Las Tunas.- Con su sola presencia, Nelsa Álvarez Rodríguez emana luz y esperanza. Dibuja sonrisas en los rostros porque gusta rodearse de gente alegre. Hace más de 10 años comparte esas buenas vibras con los amigos de la casa de abuelos 28 de Septiembre, ubicada en el municipio cabecera.

Publicado en Salud