Imprimir
Visto: 858

Incendios forestales

Jobabo, Las Tunas.- Se adentra el período más complicado para la ocurrencia de incendios forestales, y en Jobabo no se pudieron completar la totalidad de las trochas cortafuegos puestas en plan entre los meses de noviembre y diciembre, siendo la Unidad Empresarial de Base Forestal la que pone en jaque su propio patrimonio boscoso.

Datos de este indicador clave, que complementa parte de las medidas para enfrentar el período seco, refleja que Flora y Fauna y el sector agropecuario sí lograron completar las barreras, esenciales para evitar el desplazamiento de la candela, mientras la principal unidad silvícola local no pudo hacer ni un cuarto de los más de 40 kilómetros de senderos que tenía encargado.

La causa de este retroceso en el completamiento de las trochas cortafuegos tiene que ver con la falta de personal en la Forestal, pues las brigadas dedicadas a la silvicultura están incompletas en todas las zonas de desarrollo, incluyendo Loma Alta, donde se concentra la mayor superficie poblada de tecas, y en Sirvén, cuya proximidad a la carretera hace sumamente vulnerables a los repuntes boscosos.

Debido a la falta de senderos que amparen el avance del fuego, en caso de producirse un incendio, será necesario adoptar otras medidas adicionales y mantener una observación constante, y en ultima instancia desplegar más medios y recursos.

Pensar en soluciones inmediatas para cumplir con ese requerimiento que generalmente se hace en los dos últimos meses de cada calendario. También los guardabosques, los pocos silvicultores que se mantienen en activo y los pobladores circundantes de las zonas boscosas tendrán que redoblar sus esfuerzos y apoyar en la prevención de incendios forestales para proteger los pocos bosques que se han podido incrementar en los últimos años.

En no pocos espacios se ha hablado del complicado asunto de la falta de personal en la principal entidad silvícola de Jobabo, que además de las trochas cortafuegos, viene propinando reiterados incumplimientos en el plan de desarrollo forestal del municipio, cuando se trata de un programa priorizado de país.