aceria laminador tunas 0007

Las Tunas.- Una gestión económica más eficiente y, lo más importante, menos daños a las arcas públicas, pues previene las ilegalidades y la corrupción, trae un Sistema Territorial de Auditoría fuerte, convinieron sus integrantes al analizar su desempeño durante el 2019.

El año pasado, la combinación de los incumplimientos de los planes, los faltantes y prácticas ilegítimas causaron aquí un daño económico total superior a los 10 millones de pesos, un cinco por ciento más que en el 2018. De ahí que los participantes en el foro estuvieran de acuerdo en la necesidad de, en primer lugar, cumplir todas las auditorías planificadas y avanzar en el completamiento de la plantilla de auditores.

En el 2019 se realizó en Las Tunas el 99 por ciento de las acciones de control previstas; sin embargo, todavía está cubierto solo el 60 por ciento de las plazas de auditores aprobadas en la estructura provincial. En el ámbito de las entidades estatales ese porcentaje cae hasta los 40 puntos, con una situación particularmente precaria en las instituciones locales subordinadas a los ministerios de Educación, Salud y Comercio. De hecho, varias unidades y empresas completas de esos sectores carecen casi absolutamente de especialistas certificados que puedan llevar a cabo el control establecido por la legislación vigente.

La auditoría interna es vital y debe tener, sobre todo, un carácter preventivo, insistió Acela Martínez Hidalgo, vicecontralora de la República. A dichos sectores (Educación y Salud), el Estado destina cuantiosos recursos, por eso el control interno es imprescindible para alertar a tiempo, reflexionó.

La vicecontralora de la República hizo hincapié además, en el valor de la atención y el seguimiento a los egresados de los cursos de especialización en Auditoría. “Ellos no pueden estar solos en las empresas. Que donde los ubiquen tengan su tutor y les hagamos un programa para continuar capacitándolos”, afirmó.

Durante el encuentro se informó que la provincia continuará ampliando los cursos preparatorios de más aspirantes a auditores salidos de los politécnicos, mientras aprovechan que el incremento salarial en el sector presupuestado estatal habría tenido un efecto retentivo entre los que ya están ejerciendo esa función.

Al respecto, Marbelis Almaguer Infante, contralora jefa provincial, comentó que ahora mismo en Las Tunas cursan estudian casi 600 jóvenes en la especialidad de Técnico Medio en Contabilidad. “Son la cantera para los futuros auditores -dijo- y debemos trabajar con ellos a partir del primer año para atraerlos desde temprano”. Añadió que Las Tunas ha avanzado en la preparación de la carrera de Técnico Superior en Auditoría, que debe comenzar en la Universidad local en el curso 2021-2022, luego que concluya el ensayo en la Universidad de La Habana.

En los debates, en los cuales tomaron parte directivos del sector empresarial y social del territorio, así como William Ramírez Pérez, a cargo de la Economía y los Servicios dentro del Buró Ejecutivo del Comité Provincial del Partido, y Yelenis Tornet Menéndez, vicegobernadora provincial, fue claro que el antídoto frente a la corrupción comienza con el trabajo de los auditores internos, cuya preparación técnica y política es competencia tanto de la Contraloría como de los diferentes organismos.

Parte de la solución, concluyeron, está en la coordinación permanente entre el Sistema Territorial de Auditoría y las estructuras del Ministerio del Interior y la Fiscalía General de la República, para así ponerle freno también a la impunidad.

Escribir un comentario