Imprimir
Visto: 2033

cuba bodegas

Las Tunas.- Motivadas por uno de los planteamientos más recurrentes en el X Congreso de la Federación de Mujeres Cubana (FMC), las afiliadas tuneras trabajan hoy de conjunto con la Oficina de Registro de Consumidores (Oficoda), en cada territorio, para revitalizar el Plan Jaba, ahora más adecuado a las características y necesidades de los núcleos familiares.

Yaneidi Pérez Cruz, secretaria general de la FMC en Las Tunas, aseguró a 26 Digital que las federadas no están dispuestas a perder esta facilidad que se otorgó a la mujer trabajadora, desde los albores de la Revolución, cuando también se crearon los círculos infantiles para que las madres pudieran integrarse laboralmente a la sociedad sin descuidar sus otras responsabilidades.

“La realidad hoy es muy distinta -puntualizó Yaneidi-. A estas alturas, si hurgamos en el universo femenino, salta a la vista que la mayoría son trabajadoras. Pero de cualquier manera estamos reestructurando la iniciativa que por mucho tiempo rigió en las bodegas.

“No ha sido sencillo. Hacía mucho tiempo que no funcionaba ninguna disposición en la mayoría de las tiendas, y en otras, cualquier persona se acogía a la facilidad sin poseer el derecho. Los dependientes dejaron de cumplir con lo que había estado establecido. Incluso, las propias autoridades de Comercio en ocasiones ya no ponían los cuños pertinentes en las libretas de abastecimientos.

“En esta reedición vamos a mantener los mismos requisitos. O sea, tiene derecho al beneficio cualquier mujer u hombre trabajador, que viva solo o cuyos integrantes del hogar sean trabajadores, estudiantes, menores de edad o impedidos físicos con inmovilidad motora. Ahora sumamos también a los ancianos que viven solos con algún tipo de limitación o discapacidad.

“Mantenemos, además, las mismas competencias, la FMC otorga la facilidad y Comercio acuña las libretas. Hasta el momento hay otorgadas 12 mil 784 firmas, pero el proceso no ha culminado. Estamos trabajando a nivel de bloques para que la tarea sea realizada a cabalidad.

“Laboramos de conjunto con las Oficodas, y tenemos por delante el gran reto de que se respete lo establecido y que los administradores y dependientes revisen bien las libretas y despachen según corresponda”.

Actualmente las federadas evalúan las familias que requieren del beneficio desde sus comunidades, los bloques despachan las listas en las secretarías municipales y estas hacen llegar los nombres a las Oficodas. Las directivas en cada territorio hacen un llamado a la población a que visite sus instalaciones en caso de cualquier duda, insatisfacción o si se han sumado recientemente a cualquier escenario laboral, ya sea estatal o perteneciente al sector privado.

Nancy Muriño Ramírez, especialista principal y jefa de Registro de Consumidores en la provincia, puntualizó que el proceso está bastante adelantado. Su pretensión es que para el año próximo las libretas de abastecimiento salgan validadas con las firmas y cuño correspondientes para que finalmente el Plan Jaba vuelva a regir en las bodegas tuneras.