DiazCanel visitaLasTunas 2020 0050

Las Tunas. - El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez ratificó la vocación de resistencia creativa y emancipadora del pueblo cubano frente a la agresividad del imperialismo estadounidense. Así lo expresó en las conclusiones de la segunda visita de Gobierno que por par de días encabezó a esta provincia del oriente cubano.

“La mejor respuesta ante los intentos globocolonizadores, ante las amenazas, ante las injerencias y las sanciones que el Imperio nos trata de imponer, será ratificar el legado que está muy claro en nuestra historia y que siempre será una respuesta de resistencia y de lucha. Al final con esa resistencia logramos realizaciones que son siempre emancipadoras”, afirmó ante su gabinete ministerial, las principales autoridades políticas y gubernamentales del territorio, así como una amplia representación del empresariado local y de las organizaciones políticas y sociales.

 RESULTADOS DE CONTINUIDAD

Díaz-Canel destacó lo que calificó de “resultados de continuidad”, apreciados en la visita de Gobierno con respecto a la primera realizada en febrero del 2019. “Hay un nivel de respuesta que confirman la utilidad de este sistema de trabajo”, afirmó. No obstante, aclaró: “No venimos aquí a controlar”. “Venimos como Gobierno central a compartir con ustedes los problemas que tenemos, a aprender de lo que se hace en los territorios para que todo lo que se haga bien nos sirva para socializarlo en el país”.

El propósito, insistió, es “ayudarlos a ustedes a destrabar desde el Gobierno central las cosas con que les podemos aportar al territorio”. “Creo que esa relación de trabajo entre Gobierno central-gobiernos territoriales, que hemos construido y perfeccionado, ya empieza a dar un grupo de resultados”, sentenció.

En Las Tunas esos avances se reflejaron, comentó, en la eliminación de la cadena de impagos, en los pasos hacia la informatización de los trámites de Planificación Física y en que se logre dirigir de un modo más eficiente el enfrentamiento a la sequía.

Además, ilustró, de febrero pasado a la fecha se consiguió en suelo tunero recuperar la producción de carne de cerdo. Sobre el particular acotó que la reanimación que vio en la unidad empresarial de base El Bleo debe ser un ejemplo para no volver a permitir el deterioro de una infraestructura creada para producir grandes cantidades de alimentos. “Todo lo que concibió Fidel para el desarrollo del país tenía un fundamento, un estudio y partía de un pensamiento profundo”, señaló.

Reseñó el Presidente cubano que durante los 11 meses transcurridos, tras el periplo del Consejo de Ministros por la geografía tunera, creció la cuantía de tierras sembradas de yuca; se incluyó en el plan de inversiones la reanimación en dos años de la fábrica de pienso y aumentó la presencia de la empresa de estructuras metálicas Francisco Cabrera en la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Aunque, orientó, a Metunas debe apoyársele para que disponga de la materia prima suficiente en lo que resta del 2020, supliéndole de paso los escollos que ahora le impiden acceder a la divisa libremente convertible resultante de sus ventas a las empresas asentadas en el espacio más atractivo para los inversionistas foráneos.

Encomió el cumplimiento del plan tunero de construcción de viviendas del año pasado y consideró en lo concerniente a los abastecimientos de productos de alta demanda como pollo y aceite: “Desde aquí comprendimos que había una distinta distribución entre oriente y occidente, y a partir de ahí se tomaron un grupo de medidas para mejorarlos”.

Asimismo, elogió que la planta potabilizadora del municipio de Jesús Menéndez sea ya una inversión prevista en el plan, los progresos en las conductoras de agua de los municipios de Majibacoa y Puerto Padre; y que el estudiantado tunero de la carrera de Ingeniería Eléctrica, en vez de estar en el Instituto Minero Metalúrgico de Moa esté ubicado en la Universidad de Camagüey, mucho más cercana a la provincia.

SOLUCIONES DISTINTAS A PROBLEMAS REITERADOS

En el encuentro, que contó con la participación del vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, el primer ministro Manuel Marrero Cruz, varios vice primeros ministros y numerosos titulares y vicetitulares de diversas carteras ministeriales, el Presidente cubano reiteró las cuatro prioridades que marcan su gestión: la economía, el enfrentamiento a la plataforma colonizadora que desde el punto de vista cultural quiere imponer el capitalismo neoliberal y globalizado; la defensa del país y el intenso ejercicio legislativo que acaece tras la proclamación de la nueva Constitución en abril del 2019.  

El estadista especificó cuáles deben ser las direcciones de trabajo de Las Tunas en el 2020. En el campo de la economía, precisó, el cumplimiento de los fondos exportables y de la circulación mercantil minorista. En otros ámbitos, en los que deberán ocuparse más inmediatamente, aquí serán las inversiones de la potabilizadora de “Jesús Menéndez”; la circunvalación de la capital provincial, la conversión en hospital materno-infantil del hoy pediátrico Mártires de Las Tunas, la solución del abasto de agua a las comunidades rurales que la reciben por carros o trenes cisterna y avanzar en el proyecto para construir un incinerador ligado a los servicios necrológicos.

Tampoco el Balcón del Oriente Cubano podrá descuidarse, expresó Díaz-Canel, de la generación de empleos porque si bien tiene una baja tasa de desempleo es alto el porcentaje de los desempleados que no están buscando trabajo. Opinó que similar énfasis requerirán el desarrollo del polo productivo Melanio Ortiz del municipio de Jobabo; las inversiones de la fábrica de pienso, en la de granos, y las ligadas al autoabastecimiento alimentario municipal.

Refiriéndose a la zafra azucarera manifestó su confianza en que la tierra natal del mayor general Vicente García consuma su plan a pesar de los atrasos. Para ello, sugirió, deben elevarse los actuales niveles de molida y actuar sobre los problemas que los afectan, los cuales pasan por la desorganización, la carencia de fuerza de trabajo calificada y otros de índole técnica.

Adelantó que el Gobierno cubano piensa en un rediseño de los actuales modos de hacer zafra, porque ya son insostenibles los gastos financieros reiterados en todos los ingenios sin tener en cuenta sus reales condiciones para moler con eficiencia. “Vamos a estudiar en cada territorio la disponibilidad de caña con la que necesitamos producir, cuál es la dimensión de zafra que podemos hacer y cómo la vamos a hacer”, anticipó.

“No tiene sentido que una fábrica como esa se nos pare”, exclamó describiendo las carencias de la Empresa Israel Santos (Duralmet) con un prestigio ganado en la fabricación de módulos de carpintería metálica para el programa cubano de viviendas. De ahí que indicara hacer lo posible por evitarlo.

El Presidente de la República tuvo palabras de aprobación para los avances en los proyectos de innovación existentes en la Universidad de Las Tunas; al tiempo que exhortó a seguir ampliando los fondos exportables en la acuicultura, a aprovechar mejor las capacidades de la Industria Alimentaria y a seguir de cerca los indicadores del Programa Materno Infantil (PAMI), pues el año pasado subió la mortalidad de los nacidos vivos de menos de 1 año de edad. Otro tanto, apuntó, deberá hacerse para lograr el completamiento del personal de Enfermería y la reanimación de la escuela de iniciación deportiva (EIDE) Carlos Leyva.

VOZ DE LA CIUDADANÍA

Díaz-Canel dedicó tiempo de su intervención a hacerse eco de las insatisfacciones que escucharon en esta visita por parte de la población tunera. Entre estas enumeró la existencia, precios y sistema de acopio de los productos agropecuarios; la atención a los trabajadores agrícolas y campesinos; los revendedores de mercaderías agrícolas o industriales; y la calidad del pan. “Ya no sé si estamos discutiendo la calidad del pan o de algo que le decimos pan, pero que no lo es. Tenemos que terminar de resolver eso”, expresó.

Las tuneras y tuneros, contó el mandatario, critican con razón el estado de los viales, los precios del transporte privado, la higiene y calidad de los servicios de Salud y los problemas de ética médica. Enumeró, finalmente, las objeciones populares a asuntos ligados al suministro de agua, las fosas sépticas y la recogida de basura; la ausencia de mercados mayoristas; la mala atención al consumidor, el desvío de los materiales de construcción de viviendas, junto al burocratismo en los trámites de las instituciones del Instituto de Planificación Física y determinada corrupción en las entidades del Sistema de la Vivienda.

Frente a todas debemos buscar acciones que vayan atenuando esas insatisfacciones, concluyó.

Escribir un comentario