Imprimir
Visto: 1493

banderas3

Las Tunas.- Con el reto de fabricar cinco mil unidades este año y cual mambisas de estos tiempos, entró en funcionamiento en Las Tunas un taller para la confección de banderas cubanas, el segundo de este tipo en el país y único en la región oriental que se encargará de satisfacer la demanda del símbolo.

Perteneciente a la Unidad de Propaganda del Partido Comunista de Cuba en la provincia, el centro está integrado por cinco costureras y dos operarias, colectivo que en tan solo nueve días, desde su apertura el 21 de enero, logró realizar un centenar de banderas cubanas.
Jorge Fernández Pérez, director de la unidad, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que la meta es producir 21 cada día para alcanzar la cifra de cinco mil al año, destinadas fundamentalmente al sector educacional, estatal empresarial, y a la población, sobre todo a partir de la aprobación de la Ley 128 sobre el uso de los símbolos nacionales de la República de Cuba y el creciente deseo del pueblo cubano de poseerla.
Taller adentro, entre las telas de colores rojo, blanco y azul, está Rubidalia García Reyes, una de las encargadas de trasladarse a la Fábrica de Banderas de La Habana para recibir la capacitación que hoy replica a sus compañeras desde la cotidianidad de la producción.
Rubidalia dice sentirse “como una mambisa de estos tiempos, con la responsabilidad de coser, con sus propias manos, la bandera que ha acompañado a la Revolución en cada lucha, desde cualquier frente, y que resume la historia de la nación por lo que significa y representa para el pueblo cubano”.
Confeccionar la bandera del diario, como las mismas costureras le llaman, de dimensiones de tres por seis pies, es el principal encargo del taller, el cual prevé acompañar las producciones de un punto de venta que se espera entre en funcionamiento para comercializar productos que tributen a la imagen Cuba, como gorras, pulóveres, y la propia Bandera de la Estrella Solitaria.
En la Ley no. 128, Ley de Símbolos Nacionales de la República de Cuba, se establece que se flexibiliza la confección de la Bandera Nacional al poder utilizar diferentes tejidos y materiales, siempre que estos permitan su elaboración, durabilidad y empleo conforme a los requerimientos de dicha normativa, además de que se prohíbe estampar, escribir, pintar o firmar en la Bandera Nacional.