Imprimir
Visto: 1744

Jaleo Mambi 1

Las Tunas.- Cada vez es más difícil para los tuneros adquirir carne de cerdo. Su presencia en la red comercial durante los primeros meses del 2020 ha sido escasa. En buena medida, la venta ha estado circunscrita a las ferias agropecuarias de fin de semana.

Para comprar este producto, los pobladores en la ciudad capital se ven obligados a madrugar y hacer largas colas en los mercados El Tunero y El Mambí. De lo contrario, hay que caer inexorablemente en manos de los vendedores ilegales, quienes imponen precios exorbitantes, que rondan los 35.00 pesos la libra, y si es de bistec, llega hasta 50.00.

Mailín Utria Ricardo, directora general de la Empresa Cárnica en Las Tunas, explicó que los planes para enero y febrero son bajos, solo tienen previstas 35 toneladas, cuando aquí se acostumbra a poner mensualmente en la red comercial entre 60 y 80 toneladas.

“Está dado por la poca disponibilidad de cerdos. Los planes en estos meses prácticamente representan el 60 por ciento de los anteriores. Es una realidad que presentamos dificultades desde los productores y hasta la industria, dadas las limitaciones con la disponibilidad de pienso y otros suministros, lo cual exige mayores esfuerzos e iniciativas de los trabajadores de la Empresa Porcina del territorio”, precisó Utria Ricardo.

Ante este panorama, la dirigente informó que se adopta como estrategia la elaboración de otras ofertas a partir del restablecimiento de materias primas como la harina, el picadillo conocido como MDM y la proteína vegetal.

“El propósito consiste en incrementar surtidos de croquetas, jamonada, masa de hamburguesa y picadillo, que podrán adquirirse en la red de mercados ideales.
“De igual manera, garantizamos todas las producciones destinadas al sector del Turismo, los programas priorizados de la Revolución y a la canasta básica normada”, señaló Utria Ricardo.

Los alimentos de la Empresa Cárnica aquí están patentados por las normas de inocuidad que establece el Instituto de Nutrición, en el cual tiene registradas sus propuestas y en su totalidad certificadas por el Registro Sanitario Central.

La entidad fue creada en 1976 por Resolución 389 del ministro de la Industria Alimentaria. De igual modo, se inserta en el perfeccionamiento empresarial.