Agricultura en cuba ACNLas Tunas.- Con la activación de unas 700 comisiones de trabajo a fin de velar por el cumplimiento de las medidas implementadas por el Ministerio de Salud Pública y la máxima dirección del país frente a la propagación del nuevo coronavirus, los campesinos de esta provincia se empeñan en trabajar más para responder al llamado de la Revolución.

El desarrollo del XII Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) fue pospuesto en correspondencia con las disposiciones que ha adoptado el país, como parte del Plan para la Prevención y el Control de la Covid-19; sin embargo, el llamado a los campesinos es de actuar con compromiso y responder con más producciones y alimentos para el pueblo.

Ese compromiso muy bien lo conocen los anapistas tuneros. Ante tal imperativo la respuesta del campesinado es redoblar esfuerzos para obtener más resultados de la tierra y sacarle mayor provecho al surco, porque así el país lo demanda.

En diálogo con 26 Digital, Roberto Medrano Ledezma, presidente de la organización campesina en el territorio, dio a conocer que en esta provincia de las más de 32 mil toneladas contratadas en el sector para el presente año, ahora con el compromiso de los anapistas se puede recontratar un 15 por ciento más de ellas, como aporte fundamental que hacen los cooperativistas ante el llamado del Ministerio de la Agricultura.

“Las prioridades definidas por el Buró Nacional se dirigen primero a las medidas preventivas para el enfrentamiento a esta pandemia, la segunda se perfila hacia el incremento de los niveles productivos, a partir de las necesidades crecientes de la población y las limitaciones del país hacia la importación de alimentos; y la tercera se vincula con el tratamiento que se les debe dar a los objetivos de trabajo aprobados en los distintos procesos orgánicos y de balance que recién concluyeron en la provincia”, manifestó.

Para lograr estos objetivos, Ledezma explica que ya han visitado a casi la totalidad de los labriegos tuneros, incluyendo los 11 mil poseedores de tierra, quienes están dispuestos a sacrificarse más hasta producir un mayor número de alimentos.

Como parte de estas rutinas de trabajo redobladas, los campesinos alcanzarán estas cifras mediante la siembra de productos de ciclos cortos, el incremento de otros renglones productivos en las cooperativas y el completamiento de los módulos pecuarios de las CCS y las CPA, con el fin de lograr un autoabastecimiento local a las comunidades donde están ubicadas.

Aparejado con estos empeños, es vital también en el sector, la prevención ante el virus SARS-CoV-2, que hoy azota al país y al mundo. Lo que se necesita es que los campesinos produzcan más alimentos, pero preservando sus vidas también. Además de practicar normas de higiene, distanciamiento personal y el eficiente lavado de manos, su preocupación no solo recae en tener la yunta de bueyes lista para la faena, sino también el nasobuco, que ya cada poseen más de uno, pues las brigadas FMC-ANAP han confeccionado aproximadamente 30 mil.

Los campesinos sabrán salir adelante y responder a esta contingencia de manera eficiente, pues en estos afiliados de la ANAP recae casi el 85 por ciento de las producciones agropecuarias del territorio y ese es su mayor compromiso.

Escribir un comentario