carne ganado menor 1Las Tunas.- Desde este martes, la tunera Milagros Reyes Pérez tiene otra opción para sus ollas en estos tiempos de compartir con la familia, por las recomendaciones de las autoridades sanitarias de permanecer en casa la mayor parte del tiempo y salir solo a asuntos elementales como la compra de alimentos.

Y precisamente en esa gestión estaba cuando, por casualidad, supo de las nuevas ofertas de la carnicería especializada, perteneciente a la Unidad Empresarial de Base Ganado Menor, sita en la calle Villamar, esquina Lucas Ortiz, detrás de la farmacia del parque Maceo, en esta ciudad.

En el local se comercializan, a precios diferenciados y sin subsidios, piernas, lomos, solomos o cocotes, paletas, costillas y vísceras de carnero, así como conejos, según informó Julio González Cruz, director de la entidad.

Desde hace algún tiempo, esos productos se destinaban, fundamentalmente a hoteles, restaurantes y otras instalaciones turísticas porque contribuían a sustituir importaciones, uno de los llamados constantes de la dirección del país a las empresas y organismos.

Ahora se venden a la población, pues la mayoría de los hoteles están cerrados y en el territorio nacional permanecen muy pocos turistas por el azote mundial de la pandemia de la Covid-19.

González Cruz aclaró que los nuevos precios están respaldados por una resolución de la Empresa de Ganado Menor y que cuando se entregaba la carne a las entidades del Ministerio de Turismo, el país compensaba su valor monetario para garantizar que no hubiera pérdidas, por la inversión en la compra a los productores.

Es posible que algún día no haya suficientes productos en la carnicería, eso dependerá de las compras que se hagan a los criadores; por ahora están garantizadas las reservas de varios días.

Ojalá sea así para satisfacción de Milagros y de otras tantas personas que gustan de esa variedad y que en los últimos tiempos no encontraban con frecuencia, no solo porque se destinaba al turismo, sino porque el 2019 fue difícil para el sector, por limitaciones objetivas con el combustible y los medicamentos; de manera especial los que se requieren para enfrentar al insecto Oestrus ovis.

Para este año, en la provincia de Las Tunas están planificadas cerca de 320 toneladas de carne ovina, caprina y cunícola y es un gran reto cumplirlas porque el país lo necesita; más ahora, con las afectaciones económicas que sobrevendrán cuando se controle el virus SARS-CoV-2.

Escribir un comentario