Imprimir
Visto: 1154

jorge luisPuerto Padre, Las Tunas.- La sapiencia de este hombre cautiva. Su extrema sencillez y la pasión por el conocimiento le hacen distinguir en el colectivo que ha echado a andar para convertirlo en un imperio de la producción de alimento animal con destino a unidades de la Empresa Azucarera en Las Tunas.

Jorge Luis Pérez Ochoa no vaciló en “convertir el barro en maravilla” y fue así como de las ruinas de un inmueble abre paso una planta de futuro, donde la agroecología reina.

Aplicar la ciencia y la técnica eso hace este puertopadrense que no posee grados científicos, pero sí vastísimos conocimientos de química, física, agronomía… que emplea en virtud de mejores resultados.

Al escucharlo te enamoras, así como lo está él, de sus proyectos, entre los cuales cuentan el mejoramiento de los suelos y las lagunas de oxidación, a partir de microorganismos y biodegradantes, uso de la energía renovable y solar.

Tiene en su amplio haber el mérito de Vanguardia Nacional de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores, así como la participación en eventos de Ciencia y Técnica internacionales, de los que se apropia de información y conocimiento para ponerlos en práctica en su centro de labor.

De cómo saca de hierros que encuentra plantas para extraer aceites o combinar materias primas, relata a este sitio digital que es el afán de hacer más en bien común lo que le mueve a crear.

Jorge Luis piensa en futuro desde un presente en el que domestica hierros para innovar.