblo, la promoción de la rendición de cuentas de los dirigentes mediante los medios de prensa y las redes sociales, así como el control sistemático de los principales programas de desarrollo y el fomento de un estilo de dirección y conducción colectiva de los órganos estatales y gubernamentales.

Sin el ánimo de hacer una valoración apresurada, puedo afirmar que el proceso de transferencia a las nuevas generaciones de las principales responsabilidades marcha bien, digo más, muy bien, sin tropiezos ni sobresaltos, y estamos seguros de que así continuaremos (Aplausos).

Aquellos jóvenes que tuvimos entonces el privilegio de combatir bajo el mando de Fidel, hace más de 65 años, desde el Moncada, el Granma, el Ejército Rebelde, la lucha clandestina, Girón, el enfrentamiento a las bandas contrarrevolucionarias, las misiones internacionalistas y hasta el presente, junto al heroico pueblo cubano nos sentimos profundamente satisfechos, felices y confiados al ver, con nuestros propios ojos, cómo las nuevas generaciones asumen la misión de proseguir la construcción del socialismo, única garantía de la independencia y la soberanía nacional.

Se cumplen 60 años del Primero de Enero de 1959, sin embargo, la Revolución no ha envejecido, sigue siendo joven y no es una frase retórica, es una confirmación histórica, ya que desde los primeros momentos sus protagonistas fueron los jóvenes y así ha sido a lo largo de estas primeras seis décadas.

El proceso revolucionario no está circunscripto a la vida biológica de quienes lo iniciaron, sino a la voluntad y el compromiso de los jóvenes que aseguran su continuidad. Las nuevas generaciones tienen el deber de garantizar que la Revolución Cubana sea por siempre una Revolución de jóvenes, y al mismo tiempo, una Revolución Socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes (Aplausos).
En esta significativa fecha no puede faltar el justo homenaje a la mujer cubana, desde Mariana hasta hoy, siempre presente en nuestras luchas por la emancipación de la patria y en la construcción de la sociedad que hoy edificamos (Aplausos).

Compañeras y compañeros:

La Segunda Sesión Ordinaria de la actual legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó la nueva Constitución de la República, la cual será sometida a referendo el próximo 24 de febrero.
Previamente, por espacio de casi tres meses, se desarrolló un amplio proceso de consulta popular, en el que los ciudadanos expresaron libremente sus opiniones sobre el contenido del Proyecto, conllevando a la modificación del 60 % de los artículos, en clara evidencia del carácter profundamente democrático de la Revolución, donde las principales decisiones que definen la vida de la nación se elaboran con el aporte de todos los cubanos. Nuestros medios de prensa brindaron una detallada cobertura durante el proceso, lo que me libera de extenderme sobre el tema. En pocos días comenzará a distribuirse en un tabloide el texto definitivo de la nueva Constitución.

Solo deseo añadir la seguridad de que una vez más nuestro noble y aguerrido pueblo demostrará el 24 de febrero en las urnas el respaldo mayoritario a su Revolución y el Socialismo, ratificando la Constitución en el año en que conmemoraremos el aniversario 150 de la primera Carta Magna de Cuba, aprobada en Guáimaro por los iniciadores de la guerra por la independencia.
Tras 60 años de luchas, sacrificios, esfuerzos y victorias, vemos un país libre, independiente y dueño de su destino. Al imaginar el mañana, la obra realizada nos permite vislumbrar un porvenir digno y próspero para la Patria.

Teniendo en cuenta la heroica historia de lucha de los cubanos, en nombre de nuestro pueblo, con total optimismo y confianza en el futuro, puedo exclamar:
¡Viva por siempre la Revolución Cubana!

Muchas gracias.
(Ovación).

Visto 2629 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Enero 2019 10:57

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found