Imprimir
Visto: 1769

c majibacoa

Las Tunas.- Si en el grupo azucarero Azcuba y, por supuesto, en la provincia, hay un colectivo agroindustrial que no se deja amedrentar por las dificultades, ese es el del central Majibacoa. De ello abundan las evidencias.

Cómo no acordarse, por solo citar un ejemplo, de aquellos empantanados días -comprendidos desde principios de enero y mediados de febrero- de la zafra 2017-2018, en los que allí no pudo producirse un grano de azúcar, debido a las lluvias intensas y prolongadas que presagiaron los peores resultados en años, para un central acostumbrado a lo contrario.

Sin embargo, los trabajadores y directivos nunca flaquearon ni se dieron por vencidos. Su firmeza y arrojo fueron tales que al final de la jornada archivaron índices merecedores del reconocimiento de la máxima dirección de Azcuba y la provincia.

Ahora mismo, cuando las contrariedades han cobrado un costo grande en azúcar, ellos, lejos de pintar de pesimismo el futuro de la presente cosecha, hablan con tal serenidad y certeza del cumplimiento del plan, que hasta los más escépticos comienzan a modificar su apreciación.

“Cierto es que estamos apretados, pero jamás derrotados. Ni las actuales dificultades ni las que puedan surgir en lo adelante, harán que renunciemos a una sola de las 65 mil 849 toneladas de azúcar comprometidas”, asegura Víctor Torres González, director de esa Unidad Empresarial de Base. 

Respaldan ese criterio una industria que, tras rebasar los problemas del turbo generador, está en plenitud técnica para procesar toda la caña que llegue al basculador, valores en el rendimiento industrial por encima del 11 por ciento y sobre el 90 de aprovechamiento del potencial cañero, así como un cuatro por ciento de tiempo perdido por causas imputables a la fábrica, 10 menos que el límite permitido.

El autoabastecimiento de electricidad y un azúcar acorde con las exigencias del mercado internacional -99,23 de Pol- devienen otros elementos positivos que sitúan al "Majibacoa" en mejores condiciones de defender el cumplimiento del plan de producción.

De hecho y a pesar de estar parando entre seis y siete horas todos los días por falta de caña, el colectivo avanza a un ritmo de 405 toneladas de azúcar por jornada y acumula sobre 35 mil -un poquito más de la mitad de la meta-.

Según el programa, el ingenio tiene fecha de cumplimiento para el 5 de mayo, pero de estabilizar la molida en niveles del 70 por ciento -ahora oscila entre un 55 y 60-, entonces los majibacoenses podrían desfilar el Primero de Mayo enarbolando la bandera de la victoria.

Para Alberto Escalona Ramírez, jefe de Zafra en ese territorio, así puede suceder, pues entre las medidas puestas en marcha para fortalecer la transportación de caña -hoy el talón de Aquiles de la campaña-, figura la incorporación de 18 tractores con el empleo de carretas y remolques, así como de una locomotora y varios carros ferroviarios.

“Si de algo usted puede estar seguro es de que vamos a batallar hasta el último momento por el cumplimiento. De eso que no le quepa dudas a nadie. Nos volveremos a ver al final de la contienda”, expresó con absoluta convicción, Escalona Ramírez.

combinadaspp