Porcino ElBleo LasTunas 2020

Las Tunas.- Las reflexiones de los principales actores involucrados en diseñar y ejecutar las estrategias de desarrollo local en esta provincia del oriente cubano dan fe de los progresos alcanzados aquí en ese sentido, especialmente en su capacitación. Mientras ellos mismos convienen que aún se requiere de mucho esfuerzo para concretar como se debiera esa vía de progreso endógeno de los territorios.

“En el año 2019 dedicamos mucho tiempo en preparar a las personas que tendrán que llevar a cabo estas tareas, como nunca antes se había hecho”, afirma el doctor en Ciencias Rafael Torres Rosales, director de Economía y Planificación en esta provincia. Quizás el momento más relevante indicativo de ese propósito fue el Taller de Gestión Estratégica del Desarrollo Territorial, que aglutinó a representantes de la sociedad civil, el mundo académico, los medios de comunicación, así como instituciones del Estado y funcionarios de los gobiernos locales. Lo discutido allí grafica con bastante certeza cómo acaecen en Las Tunas los procesos de diseño e implementación de las estrategias de desarrollo local.

SER MÁS COMPETENTES

Sucede que, como bien advierte Torres Rosales, aún “no se usa con toda la inteligencia que debería”. Esto está dado, explica, porque los territorios no tienen todas las capacidades y las competencias instaladas para trabajar con una proyección estratégica en función de los programas y proyectos que podrían estar en el territorio”. Aunque, aclara, “los grupos de trabajo tienen una fortaleza mayor, hay más integración de los centros universitarios municipales con las direcciones globales y los ahora intendentes”.

Cuando el amplio espectro de los participantes en el Taller pasó revista a lo hecho en los últimos tres años, momento a partir del cual ya los gobiernos locales han podido hacer uso efectivo de eso que genéricamente llaman el “uno por ciento”, concluyeron que sigue siendo necesario establecer prioridades para la planificación, porque, dijeron, “los niveles de inversiones de los municipios son insuficientes y hay que movilizar los financiamientos que existan in situ para avanzar”.

En el 2019 varias acciones claves para el futuro de Las Tunas fueron respaldadas con los fondos resultantes de la contribución del empresariado al desarrollo territorial, tal cual establece la Ley de Sistema Tributario vigente. Vale citar los ejemplos de la compra de equipamiento para varias entidades, ejecuciones constructivas en cuatro minindustrias del municipio de Puerto Padre, la rehabilitación de los hogares de ancianos de "Jesús Menéndez" y Majibacoa, junto a la reparación de tres naves en la unidad empresarial de base (UEB) Porcino El Bleo.

rafael torres dtor economia 0002Por suerte, dice el titular de Economía y Planificación aquí, “cuando se concluye la elaboración del Plan Territorial del municipio es posible saber qué fondos se generarán en el año, independientemente de que del dinero solo dispongas trimestralmente”. Pero, insiste, “es posible estimar esos fondos a partir de los planes de ingresos y de ventas. De manera que desde el primer mes del año ya es posible pensar qué destino le darás a ese monto y cuáles serían los principales objetivos. Eso permitiría que el presupuesto tenga un uso más eficiente”.

Ahora mismo el plan tunero de economía contiene más de 50 proyectos con un presupuesto que supera los tres millones de pesos, a lo que se agrega otro millón llegado desde las iniciativas de colaboración extranjera o de rango nacional.

Uno de los aspectos cruciales, tratándose de desarrollo, como lo es la generación de empleos, refleja que tal vez no todo se está pensando como debiera, pues de acuerdo con los registros de la Dirección Provincial de Trabajo, cuando echen a andar los 46 proyectos en ejecución en ese momento solo habrá 154 nuevos puestos laborales.

Los participantes en el Taller hicieron notar que no hay una articulación consecuente entre las diferentes estrategias de desarrollo municipal y mucho menos una provincial que las tenga en cuenta. Adicionalmente, advirtieron que “hay diferencias entre lo que está escrito y lo que se hace, pues en muchas posibilidades se mueven los planes de las entidades a conveniencia de las empresas, afectando al municipio”. La alerta desnuda que quizás a esas instancias se les está pasando por alto que las asambleas municipales no solo tienen la potestad de aprobar el Plan de la Economía, también están facultadas para impedir la reubicación sin su autorización de recursos existentes en los territorios. Otro problema latente es que, incluso, con los fondos y definidas las prioridades no siempre están los recursos y más en medio de las tensiones adicionales de la economía cubana, por culpa del recrudecimiento del bloqueo estadounidense.

Los cambios que ocurren en las estructuras de gobiernos municipales son una oportunidad, concluye Torres Rosales; aunque aclara, siempre será preciso “considerar algunos elementos que deben incidir correctamente y de cuya mejor implementación e interiorización en los territorios dependerá que los resultados sean mejores. Me refiero a la autonomía real, pertinente, que el municipio tenga la capacidad de decidir sobre los recursos y los objetivos de desarrollo, cómo buscar una articulación entre lo que le toca al territorio y lo que le toca a las actividades supramunicipales.  Y la solución en ese sentido está en nuevos mecanismos de gobernanza, en cambiar esos métodos tradicionales, la relación con la población y su participación”.

Escribir un comentario