siembra alimentos

Las Tunas.- La Universidad de Las Tunas a través de más de un centenar de proyectos consolida los vínculos con los sectores empresarial y agroindustrial, empeño en el que destaca el Programa de Innovación Agrícola Local (PIAL) por sus importantes resultados en la producción de alimentos.

El PIAL, identificado por su efectividad y el buen empleo de financiamiento externo que atrajo desde su puesta en marcha, en el 2007, benefició a campesinos de la provincia, al realizar diagnósticos e implementar técnicas de cultivos más provechosas con vistas a obtener resultados superiores.

Talleres con los productores, estudios de campo para analizar la calidad de los suelos, la adecuada capacitación con el propósito de revertir prácticas de manejo no adecuadas, técnicas de labranza y sistema de riego ineficientes, que atentaban contra la funcionalidad de los terrenos, figuran entre las acciones más palpables de la iniciativa, que el Laboratorio de Suelos de la Universidad de Las Tunas, fundamentalmente, es la encargada de rectorar.

Amara Morales Cordero, jefa de la Unidad de Ciencia Tecnología e Innovación en Las Tunas, precisó a la ACN que durante el 2019 PIAL permitió un incremento en los rendimientos históricos de los cultivos de yuca y boniato, gracias a la obtención de variedades adecuadas, el uso de los biofertilizantes y los abonos orgánicos; así como un mejoramiento en los indicadores de calidad de los suelos y la ampliación de la capacidad de los productores en las técnicas agrícolas sostenibles.

Este Programa de Innovación Agrícola Local permitió también mejorar la biodiversidad en los ocho municipios de la provincia, al registrar mayores índices de variedades de frijol, maíz, garbanzo, arroz, soya, pastos y forrajes, boniato y tomate, significó la especialista.

La seguridad agroalimentaria constituye una prioridad de la Delegación del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente en Las Tunas, a partir de la declaración del 80 por ciento de los suelos de la provincia entre poco productivos y muy poco productivos, lo que obliga a incorporar la ciencia y la innovación mediante la actividad científica universitaria y mantenerlo entre los objetivos claves del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, Tarea Vida.

Más de un centenar de proyectos que desarrolla la casa de altos estudios tunera, con especial énfasis en los centros universitarios municipales, resultan la célula fundamental en la búsqueda de soluciones a prioridades del país como son la producción de alimentos, el cuidado del medio ambiente, el uso de las fuentes renovables de energía, la informatización, la gestión sociocultural y las ciencias económicas.

Escribir un comentario