finlandese LasTunas 2020 0005

Las Tunas.- La estancia de cinco días en esta provincia del oriente cubano de un grupo de activistas finlandeses de solidaridad con Cuba marca una década de estrechos lazos de amistad de ese pueblo europeo con este territorio.

finlandese LasTunas 2020 0007“Las Tunas tiene un lugar especial en mi corazón”, dijo Tomi Kuhanen fundador de esta iniciativa conjunta entre la Asociación de Amistad Finlandia-Cuba y la Delegación aquí del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), y que desde el 2010 ha traído a Las Tunas a varias decenas de finlandeses. 

“Lo que he visto durante los años es que somos más amigos. Yo fui el primero que vino para colaborar con el Hospital Pediátrico junto con el ICAP. Pero ahora ya hay miles de personas en Finlandia que conocen de esta provincia, de sus logros y también la tienen en sus corazones”, sostuvo.

Esa semilla de hermandad brota en los que se estrenan como la joven Sara Salmenranta. “Espero conocer cosas nuevas y aprender cómo podemos ayudarlos”, expresó mientras recorría la recientemente inaugurada residencia médica del “Mártires de Las Tunas”, la misma en la que en el 2019 otros brigadistas de su país sudaron para levantarla junto a los cubanos.

A través de sus labores en brigadas de trabajo voluntario, los activistas finlandeses han dejado su aporte material, pero sobre todo, su cariño y afecto en varias instituciones de Salud del territorio.

El hospital pediátrico Mártires de Las Tunas ha sido el destino preponderante de sus esfuerzos anuales, de ahí que en esta ocasión vean con satisfacción el propósito del Gobierno revolucionario de ampliar la principal institución asistencial pediátrica para convertirla en un hospital materno-infantil.

También, gracias al empeño de la Asociación, de este lado hemos descubierto la interesante historia escrita en suelo tunero por un grupo de finlandeses a inicios del siglo XX, quienes no solo participaron en el nacimiento del poblado majibacoense de Omaja, sino que además fundaron allí una colonia agrícola. En el 2020, como cada año, ellos han vuelto sobre los pasos de sus compatriotas para mantener vivo el pasado común que los une.

Tuneros y tuneras de diversos sectores de la sociedad, como ahora los del instituto preuniversitario vocacional de ciencias exactas (Ipvce) Luis Urquiza, de la Empresa de Aceros Inoxidables (Acinox) o de la unidad empresarial de base Ludema han sido testigos de las ganas de aportar de quienes vencen los escollos del bloqueo demostrándonos que las distancias desaparecen cuando prima la voluntad de hacer el bien.

Escribir un comentario