duralmet LasTunas 2020

Las Tunas.- La empresa de producciones metálicas Israel Santos (Duralmet), de esta provincia del oriente cubano, confía en sus capacidades productivas para convertirse en la principal proveedora de la carpintería metálica, que necesita el programa nacional de construcción de viviendas. Tampoco descarta hacer de sus productos un nuevo rubro exportable para la nación.

El pasado año la entidad perteneciente al Ministerio de la Construcción proveyó de módulos de ventanas y puertas a siete mil viviendas y en el actual 2020 su plan es similar. No obstante, según subrayó el director general Raúl Quiñones Romero, de sus talleres podrían salir algo más del doble de esa cantidad.

DiazCanel visitaLasTunas 2020 0026En el 2019, la fábrica no estuvo exenta de los efectos del bloqueo estadounidense a la economía nacional. Dicho bloqueo se expresó allí en la carencia de materias primas y piezas de repuesto, que la obligó a detener sus máquinas por dos meses. Sin embargo, en septiembre pasado reanudaron sus labores y lograron sobrepasar el plan de ventas en un 14 por ciento y el de utilidades al 10 por ciento.

Quiñones Romero manifestó su optimismo en que las medidas adoptadas por el Gobierno cubano en meses recientes logren su propósito de incentivar a las empresas estatales. No asombra entonces que entre los objetivos estratégicos, que trazan este año, varios estén enfocados en la exportación. Así, por ejemplo, continuarán en la búsqueda de proveedores que les permitan renovar paulatinamente su actual tecnología en la fabricación de puertas y ventanas.

Igualmente, indicó, se han propuesto acelerar el visto bueno a una propuesta de embalaje para la carpintería a tono con las exigencias del mercado internacional y el de fronteras, como la Zona Especial de Desarrollo Mariel, ahora escenario de varias obras nuevas que podrían ser una oportunidad a fin de ponerse en contacto con potenciales clientes extranjeros.

La planta es uno de los frutos del despegue de inversiones sociales que vivió Cuba a inicios de este siglo al calor del Programa de la Batalla de Ideas. Ahora su rol podría ser igual de definitorio en los planes gubernamentales con el objetivo de reimpulsar la edificación de nuevos hogares a los cubanos. En sus talleres, además, se producen presillas para flejado de acero, aditamentos que anteriormente eran importados por las acerías cubanas, y que con su fabricación las arcas públicas se ahorran 25 mil euros anuales.

Escribir un comentario